NUEVO

viernes, 26 de febrero de 2016

Transición Energética y Lucha contra el Cambio Climático


Transición energética y lucha contra el cambio climático es el título con el que se aborda el  apartado 3 del pacto político conocido al día de hoy. Los diez puntos que contiene podrían ser subscrito por cualquier agente que sustente un mínimo conocimiento del sector, en efecto, la necesidad de abordarlos es incuestionable, veamos cuales son:
  • Pacto de estado de la energía
  • Ley del cambio climático y Transición energética
  • Interconexión eléctrica con Europa
  • Impulsar el ferrocarril de mercancías
  • Moratoria fracking
  • Cierre de nucleares
  • Reforma RD 600/2015 Autoconsumo
  • Reforma mercado eléctrico
  • Autonomía energética (carbón nacional)
  • Fondo Verde (fiscalidad ambiental)

Para poder abordar todo lo anterior con un mínimo de eficacia a las necesidades reales de la sociedad civil, debería establecerse, a mi juicio, dos puntos, el primero, sería el de la temporalidad, es decir, fecha de su implantación y, por lo tanto,  prioridad , y el segundo, sería los pilares sobre los que se desea desarrollar tan extenso trabajo, no partimos de cero, ya estamos inmersos en una estrategia supranacional a la que estamos adheridos, Europa, que no debería ser objeto de interpretaciones partidistas, sino de adaptaciones reales de las mismas, cuestión que no se ha hecho al 100% o bien se va retrasando por intereses no explicitados.

Quizás algunos no han conocido o ya hayan olvidado lo ocurrido en este campo en la penúltima legislatura, cuando se creó la subcomisión de energía con el objetivo de abordar lo que se denominó: ANÁLISIS DE LA ESTRATEGIA ENERGÉTICA ESPAÑOLA PARA LOS PRÓXIMOS 25 AÑOS, documento que tardó en realizarse toda la legislatura y que posteriormente fue olvidado sin más explicaciones.

Quizás algunos no han conocido o ya hayan olvidado, Real Decreto 1699/2011, de 18 de noviembre, por el que se regula la conexión a red de instalaciones de producción de energía eléctrica de pequeña potencia y su disposición transitoria segunda: Elaboración de una regulación del suministro de la energía eléctrica producida en el interior de la red de un consumidor para su propio consumo, es decir, el denominado balance neto.

Hoy hablamos de: Ley del cambio climático y Transición energética y hace cuatro años era de: Ley de eficiencia energética y energías renovables.

La posición española en este campo se ha caracterizado por una discontinuidad en los planteamientos, cuando no una falta de criterio técnico/económico que no hacia posible un desarrollo de la industria y empresas de servicios del sector.

La posición europea ha sido completamente continuista en su desarrollo y no apeándose en ningún momento en sus tres pilares básicos que la sustentan: sostenibilidades de suministro, económica y ambiental. Dando una mayor visualización en su última etapa a la acertada comisión de: Clima y Energía.

Si los ejemplos anteriores son suficientemente ilustrativos, que lo son, no se debería nuevamente caer en los mismos métodos ineficientes para la sociedad civil, y, por tanto, implementar su desarrollo en función de las necesidades reales que permitan una rápida implementación.

Si se quiere implantar, como indica las directivas europeas, el autoconsumo con balance neto en nuestro país, defínase técnica y económicamente el real decreto correspondiente y búsquense los medios para que no sea posible por ningún agente su no implantación, si se cuantifica el objetivo buscado y se supervisa las actuaciones de terceros, seguramente, será difícil que haya quien ponga obstáculos contra ese interés general definido y cuantificado.

Si se quiere abordar una nueva modificación del mercado eléctrico, tan manida y conocida por todos, hágase, pero de forma que las diferentes partes que constituyen el sistema se aborden de manera prioritaria y con inteligencia. Por ejemplo, si la distribución eléctrica es la que va a proporcionar el impulso y el cambio necesario en el sistema prioricese y no se espera a concluir toda la reforma.

La gran mayoría de los agentes del sector son conocedores de los cambios necesarios para ir en la dirección que se defina, Europa las tiene perfectamente definidas, dejemos de retrasar las soluciones de interés general por falta de conocimiento para establecerlo.





No hay comentarios:

Publicar un comentario