NUEVO

lunes, 30 de enero de 2012


LA MORATORIA TEMPORAL Y EL PER 2011-2020 (I)
El sector de las energías renovables tiene como referentes para desarrollar sus actividades dos planes: PER 2011-2020 y PANER 2011-2020 y, desde el viernes pasado, el RD 1/2012 correspondiente a la moratoria temporal, decreto contundente al paralizar las actividades que no estuvieran en curso, hasta la realización de una reforma del sistema eléctrica que consiga la eliminación del Déficit Tarifario.
El PER 2011-2020 es un documento extenso, contiene más de 700 páginas, y se ha realizado con una metodología capaz de analizar varias hipótesis de trabajo para justificar la establecida en el Plan, de hecho el propio Plan hace análisis de sensibilidad para mostrar resultados bajo diferentes hipótesis, y, por lo tanto, en cuanto a metodología sería difícil encontrar otra que la mejorase, otra cosa son los objetivos que se marca y algunas hipótesis utilizadas, pero, en cualquier caso, es el marco el adecuado para establecer cualquier tipo de debate y discrepancia académica. Dentro de nuestro panorama nacional no hay un ningún documento conocido que le iguale en cuanto alcance, rigor y metodología.
Las justificaciones que el RD 1/2012 da a la decisión adoptada se basan en: crisis económica, déficit tarifario insostenibles, sobredimensionamiento de la potencia instalada, punta de demanda muy baja o que  la moratoria temporal no cuestiona alcanzar los compromisos con Europa.

El PER 2011-2020 analiza el sobrecoste que supondrá para el sistema eléctrico el Plan establecido, es decir, la cuantía de las primas equivalentes, estableciendo una serie de conclusiones que es interesante, en estos momentos de incertidumbre, tener presente:
·         Los compromisos ya adquiridos a día de hoy (julio 2011) van a suponer un 76% de la prima equivalente de la generación de electricidad con energías renovables que se producirá en 2020. Los compromisos futuros, que van a representar más de la mitad de la energía generada con energías renovables en 2020, sólo van a representar un sobrecoste de unos 1.500 M€, que representan un 3% de los costes totales del sistema para ese año (unos 49.500 M€).

·         Un buen número de energías renovables presentan una competitividad positiva frente a un ciclo combinado de gas natural, teniendo en cuenta los costes totales de esta tecnología. Incluso considerando 5.000 h/año de utilización para esta tecnología, actualmente la eólica terrestre y la rehabilitación de centrales minihidráulicas presentan costes inferiores al de un ciclo combinado de gas natural.

·         El análisis muestra una gran sensibilidad al precio del pool. En el escenario ácido alto, que se considera más probable que el escenario ácido bajo, la prima equivalente de las energías renovables podría ser de unos 4.938 M€, un 5,7% inferior al valor de 2010. Además, el impacto de la prima equivalente sobre los costes totales del sector eléctrico se podría reducir hasta el 9%.

En el apartado: 9.2.3 Sobrecostes del sistema eléctrico generados por la introducción de las energías renovables, el PER analiza ampliamente el impacto del sobrecoste que supone para el sistema la implantación de las energías renovables, son más de quince páginas de datos y gráficos, sirva como botón de muestra  el cuadro siguiente:
La evolución del sobrecoste que presenta el PER 2011-2020 para el sistema eléctrico es muy favorable en su evolución y deja muy claro que la variable que más influye en la variación del sobrecoste es la de la evolución del precio de la energía eléctrica en el mercado, precio que lo analiza, por simplificación, con el de la evolución de los costes de generación de los ciclos combinados.

El análisis temporal de una década proporciona una visión ajustada del coste de la introducción de las renovables en el sistema eléctrico, obviando conclusiones especulativas y fuera de un análisis riguroso. En este sentido, no se encuentra en el documento citado en relación con este tema, nada que lo asocie a potencia instalada, ni a punta de demanda, ni a déficit de tarifa, merece la pena, para los interesados, adentrarse en el PER 2011-2020 como fuente de información y así poder obviar otro tipo de análisis.
Por último, el PER 2011-2020, comenta la posibilidad de añadir en la evaluación del sobrecoste la gran hidráulica, no deja de ser una tecnología renovable, lo enuncia solamente, es una verdadera lástima que no lo desarrolle, porque como indica el documento esta inclusión mejoraría el balance total de las tecnologías renovables.

1 comentario:

  1. Genial! Como siempre muy buena! Te pongo en mi blog (derechoenergia.blogspot.com, si no te importa) Pero haciendo mencion al tuyo.

    En caso de que no quiera, hagamelo saber y lo elimino automaticamente.

    ResponderEliminar