NUEVO

lunes, 28 de septiembre de 2015

Autoconsumo, “espiral de la muerte” y déficit de tarifa


Cuando se ha regulado a puerta cerrada, sin transparencia, tanto para los nuevos agentes como para los consumidores, cuando el único objetivo ha sido el de eliminar el déficit tarifario existente, cuando se elimina del escenario público la definición de una estrategia energética y cuando se crea un entorno de opinión totalmente alejado de un escenario de progreso y de interés general, la consecuencia es que cualquier movimiento de un nuevo posicionamiento de los que han defendido y realizado todo el proceso anterior se hace terriblemente sospechoso de ser, una vez más, parcial y oportunista para intereses particulares.

El sistema eléctrico, al igual que el sistema energético de un país, es totalmente analítico y, por tanto, podemos cuantificar y valorar el resultado de nuestras afirmaciones y posicionamientos. Hasta el último parche de diciembre del 2013 que se produzco con la aprobación de la nueva ley del sector eléctrico, ley 24/2013, el sistema eléctrico era analíticamente cerrado, es decir, los ingresos y gastos se generaban y manejaban por los agentes involucrados en el sector. Esto cambió con la introducción de impuestos sobre ciertas actividades que se escapan al sistema eléctrico al ser gestionados por un organismo con intereses varios, tal es el Ministerio de Hacienda y de esta manera se buscó parte de la solución al objetivo de la legislatura: el déficit tarifario.

Lo anterior es necesario tenerlo en cuenta ya que abre nuevas vías para implantar nuevas estructuras que faciliten y ayuden las nuevas realidades, entre ellas, está, como a nadie se le escapa, la fiscalidad verde, fiscalidad que se quiso regular en la primera parte de esta legislatura, como solución al déficit tarifario, pero fracasó de manera estrepitosa.

Todo lo anterior tiene que ser considerado para entender los pasos que se nos anuncian sobre el autoconsumo y su esperado real decreto, su incidencia en el déficit de tarifa y los movimientos de los que han mantenido y justificado de manera poco ortodoxa la no implantación de lo que ya empieza a ser una realidad en las economías más adelantadas, el autoconsumo con balance neto, y que, en  cualquier caso, debería ser objeto de un análisis de responsabilidades por los perjuicios causados a la economía de este país, y, sobre todo, en lo concerniente a la disminución del desempleo existente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario