NUEVO

viernes, 18 de mayo de 2012

BANKIA y el Banco Verde de Inversiones

El Banco Verde de Inversiones (GIB en sus siglas en inglés) es una idea pionera lanzada en Inglaterra en marzo de 2010 por el Gobierno británico y que tiene previsto estar activo en enero de 2013.
Estos bancos se posicionaron como una opción distinta a la banca tradicional, a partir del concepto de economía verde o mejor energía verde y que podrían ayudar a conseguir  el objetivo de la estrategia energética mediante su contribución a la financiación de proyectos que conduzcan a garantizar las sostenibilidades: suministro, económica y medioambiental
El objetivo es financiar proyectos verdes, en función de la estrategia energética del país en el que operan y  como nueva fuente de inversión que opera con criterios de rentabilidad de nuevo cuño y totalmente sostenibles. Es decir, no se trata tanto de invertir dinero público como de garantizar al capital privado sus inversiones.
El Banco Verde se configura como una de las posibles políticas claves para ayudar a cumplir los objetivos ambientales y promover el crecimiento económico.
La ya antigua Caja Madrid, hoy Bankia, después de una semana horrorosa, ha pasado a la condición de ser un banco nacionalizado y, por lo tanto, ha empezado una “hoja de ruta” que está totalmente definida por experiencias anteriores, que concluirá con la perdida de su independencia sino con su total desaparición, bien por su absorción, bien por ser troceado convenientemente.
Las necesidades de implantar políticas de crecimiento en España que se vean acompañadas con la creación de puestos de trabajo es una realidad ya irrenunciable para superar nuestra situación actual, el sector energético se considera como uno de nuestro “tractores” indiscutible. Actualmente podemos decir que parte de ese sector, las energías renovables,  se encuentra en situación de: “moratoria temporal” y que políticas como: autoconsumo y balance neto; empresas de servicios energéticos, eficiencia energética en edificación y su implicación con las administraciones, no han conseguido ponerse en marcha o tener un desarrollo mencionable.
El disponer de un Banco especializado en financiar las políticas mencionadas, con criterios diferenciados y según nuestra realidad económica y energética se evidencia su necesidad así como el gran aporte que podría realizar en la situación económica actual.
La conclusión a la que se quiere llegar es evidente. Bankia debería ser la encargada de alcanzar el objetivo de ser un Banco Verde que la introduciría en un  proyecto ambicioso para el país y acorde con sus necesidades, que no son otras que las de volver a sendas de crecimiento y creación de empleo estable y de valor añadido y la idea de que un banco nacionalizado se convierta en Banco Verde, lo es.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada