NUEVO

miércoles, 9 de mayo de 2012

La Promulgación del RD que regule el Contrato de Suministro Eléctrico Modalidad Balance Neto, acumula un retraso de un Mes.

El Real Decreto 1699/2011, de 18 de noviembre, por el que se regula la conexión a red de instalaciones de producción de energía eléctrica de pequeña potencia, publicado en el BOE el jueves 8 de diciembre de 2011, estableció en su Disposición adicional segunda, lo siguiente:
Elaboración de una regulación del suministro de la energía eléctrica producida en el interior de la red de un consumidor para su propio consumo.

El Ministro de Industria, Turismo y Comercio, en el plazo de cuatro meses desde la entrada en vigor del presente real decreto, elevará al Gobierno una propuesta de real decreto cuyo objeto sea la regulación de las condiciones administrativas, técnicas y económicas del consumo de la energía eléctrica producida en el interior de la red de un consumidor para su propio consumo.
Es evidente que el plazo para el cumplimiento de la disposición adicional segunda prescribió hace un mes, el 8 de abril de 2012.
La actual administración asumió como propia el RD 1699/2011 y se comprometió públicamente a elaborar el RD que regularse la contratación mediante la modalidad de Balance Neto, es más, fue enviado el borrador del decreto a la CNE e informado.
Después de la Moratoria Temporal de la Generación Eléctrica del Régimen Especial, decretada por la actual Administración, mediante el RD 1/2012, la regulación indicada se perfilaba como una gran oportunidad para los agentes no tradicionales del sector eléctrico.
En las actuales circunstancias por las que atraviesa este país, llama la atención que una resolución que presenta un potencial desarrollo del empleo, así como un avance cualitativo en el desarrollo de las energías distribuidas, se alarguen los plazos administrativos y, lo que conlleva mayor incertidumbre, no se da ningún tipo de explicación por la administración, lo que hace suponer que posiblemente algo se esté cociendo fuera de la luz pública.
Recordemos la importancia que para la propia Administración tiene la regulación faltante, lo encontramos en los considerandos del RD 1699/2011, entre otras cosas dice:
El sector terciario y el doméstico son grandes consumidores energéticos en forma de electricidad y calor y está constituido por numerosos consumidores de pequeñas potencias que suelen estar mayoritariamente conectados en baja tensión hasta 400 V, aunque algunos grandes edificios se conectan en alta tensión entre 1 kV y 36 kV. El pequeño tamaño de algunas instalaciones de energías renovables y de cogeneración de pequeña escala y el conocimiento disponible del sistema de distribución en ciudades permite determinar un conjunto de situaciones en las que la conexión a la red es siempre factible sin que requiera costosos estudios y tiempo de dedicación por parte de las empresas distribuidoras. Esta estructura específica del sector terciario y doméstico debe ser tenida en cuenta a la hora de adoptar medidas concretas que fomenten una mayor penetración de las tecnologías de energías renovables y de la tecnología de cogeneración. Por ello, la racionalización y aceleración de los procedimientos administrativos para la obtención de los permisos que permitan una mayor capacidad de generación se considera como una prioridad para la consecución de los objetivos señalados.
Con estas medidas se pretende el desarrollo de la generación distribuida, que presenta beneficios para el sistema como son la reducción de pérdidas en la red, la reducción de necesidades de inversiones en nuevas redes y, en definitiva, una minimización del impacto de las instalaciones eléctricas en su entorno

Esperemos que el nuevo marco regulatorio que parece tener absorto a la actual Administración no delegue la esperada regulación del Balance Neto y sea acompañada  de medidas fiscales que permita su desarrollo amplio que sin duda contribuirá a la creación de empleo de alto valor añadido y estable.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada