NUEVO

lunes, 4 de febrero de 2013

Todos los Naipes del Sector Eléctrico Involucrados para Definir el Nuevo Marco



Ante la necesidad de definir un Nuevo Marco que pudiera albergar a todas las partes involucradas en el Sistema Eléctrico (SE), se pueden indicar algunas premisas de partida no cuestionables y que permitirían fijar un consenso inicial, algunas de esas premisas podrían ser las siguientes:

1.      La experiencia ha demostrado que las modificaciones regulatorias parciales que se han venido haciendo al SE han llegado a un punto final y, por lo tanto, es necesario la definición de un nuevo marco.

2.      Para la definición de un nuevo marco es necesario un amplio consenso de su necesidad, así como la  participación de todos los agentes involucrados.

3.      La realidad del SE al 31/12/2012 es incuestionable para todas las partes, independientemente de cómo se haya llegado a ella y, por lo tanto, es perfectamente objetivable mediante los datos que lo definen, tanto desde el lado de la demanda, como desde el lado de la oferta.

4.      El SE tiene una extensa regulación que tiene un hito, tal que es, la ley del SE, ley 54/97 de noviembre 1997. Ley que tiene que reformarse por ser necesario adecuarla a la nueva realidad económica y a un nuevo marco energético.

5.      La estrategia energética de España está de acuerdo a la fijada en la UE y, por lo tanto, el SE es una parte involucrada en su consecución y con objetivos definibles.

6.      Todos los compromisos contraídos por el Estado Español y que condicionan el alcance de los nuevos objetivos, deberían ser puestos sobre la mesa y ser cuantificados y, en caso necesario, bien porque es inviable su cumplimiento, bien porque son insosteniblemente económicamente, ser renegociados.

7.      Todo el proceso de definición será totalmente transparente y participativo, no solo por parte de los agentes que ofertan sino también de la total representación de los demandantes.
Establecer un Nuevo Marco del SE es complejo pero, sin duda, abordable por la sociedad civil. Habría que fijar un equipo, totalmente independiente, que fuese capaz de ejecutar un proyecto cuyo alcance sería el de establecer un nuevo marco para el SE, para una posterior aprobación donde correspondiera.
Mi opinión sería buscarlo en el marco académico, dado el componente técnico del SE y del trabajo a realizar, es donde posiblemente se encuentre el medio y conocimiento más idóneo, no sería un proyecto “sine die” sino todo lo contrario: con un alcance definido al igual que una fecha fijada para su finalización.
Para evitar cualquier tipo de susceptibilidad, el encargo no sería de parte sino de una amplia mayoría y no necesariamente debería partir de la iniciativa del poder político, dadas las actuales circunstancias que atravesamos sería totalmente factible un protagonismo de la sociedad civil que fuera fruto de un amplio consenso, bien es verdad, que lo anterior pudiera ser el marco ideal teórico, pero inviable de llevarlo en la práctica, dados los intereses que están en juego. En cualquier caso, ese es el gran reto al que se enfrenta la sociedad civil y en sus manos está en buscar la respuesta ante tamaña necesidad. El defender las partes del SE es muy loable, pero ha llegado el momento de que la mejor defensa de cada una de las partes es la defensa de un SE viable y para conseguirlo es necesario establecer un nuevo marco que permita desenvolverse a todos los agentes y adquirir el protagonismo a los consumidores de la energía eléctrica.
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario