NUEVO

sábado, 3 de noviembre de 2012

17 Asociaciones Sectoriales Industriales denuncian: "a los que pagamos, nos van a expoliar"



Bajo el título: La Industria en riesgo y con el subtítulo: Ante el Proyecto de Ley de medidas fiscales para la sostenibilidad energética, los firmantes (17 asociaciones sectoriales industriales) denuncian:
Las medidas propuestas por el Gobierno sobre fiscalidad energética generarán una pérdida de competitividad inmediata en múltiples sectores y pondrán en riesgo la supervivencia del tejido industrial español y de miles de empresas, con consecuencias irreversibles en el empleo.
  1. Carta abierta nº 1 (05/10/2012)               
  2. Carta abierta nº 2 (26/10/2012)
  3. Carta abierta nº 3 (19/10/2012)
  4. Carta abierta nº 4 (26/10/2012)
  5. Carta abierta nº 5 (02/11/2012)
Como es conocido, el pasado martes 30 de octubre, el Ministro Soria hizo la presentación del anteproyecto de ley citado ante el Congreso, dónde fue rechazado por todos los grupos parlamentarios excepto el que sustente al gobierno. Durante su intervención el Ministro no aludió al malestar existente en el mundo industrial, reflejado por las cuatro primeras cartas abiertas y por lo que se conocía de las intensas reuniones que se habían mantenido desde la industria con los diferentes grupos políticos.El Ministro Soria da por Superado el Déficit Tarifario Eléctrico con las Medidas Tomadas
Un hecho como el indicado anteriormente, cinco cartas abiertas dirigidas al gobierno, era desconocido en la historia industrial de este país ya que como indican los propios interesados representan a: 250.000 Millones de Euros de volumen de negocio y dos terceras partes del Producto Industrial Bruto y más de 4 millones de puestos de trabajo cualificados de forma directa e indirecta, lo que suma una parte nada despreciable del sector productivo de este país.

Desde el punto de vista energético es evidente que representan una importante cuota de la demanda total, podemos hacer una estimación mediante los datos facilitados por REE con relación a su indicador industrial, éste se elabora sobre consumidores con potencia contratada superior a 450KW, que suponen un total de: 12.861 suministros y con una demanda total de: 102.515 GWh durante el ejercicio 2010, de los cuales un 75% corresponde al sector industrial.
En la carta abierta que se ha publicado el  2/11/2012 que es como consecuencia de la última sesión Parlamentaria, las asociaciones de empresas industriales endurecen su crítica al Gobierno, al utilizar los siguientes términos:
Titulan la referida sesión parlamentaria como de: Lección de indolencia y hacen la siguiente aseveración:
Esta vez, a los que pagamos, nos van a expoliar. Y cuando se inicie el cierre de empresas, cuando los trabajadores lleguen a la calle, a ver quién los calla. Luego habrá quien se lamente, siempre lo hay, seguro que el que se mostró más indolente ante esta flagrante extorsión fiscal que va a llevarse al tejido industrial de este país por delante. Al final, sol y playa.
Permítaseme apuntar el término expoliar, según la Real Academia de la Lengua. Expoliar = Despojar con violencia o con iniquidad. Iniquidad = Maldad, injusticia grande.
Todo lo anterior, según mi criterio, muestra la situación real que atraviesa este país, en dónde el encuentro de equilibrios aceptados por las partes se muestra inalcanzable para los actuales responsables de su resolución. Mucho tendrá que modificarse el proyecto de ley antes de su aprobación para que su aplicación no se convierta en un expolio.
¿Cómo se ha podido llegar a este punto? Seguramente habrá varias causas, una de ellas es que hasta hora el reparto de los costes del peaje, que no es directamente proporcional al consumo, estaba desequilibrado en contra de los consumidores con suministro en baja tensión, esto había derivado en un incremento de esas tarifas muy superior al resto y, por consiguiente, un desfase muy significativo con los precios en Europa, lo que de alguna manera ha influido para que el nuevo incremento de ingresos, necesarios para eliminar el déficit de tarifa, se repercuta, esta vez, sobre el sector industrial y éste es mucho más sensible a un incremento de sus costes y máxime cuando su competencia exterior disfruta de precios más bajos.

La situación  en este sector tuvo otro punto de máxima tensión cuando se anunció una eliminación de los contratos de interrumpibilidad, posteriormente con la publicación del anteproyecto de ley de medidas fiscales, se utilizó este servicio que en la actualidad no es usado por el operador del sistema eléctrico, para buscar compensaciones a los máximos demandantes industriales que compensasen los incrementos de precios que se derivaban de la mencionada ley. Hay que recordar que las compensaciones que reciben las menos de 150 empresas con contratos de interrumpibilidad supera los 450 millones de euros. Pueden alcanzar un máximo de 20€/MWh, se ha propuesto una modificación que permitiría alcanzar la subvención hasta 35€/MWh. Tamaña desigualdad con la mayoría de la industria seguramente ha contribuido a echar más leña al fuego existente.
A la vista de la situación planteada seguramente se ha producido un cierre en falso del problema del déficit tarifario y habrá que esperar al desarrollo de la ley en la Comisión de Industria y Energía del Congreso para conocer su impacto en el conjunto de los consumidores.




 

 

 

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario