NUEVO

lunes, 20 de agosto de 2012

El Sector Energético de España un Aliado Perfecto contra la Crisis


El Sector Energético de España que atraviesa una situación de indefinición y dedicación a poner fin al déficit tarifario del sector eléctrico, está en las mejores condiciones posibles para dirigir el Sistema hacia objetivos que mejoren la posición actual de los diferentes demandantes y ofertantes existentes.

El actual modelo vigente de los tres sectores: gas, electricidad e hidrocarburos, convive con una mezcla de liberalización y regulación sin haber alcanzado el objetivo con el que se inició el proceso de liberalización que no fue otro que el de conseguir una mayor eficiencia que se trasladase a los precios finales en beneficio de los consumidores.
Durante estos últimos siete meses, se está constatando el carácter sistémico de los tres sectores y como medidas regulatorias para eliminar el déficit de tarifas eléctrico repercuten  en el conjunto del sector energético. No encontrándose  las pretendidas soluciones parciales sino por el contrario agravándolas más la situación, al no poderse equilibrar los intereses particulares de los diferentes agentes ofertantes y, las medidas parciales que se adoptan, inciden en los demandantes por la vía de incremento de los precios finales, que es el efecto contrario al perseguido por el modelo actual.
La Crisis Nacional y Global que atravesamos no es indemne al Sector Energético y cuestiona la idoneidad del actual modelo, máxime si a lo anterior le añadimos, al menos, los cuatro factores siguientes:
  • Restricciones Medioambientales
  • Garantías de Suministro
  • Precios Finales
  • Eficiencia Energética
El precio final del input energético condiciona la competitividad de la economía en su conjunto y repercute en los gastos de las familias. En el caso del sector eléctrico es válido cuestionarse qué es más prioritario corregir en el sistema: el precio alcanzado por la energía o el déficit tarifario y si la solución al déficit tarifario tiene que ser convergente con una mejora del nivel de precios y, consecuentemente, debería marcarse como prioritario el objetivo precios. Si la actual administración hubiera priorizado el nivel de precios que por otra parte es el objetivo último del actual modelo, no hubiera podido afrontar la reforma regulatoria por la vía de la tributación energética, los cuatro pilares del sistema eléctrico: generación, transporte, distribución y comercialización tendrían que participar en la mejora de la eficiencia que consiguiera unas mejora de los costes y, por lo tanto, de los precios, pero el razonamiento se puede ampliar en la necesaria participación de los otros sectores: gas e hidrocarburos.
Las inversiones realizadas en infraestructuras y generación eléctrica están sobredimensionadas para las actuales demandas y, por lo tanto, no casan en el actual modelo, incidiendo muy negativamente en el nivel de precios finales actuales. Lo anterior evidencia, otra vez, la posibilidad vía objetivo precio limitar la repercusión de los actuales sobredimensionamientos para la demanda interior actual, abriendo la posibilidad de incrementar la demanda por otras vías diferenciadas a las actualmente existentes.
 España es uno de los países de la UE con mayor penetración de las energías renovables en la cobertura de la demanda eléctrica, el tratamiento de esta realidad y su consiguiente desarrollo no se puede hacer únicamente desde el objetivo del déficit tarifario, en el cual y con el actual modelo incide de manera negativa, pero lo que para muchos es una gran fortaleza de nuestro actual sistema al incorporar avances medioambientales, de reducción de dependencia y de tejido productivo creado, no se puede convertir en una moratoria permanente por pura lógica económica.
La regulación de estos sectores condiciona la competitividad de la economía española, que es uno de los factores que se ha considerado prioritario para atacar la crisis económica de nuestro país y, por lo tanto, el incidir estratégicamente en el Sector Energético, como una de nuestras mejores armas para remontar la crisis se hace necesario y prioritario.





No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada