NUEVO

lunes, 17 de noviembre de 2014

El desentierro de los CTC (Costes de transición a la competencia del sistema eléctrico)


Nos enteramos, por los medios, que debido a la denuncia de la plataforma para un Nuevo Modelo Energético, la fiscalía anticorrupción viene investigando quienes fueron los responsables de no haber reclamado las cantidades que percibieron de más las compañías involucradas en esta subvención, es decir fundamentalmente, las cinco empresas asociadas en Unesa.

Recordemos que los CTC se construyeron como complemento a la ley 54/97 del sector eléctrico que establecía una nueva regulación para el sector, en concreto, un mercado competitivo en la actividad de generación eléctrica. Los CTC fue una forma de una amortización acelerada y pagada por el propio sistema, independiente de las empresas propietarias de las centrales eléctricas. A mediados del año 2005 se presentó el denominado: Libro Blanco de la Generación Eléctrica, elaborado de forma participativa y liderada por el profesor Arriaga y su equipo, en él se encuentra un análisis completo de la generación y lo que supuso la introducción de los CTC en el sistema.

El consenso del sector estableció, hace ya mucho tiempo, que hubo un desfase de ingresos a favor de las compañías eléctricas de más de 3.000 ME de aquella época (1998-2006). El tiempo legal de reclamación venció en junio de 2010.  Lo nuevo es que la fiscalía anticorrupción investigue el hecho para  establecer quienes fueron los responsables de aquella dejación.

Un Sistema Eléctrico que permitió una anomalía de tal calibre, regalar más de 3.000 M€, hay que considerarlo como un sistema desajustado ya que demostró su incapaz de corregir un “enriquecimiento injusto” denunciado reiteradamente desde muchas instancias incluso institucionales. Estamos, actualmente, ante un sistema que tardó mucho en ser capaz de regular la desaparición del denominado “déficit tarifario” para lo cual se ha vuelto a regular mediante la ley 23/2013, sin ningún  tipo consenso y con importantes incertidumbres tanto en el ámbito judicial por el número de reclamaciones que se han presentado, como en el de no haber alcanzado el objetivo que se propuso, objetivo impropio para el desarrollo del sistema.

Como en otros ámbitos de este país nos encontramos, posiblemente, con dos posibilidades ciertas, promover una transición de consenso del sector hacia un sistema que se cimiente en las necesidades ciudadanas, o bien, esperar a nuevos tiempos cercanos para que se plantee desde la posición de un sistema que se construya bajo la bandera de la ruptura y en la que se tengan en cuenta hechos como los “enriquecimientos injustos” bien de los CTC, bien de las generaciones nuclear y/o hidráulica, bien a través de los diferentes muertos encerrados en los armarios. Los lobbies se lo deberían replantear ya que también se ha desenterrado aquella vieja canción: la estaca de lluis llach.

No hay comentarios:

Publicar un comentario