NUEVO

viernes, 10 de junio de 2016

La Energía es necesaria y recomendable para tomar una posición Política


Uno de los capítulos que los partidos aspirantes a gobernar deberían hacer transparentes a los ciudadanos es su posición sobre la Energía. Posiblemente, la preocupación de una mayoría de ciudadanos en este campo se refleje únicamente en el precio, cuestión por otra parte no menor, y máxime si se está produciendo trasvase de rentas de los consumidores hacia otros agentes del sector.

Hoy por hoy, la Unión Europea ya se presenta ante los ciudadanos europeos en este campo con una etiqueta de: Clima y Energía, y, por lo tanto, ya no basta, para estar educado energéticamente, hablar solo de precio, hay otros componentes, tan válidos e importantes, uno es el clima, el cambio climático. Podemos añadir un tercer elemento, que se hace también imprescindible, tal es, la fuente de energía y ésta desde dos posiciones: una la dependencia energética y otra la garantía de suministro y, como no, su incidencia en la lucha contra el cambio climático.

Un ciudadano europeo, puede, por tanto, para sus decisiones de consumo energético hacerlo desde: el precio, el clima, la fuente de suministro y, claro está, por una combinación de las tres posiciones.

Todo lo anterior que es fácilmente comunicable, con escasa ideología por medio, se encuentra para su desarrollo con un entorno hostil y escasamente eficiente, motivado por ser un entorno con las atribuciones de: estado clientelar; normas confusas y cambiantes; incumplimiento de las leyes, tanto por la administración como por los principales agentes del sistema; inseguridad jurídica; escasa calidad de la regulación y su control por los organismos encargados de ejercerlo; no favorecer el interés general a favor de minorías, en resumen ser un entorno definido como: estado clientelar, entorno que se hace imprescindible modificar, como condición, para desarrollar una transición energética ligada al clima y al suministro y en el que el consumidor se convierte en el eje del nuevo sistema, figura que se refuerza con su conversión en: “prosumidores”, un término bien formado en español a partir de productor (o profesional o proveedor) y consumidor, y que puede sustituir al anglicismo prosumer.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada