NUEVO

viernes, 1 de junio de 2012

Bruselas echa por tierra las Tesis de Unesa

Bruselas ha publicado el documento titulado:

DOCUMENTO DE TRABAJO DE LOS SERVICIOS DE LA COMISIÓN Evaluación del programa nacional de reforma y del programa de estabilidad de ESPAÑA para 2012 que acompaña al documento Recomendación de RECOMENDACIÓN DEL CONSEJO relativa al programa nacional de reforma de 2012 de España y por la que se emite un dictamen del Consejo sobre el programa de estabilidad actualizado de España para 2012-2015

En estos momentos que nos encontramos a menos de un mes de una Reforma Regulatoria en el Sector Eléctrico, las consideraciones de Bruselas deberían ser muy tenidas en cuenta y abandonar el seguimiento de las Tesis de Unesa, totalmente cuestionadas por Europa, el Sector Energético es, sin ninguna duda, pro-europeo.

En el apartado: Energía, transporte, infraestructuras y medio ambiente, evalúa la situación del sector energético y muy en particular la del eléctrico, en gran parte motivado por el Déficit de Tarifa (2% del PIB) y la incorporación de las renovables en el mismo.
Los planes de eficiencia energética y energías renovables, PAEE y PANER respectivamente son calificados positivamente:

España ha presentado un conjunto adecuado de medidas de eficiencia energética y de apoyo a las fuentes de energía renovables con objeto de alcanzar sus objetivos energéticos y climáticos para 2020. Sin embargo, el sistema de tarificación de la electricidad en España sigue siendo ineficiente y presenta un nivel de competencia insuficiente.
El RD 1/20122 que instauró la moratoria temporal a las energías renovables y el retraso en remover obstáculos, autoconsumo con Balance Neto, es calificado negativamente:

La suspensión de las ayudas a las energías renovables desalienta la inversión en el sector y hará difícil que España alcance sus objetivos energéticos y climáticos en el marco de la Estrategia Europa 2020. Por otra parte, con una menor proporción de energías renovables, la dependencia de España de la energía importada aumentaría respecto de la tasa actual del 79% (que es ya muy superior a la media de la UE, del 54%). La simplificación de los complejos procedimientos de autorización y planificación y la supresión de otros obstáculos al desarrollo de las energías renovables pueden contribuir a reducir el coste de estas energías, cuestión que aún está pendiente para España.
Alerta de las consecuencias de una subida continua de las tarifas, en los suministros en baja tensión nuestra energía es la más cara de la UE si contamos con la parte no pagada, dice:

Aunque una reducción de los costes de la electricidad debería contribuir a disminuir el déficit tarifario, la subida de las tarifas aplicadas a los consumidores puede frenar el consumo interno y reducir la competitividad exterior de las empresas.

Echa por tierra las Tesis de Unesa en relación con las causas del déficit, los costes de generación, la falta de competencia y las amortizaciones de ciertas centrales, dice:
Una competencia insuficiente en el sector energético ha contribuido, al menos en parte, a la constitución del déficit tarifario al favorecer una compensación excesiva de algunas infraestructuras, tales como centrales nucleares y grandes centrales hidroeléctricas, ya amortizadas, o al mantener la concesión de subvenciones ineficientes y perjudiciales para el medio ambiente a las minas de carbón. Estas medidas no se han traducido en menores precios, por lo que obstaculizan el crecimiento económico.

Por último indica una serie de recomendaciones:
España tiene uno de los niveles de interconexión más bajos de la UE. La finalización de las estructuras de interconexión de la electricidad y el gas con Francia y Portugal, actualmente en construcción, contribuiría a intensificar la competencia en el sector energético. El aumento de la capacidad para intercambios transfronterizos de la red eléctrica, especialmente con Francia, permitirá a España aumentar los intercambios con sus países vecinos y equilibrar la oferta de energías renovables, como, por ejemplo, la de energía eólica. En realidad, la baja capacidad de transmisión transfronteriza ha contribuido a un despilfarro de recursos de las empresas que operan en el sector de las energías renovables, que deben acometer grandes inversiones en costosas instalaciones de energía de reserva (por ejemplo, en el ámbito de la energía eólica), tales como instalaciones alimentadas por gas, y en redes de transmisión. La concesión de prioridad al desarrollo del corredor de transporte de gas África-España-Francia y a la organización del Mercado Ibérico del Gas (Mibgas) fomentaría la competencia entre las empresas gasísticas, aumentaría la liquidez del mercado y contribuiría a diversificar el suministro de gas y aumentar su seguridad. La conexión de Cataluña con el valle del Ródano (Francia) también aumentaría la capacidad transfronteriza.
La posición de Unesa a éste documento, según publican algunos medios, es sorprendentemente la descalificación del mismo alegando desconocimiento del sector eléctrico español, francamente no están los tiempos para afirmaciones de este tipo, afortunadamente para el sector energético de España existe Bruselas y es un referente comprometido por todos los Gobiernos.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada