NUEVO

jueves, 12 de abril de 2012

INDICADORES DEL MERCADO MINORISTA DE ELECTRICIDAD. “EL SWITCHING”

Como es bien conocido, la liberalización del sistema eléctrico tiene dos mercados diferenciados, el mayorista que se articula en el “pool” (mercado diario) y el minorista que se articula a través de las comercializadoras y los consumidores. El consumidor representa la base por la que se hace la última reforma europea, el “tercer paquete legislativo” y la actualmente en marcha en nuestro país.
Centrémosnos en el mercado minorista de España y en su comparación con el resto de los mercados minoristas  de los socios de Europa, acudimos a dos documentos que lo desarrollan:
En primer lugar, hay que indicar la discrepancia de información contenida en cada uno de los documentos, mientras el segundo, el correspondiente a la UE, fija su contenido mediante indicadores desde  la posición del consumidor, el primero lo hace mediante una estructuración y segmentación del mercado, es decir, si se me permite desde una óptica ya superada, en cualquier caso ambos documentos se refieren al mercado minorista de electricidad.
Lo anterior se visualiza mejor con el siguiente dato, el informe europea emplea una hoja por cada uno de los 27 países para describir, mediante indicadores, su situación, mientras el informe del regulador español, CNE, elabora un informe de 40 páginas, sin metodología de indicadores ni posición comparativa con el resto de países pertenecientes a la UE.
Es de fácil seguimiento y comprensión los indicadores utilizados en Europa y su estructuración, siempre pensados desde el plano del consumidor, en el cuadro siguiente se pueden analizar:




La estructura en la que se agrupan los indicadores estudiados nos definen los principios en los que se basa la supremacía del consumidor en este mercado, veámoslo:
  1. Estructura del Mercado
  2. Calidad del Servicio y Comportamiento del Suministrador
  3. Conocimiento del Consumidor
  4. Participación del Consumidor
  5. Resultados para el Consumidor
Con lo indicado anteriormente se expone de una manera muy transparente lo que significa la supremacía del consumidor y la relevancia del “switching” , como no podía ser de otra forma. El mercado liberalizado tiene su razón de ser, en tanto en cuanto, el consumidor se ve beneficiado por la mejora de la eficiencia de los agentes del mercado y ésta se materializa en aquel escenario que hace posible y rentable para el consumidor su capacidad de elección para escoger su mejor suministrador.
En cuanto a la situación de España en el estudio mencionado, sin entrar en el detalle de cada indicador y como se ha obtenido, se puede resumir en el párrafo siguiente:
El mercado español  minorista de electricidad  en general funciona muy mal en casi todos los indicadores, tanto en términos absolutos como en términos relativos.
Para remarcar más la valoración anterior, lo podemos hacer utilizando el indicador que nos dice cuál es el potencial de ahorro para un cambio de suministro (switching) en nuestro mercado minorista, su comparación con la media europea de 18 paises y el lugar que ocupa España, como podemos ver en el cuadro superior, las repuestas son:
Potencial de ahorro para un cambio de suministro (switching)………… 5€
Comparación con la media europea de 18 países……………………………107€
Posición relativa con relación a 18 países………………………………………..18/18
Con los datos anteriores, la capacidad de “switching” de los consumidores españoles es prácticamente nula, lo que se manifiesta con el nivel de satisfacción de los consumidores españoles que ocupa el nivel 22/27.
En relación al documento que nos facilita la CNE, indicadas ya las diferencias con relación al documento europeo, el párrafo que se copia a continuación puede indicar cuál es la filosofía que le interés a nuestro regulador:
La profundidad de la liberalización es diferente en función del segmento de consumidores del que se trate. En particular, dicha liberalización está aún marcada por la presencia o no de la tarifa de último recurso. Así, a diciembre de 2010, un 18,1% de los puntos de suministro del segmento doméstico y un 27,5% en términos de energía, son suministrados en mercado libre. En el segmento pymes, más de un 85% de los suministros y un 92,2% en términos de energía, son suministrados a través de comercializador libre. En el segmento industrial, el 1,8% de los suministros (el 0,2% en términos de energía) continúa siendo suministrado por un CUR.
Hay que recordar que la liberalización del mercado eléctrico de inició con la ley 54/97 y, por lo tanto, han pasado casi 15 años desde entonces y el nivel de liberalización para los consumidores, objeto de la reforma, es fácilmente valorable lo conseguido con lo indicado anteriormente.




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada