NUEVO

lunes, 8 de febrero de 2016

La transición eléctrica en las Autonomias


Hoy, 8 de febrero de 2016, aparece en la portada de un periódico económico el titular:  

Galicia quiere la luz más barata que el resto de España.

en las páginas interiores el artículo aparece con el siguiente título:


No hay ninguna duda que en el actual marco legislativo no cabe un planteamiento como el que se indica en el referido artículo. Pero no es menos cierto que la región gallega es excedentaria en energía eléctrica en un porcentaje de alrededor del 40%. del total producido y, también, en su territorio se encuentran algunas de las industrias más intensivas en energía eléctrica.

Al igual que Galicia son exportadoras: Andalucía, Aragón, Castilla la Mancha, Castilla y León, Extremadura y Navarra. En valor absoluto la mayor exportadora es Castilla y León con más del 60% de la energía generada, le sigue, Extremadura con más del 75% de energías exportada, debido a su generación nuclear.

En Galicia se produce el 20% de la energía hidráulica total, así como, el 20% de la energía total producida por el carbón, es asimismo el segundo producto de energía eólica con más del 15% del total.


Un análisis del sistema eléctrico por regiones, autonomías, da como resultado una visión no homogénea, como no podía ser de otra forma, del sistema actual y en la que si caben los planteamientos diferenciadores como los que exponen en Galicia.
De ser así, son posibles, al menos, dos planteamientos, el primero, vendría del lado del precio de la energía generada, el segundo, vendría del lado del precio de las tarifas de peaje reguladas.

Si exporto energía producida en mi región debería tener un mejor precio, o bien, si exporto energía mis tarifas de peaje deberían tener un mejor precio que en el caso de las regiones importadoras.


Por otra parte, si no cuestionamos el mercado mayorista ibérico como el mejor precio de mercado que pueden alcanzar los ofertantes y demandantes, si cuestionaremos que los intereses regionales no se defienden en dicho mercado, debido a que únicamente están representados los intereses de los propietarios de los de las centrales de generación independientemente de su ubicación, lo cual genera un desequilibrio en contra de los intereses generales de la autonomía, y, por lo tanto, el planteamiento gallego es perfectamente lógico, aunque esté fuera del ordenamiento actual.

Cabe otro planteamiento sobre la base del mix de generación existente en una autonomía, debido a que el precio real de generación puede ser muy inferior al que se obtiene en el mercado y, por tanto, la mayor plusvalía no repercuta en la región y sea absorbida por el propietario de la central, con el consiguiente perjuicio para el desarrollo de la región, situación que precisamente se da en Galicia y que se intenta corregir por vía del mecanismo de la interrumpibilidad, actualmente totalmente ficticio.
           
En las memorias del sistema eléctrico español que publica REE se encuentra un análisis del mismo por autonomías, en el que puede apreciarse las potencias instaladas en cada una de ellas, así como, las energías generadas por cada una de las tecnologías, tanto en el régimen ordinario como en el régimen especial, esto ha sido así hasta el año 2013, se desconoce la causa del cambio de la información que facilitaba REE en el año 2014.


Dado el papel que han de jugar las autonomías en la transición energética será importante implicar al sistema eléctrico en la nueva realidad descentralizada del Estado español, esta nueva visión ayuda a encontrar nuevas vías más equilibradas para el desarrollo regional y, por supuesto, una adaptación del sistema eléctrico a la estructura actual del estado.               

No hay comentarios:

Publicar un comentario