NUEVO

miércoles, 27 de julio de 2016

EL CLIMA Y LA ENERGIA EN LOS MUNICIPIOS A TRAVES DE LA PATICIPACION CIUDADANA (EL PACTO DE LOS ALCALDES)




Adherirse al Pacto de los Alcaldes para cualquier municipio marca un hito en el desarrollo de esa ciudad, así como en la educación y sensibilización de los ciudadanos ante el Cambio Climático y la Gestión de la Energía que demandan.

Con la firma del Pacto, el Municipio se dirige por la senda de: la mitigación del cambio climático, la adaptación y la energía sostenible, con el objetivo ambicioso de conseguir un entorno estable económico, social y medioambiental para las generaciones actuales y futuras.

Con la firma del Pacto, el Municipio conseguirá la mejora de la calidad de vida, el incremento de la inversión, la innovación, el impulso de la economía local y la creación de empleo, así como el refuerzo de la participación y cooperación de las partes interesadas.

El eje principal, sobre el que basculan todas las acciones que deberá emprender el Municipio para desarrollar el Pacto de los Alcaldes es el de: “El empoderamiento de los ciudadanos como consumidores clave de energía, prosumidores y participantes en un sistema energético responsable” Por tal motivo conseguir la participación ciudadana alineada en la lucha contra el Cambio Climático, con la transición energética y en la proposición de iniciativas ante el Ayuntamiento, que permitan implantar una participación activa de todos los agentes locales involucrados en el proyecto.

Mediante la participación se conseguirá que el Proyecto que se inicia con la adhesión al Pacto de los Alcaldes sea un Proyecto del Municipio, en el que se pretende involucrar a todo el conocimiento local que sea útil. Para conseguir el objetivo que deberá alcanzar el Proyecto, se hace necesario que el alcance del mismo sea acordado por todos, ya que es la mejor garantía de que será implementado también por todos. Para que el Proyecto revierta en los ciudadanos es necesaria la participación, mediante cualquiera de las vías: ampliar sus conocimientos y/o su deseable involucración en el mismo.

Todo el Proyecto que hay que diseñar para luego desarrollarlo, está totalmente definido y, por lo tanto, se trata de utilizar todos los procedimientos y herramientas que ha desarrollado la Unión Europea, patrocinadora del Pacto de los Alcaldes, para adaptarlos a la realidad del Municipio y al objetivo de reducción de CO2 que se defina para el año 2030.

Para impulsar la participación una buena estrategia es la creación de la Oficina contra el Cambio Climático, conjuntamente con un Plan de Participación Ciudadana, se conseguiría definir un lugar físico para el encuentro de los ciudadanos.
El Ayuntamiento conseguirá con la creación de la Oficina Contra el Cambio Climático dirigir el proyecto con los medios propios y todos los que se aporten vía la participación ciudadana, que redundará en desarrollar un Proyecto del Municipio para el Municipio.
Mediante el consenso político, la Ofician Contra el Cambio Climático y la amplia participación ciudadana se conseguirá un Proyecto Modélico de Todos para Todos.

La participación ciudadana redundará en un beneficio inmediato para los ciudadanos, al crearse unos foros de información que le permitirán adquirir y contrastar con sus convecinos, los medios necesarios para la gestión de la energía que demandan, pudiendo conseguir ahorros económicos importantes, así como procedimientos para evaluar alternativas eficientes en sus edificios y el uso de energías limpias.


El Pacto de los Alcaldes tiene otros posibles planos para enfocarlo, pero no hay duda que sin un Plan de Participación que marca el camino para el empoderamiento del ciudadano y la promoción de los denominados: “prosumidores” el municipio no entrará en la senda de la lucha contra el cambio climático

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada