NUEVO

lunes, 25 de febrero de 2013

Bruselas muy preocupada por la nueva CNMC (Comisión Nacional de Mercados y Competencia)



Es bien conocido, que los cambios que pretende este gobierno en el campo de los reguladores: CNE, CNC y CMT; mediante la creación del CNMC (Comisión Nacional de mercados y Competencias) tenían su antecedente en la promesa de cambiar a algunos de los responsables de dichos organismos que fueron designados por el anterior gobierno, al citado objetivo se añadió el de recortar gastos. Para conseguir lo anterior y alguna cosa más, se recurrió a la unificación en un único regulador de los mencionados y a un nuevo reparto de funciones, con traspaso de algunas actualmente en los reguladores al MINETUR.

A cualquier seguidor de sector eléctrico no se le escapa que la medida anterior caminaba en dirección contraria a lo indicado en las directivas europeas y, en concreto, al denominado: “tercer paquete legislativo” en el que se impulsaba y reforzaba la independencia de los reguladores, así como la creación de un regulador supranacional para mejorar la coordinación e independencia de los reguladores nacionales.
Pretender saltarse a la torera toda la política europea en este campo y, con un el objetivo de colocar a un afín en la presidencia de los diferentes reguladores, era a todas luces imposible de sacar adelante en Europa y, lo que es peor, demuestra un desconocimiento completo de que va la política regulatoria en Europa.
Si bien, la vicepresidenta de la Comisión Europea Neelie Kroes ha enviado una dura carta al ministro de Industria, José Manuel Soria, en la que expresa su “profunda preocupación” por la falta de independencia de la futura Comisión Nacional de Mercados y Competencia, concretándose en el  sector de las telecomunicaciones, la Comisión conmina al ministro Soria a enmendar los cambios legislativos en varios aspectos sustantivos, y a presentar propuestas inmediatas, en la reunión que mantendrán Kroes y el titular de Industria mañana martes en Barcelona, parece totalmente oportuno extenderlo al sector eléctrico, ya que sus indicaciones son totalmente válidas para dicho sector, veamos:

·         “La integración no puede ser una excusa para deshacerse de reguladores independientes antes del término de su mandato, o para eliminar funciones clave de supervisión de mercados”,

·         Pone en duda el proceso de designación de los miembros del nuevo superregulador por parte de Madrid, e incluso alerta del riesgo de politización de algunas decisiones

·         En el fondo, Bruselas ve en la maniobra del Ejecutivo de Rajoy un movimiento que despierta dudas, puesto que podría suponer un posible trato de favor para las grandes operadoras.

·         Con relación a las telecomunicaciones: “su capacidad de ejercer competencias en lo relativo al registro de operadores, la calidad del servicio, la integridad y seguridad de redes o la portabilidad, que están directamente relacionadas con las competencias que deberían ser atribuidas a un regulador independiente de conformidad con los objetivos políticos, los principios regulatorios y las obligaciones jurídicas que se derivan del marco regulatorio de la UE”.

·         La nueva CNMC: “dejará al regulador en España como una de las autoridades con menos competencias y funciones de la UE”, ampliable, lógicamente, a los otros dos reguladores fusionados.
Nos encontramos, al parecer, en pleno proceso de cambio de la regulación existente en el sector eléctrico, se ha anunciado que se dará a conocer un anteproyecto de ley para el sector eléctrico que modifique la actual ley 57/94, durante el actual semestre, las aportaciones de la CNE, desde la independencia, parecen un garante importante ante una nueva ley del sector.
La Vicepresidenta de la Comisión Europea, en su carta dirigida al Ministro Soria, indica su voluntad de proponer a la Comisión la apertura de procedimientos de infracción, en caso de no corregirse la ley que ampara la creación del nuevo organismo, CNMC, al Derecho de la UE.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada