NUEVO

lunes, 14 de noviembre de 2011

UNESA Y EL SECTOR SOLAR. SIGUE EL ATAQUE EN TODA REGLA. HAGANSE MIRAR SU PARCIALIDAD.

Las posiciones de la patronal Unesa son partidistas por definición y altamente difícil que pudiera coincidir con el interés general y/o el de los consumidores aunque solo sea porque el que facilita todos los ingresos del sector son éstos y la patronal y sus empresas asociadas, por una vía u otra, lo que buscan es incrementar sus ingresos.
Dado que el mercado está sobre el papel liberalizado en generación, parece que la única vía posible es la de subida de tarifas de acceso, el precio correspondiente al de la energía ya se encarga de fijarlo el mercado, para que no haya ninguna duda y en ese campo la patronal se siente cómoda, no por cierto los consumidores.
La batalla que se pretende dar, cara a la opinión pública, es por lo tanto la tarifa de acceso, dentro de las tarifas de acceso nos encontramos con dos partidas de especial significado para Unesa, por una parte: el déficit y por otra: las primas a las energías renovables y dentro de éstas las correspondientes a las solares, con las eólicas se sienten también cómodos, ambas partidas están relacionadas de una manera directamente proporcional, es decir, más primas equivale a más déficit.
En este ataque, al unísono de patronal y miembros de la asociación, y con un mismo lema: no al déficit y no a las solares destaca el artículo escrito por Eduardo Montés, titulado: HABRÁ UNA BURBUJA TERMOSOLAR SINO ADMITIMOS LA FOTOVOLTAICA. En una primera lectura, la construcción y los datos vertidos parecen irrefutables y lamentablemente, una vez más son presentados, como no podría ser de otra forma, en defensa de los intereses que representa, pero me voy apoyar para demostrar su falta de rigor, en lo que obvia el articulista: los consumidores, los demandantes de la energía eléctrica, que no son mencionados ni una sola vez en el citado artículo, todos los datos aportados por el Sr. Montes, tienen una consecuencia directa sobre el consumidor y solamente por vía indirecta con las eléctricas, si eso no es tenido en cuenta, es porque se considera prioritario la posición del ofertante sobre la posición del demandante, antítesis de un mercado y antítesis de las directivas emanadas de la UE y, por lo tanto, irracionalidad desde la óptica del consumidor que ve atacado sus intereses y posición legítimos.
Por otra parte, como también viene siendo habitual, no se cuestiona la necesidad de cambios estructurales en el sector que lo hagan dirigirse hacia uno realmente liberalizado o más racional como es demandado por el presidente de Iberdrola. Los cambios deberían ser y acorde con las necesidades medio ambientales tanto en generación como en comercialización y con unas nuevas infraestructuras de apoyo hacia el consumidor.
Pero la batalla real que se está dando es la correspondiente a lo que denominamos: el nuevo paradigma, que no es otra cosa que la supremacía del consumidor y el paso a la figura de productor, es decir, el nacimiento de la figura del: consumidor/productor, desaparecida o retrasada la implantación de la fotovoltaica ya no es necesario el autoconsumo ni el net metering  ni cosa que se le parezca, las tecnologías similares ya no tendrían gancho suficiente para reclamar el cambio de normativa.
La nueva figura del consumidor/productor, cambia y dará un vuelco completo a los intereses de las eléctricas, tendrán que volcarse en satisfacer las necesidades exigentes de sus clientes, en un escenario similar con  lo sucedido en el mercado de telecomunicaciones y su proceso de liberalización, nadie puede poner en duda el total predominio del consumidor de telecomunicaciones y lo que parecía inamovible, la línea fija a los hogares fue reconvertida en otro servicio de una utilidad incuestionable para el consumidor, me refiero al servicio de ADSL, ya que de lo contrario su permanencia como únicamente el servicio fijo la hubiese conducido  casi a su desaparición.
Nada se menciona, ya que no interesa, del informe emitido por la subcomisión de energía del Congreso de los Diputados, del pasado diciembre y en el que se abordan algunas de las cuestiones críticas, proponiendo posibles soluciones alternativas a las actuales, una de ellas fue lo denominado céntimo verde, es decir, que no todo el sobrecoste de las energías renovables recayese sobre el consumidor eléctrico.
Nada aportan  los datos del Sr. Montes en su artículo, ya que su contundencia va acompañada de su parcialidad y es así, porque desde el plano de los consumidores hay muchos otros palillos que tocar y que son reiteradamente puestos sobre la mesa por diferentes agentes de lo que denominamos el sector “especial”
Por último, la reestructuración el sector eléctrico, permitirá la convergencia con las tecnologías solares y hará posible entrar en el nuevo paradigma, en el que el consumidor dejará de ser el convidado de piedra que actualmente es para el Sr Montes, la asociación que preside y las empresas asociadas.
Los consumidores, entre otras muchas cosas, le podríamos decir al Sr. Montes, hágase mirar la influencia positiva que está teniendo las instalaciones fotovoltaicas sobre las redes de distribución y los ahorros, en cuanto a perdidas e inversiones que estás teniendo dichas instalaciones y que no han sido repercutidos sobre los usuarios y, por lo tanto, sobre el déficit y, por supuesto, hágase mirar todas las cosas que reiteradamente han sido dichas, por los agentes del sector no pertenecientes a Unesa y por la varias comisiones nacionales como la de la competencia o la de la energía. Resumiendo: hágase mirar su parcialidad.




1 comentario:

  1. Los Sres. Montes y Galán y compañia, no sólo no aportan datos contrastados, sólo conjeturas, opiniones y vaticinios -parecen videntes y adivinos más que empresarios- sin embargo el sector de las renovables sí ha hecho los deberes, han pedido a una consultora independiente que les haga un estudio del impacto económico que supone la apuesta por las renovables.

    Se han hecho varios estudios, sobre renovables en general, del sector eólico y del termosolar, éste último convertido en epicentro de los ataques. Los resultados de estos estudios no pueden ser más clarificadores, las renovables aportan mucho más al PIB de lo que reciben, unas nueve veces más. El estado invierte un euro en renovables y además de generar electricidad, retornan nueve euros al conjunto de la economía española. ¿Alguien se ha parado a pensar cuánto dinero resta al PIB las importaciones de combustibles fósiles?, ¿Quién gana dinero importando gas?, la respuesta es sencilla, el único que gana es el país que lo exporta y los dueños de las eléctricas y las gasistas, pero al conjunto de la economía española no le beneficia, muy al contrario, le perjudica y mucho.

    ResponderEliminar