NUEVO

viernes, 11 de noviembre de 2011

SERVICIOS ENERGETICOS DE ALMACENAMIENTO ELECTRICO



Explorar las posibilidades de nuevos servicios energéticos que pudieran ser asumidos por los nuevos agentes entrantes en el sistema se convierte en un gran reto. En este sentido uno de los aspectos que en estos días llama más la atención en el mercado eléctrico, es el comportamiento del mismo en las horas valle y en las situaciones en el que coincide con una alta generación eólica que ocasiona que la casación entre oferta y demanda se produzca a cero.

Para mitigar el alcance de ese tipo de irregularidades se utilizan, hoy en día, dos acciones: el bombeo y las exportaciones, en ambos casos se están produciendo inversiones para conseguir tener mayores potencias disponibles en estas áreas.

En la medida que se aumenta la potencia instalada eólica y disminuye la demanda eléctrica en las horas valle, el fenómeno anterior tenderá a aumentar, si no varían las capacidades de bombeo y de exportación.

Según datos de la CNE, la dimensión del bombeo en España, durante el año 2010 fue de:

Las seis pricipales centrales de bombeo totalizan una potencia instalada de 2.240 MW y compraron, en el año 2010, 4.458 GWh., un 90% de esta energía fue comprada en el periodo 6 (todos los domingos, todos los festivos y todos los sabados del año, todos los días de agosto y desde las cero horas a las ocho horas todos los días del año)

En el sistema eléctrico actual, la única técnica de almacenamiento utilizada es la correspondiente a las centrales hidroeléctricas de bombeo, veamos algunas características de esta técnica.

El rendimiento de una central de bombeo es del entorno del 70%, es decir, tiene una pérdida de rendimiento del 43%, es decir, necesita bombear un 43% más de agua de la que posteriormente puede turbinar. En el año 2010, compraron para bombear: 4.458 GWh y vendieron turbinando por: 3.165 GWh, es decir su rendimiento fue del 70,99%.

Para que el funcionamiento de una central de bombeo resulte rentable, según los rendimientos indicados, es necesario que el cociente entre los precios de venta y los de compra sea superior a 1,43, que corresponde al inverso de o,7, el rendimiento indicado anteriormente, para ajustar más, habría que incrementar el precio de venta en los costes de mantenimiento que son fijados en la banda de: 2/12 €/MWh.

El bombeo tiene una enorme importancia económica actualmente, ya que está permitiendo en ciertos momentos no tener que desconectar parques eólicos, con el consiguiente impacto medioambiental.

En las actuales circunstancias de mercado, si no existiese ningún tipo de restricción normativa, en un mercado totalmente libre y no regulado, las centrales de bombeo podrían exigir dinero por ponerlas en funcionamiento ya que ese pago representaría claramente su coste de oportunidad en el sistema. El coste de oportunidad de cualquier cosa viene dado por lo que cualquiera está dispuesto a pagar por esa cosa en cualquier momento y, lo anterior, hay que tenerlo muy en cuenta a la hora de valorar tecnologías alternativas de almacenamiento y/o demandas en horas críticas, en el que el mercado marca un precio y los demandantes tienen fijados otros que no guardan relación, distorsionando el correcto funcionamiento del mercado y que lógicamente una correcta regulación tenderá a corregir.

Si buscamos una posición económica extrema y recordamos que la relación mínima de rentabilidad es del orden de 1,43, el 7 /01/2011 se pudo comprar energía, precio final según Omel, 5,21 €/ MWh, y se pudo vender, el 11/01/2011 a 107,7 €/MWh, es decir, existió una relación de: 20,67.

Para hacerlo más evidente, si utilizamos valores absolutos ya que conocemos, según REE, que el 7/01/2011 se bombearon: 22 GWh., los datos económicos para un día extremo resultan ser de:

Coste de compra: 22*5,21=114.620 €

Ingresos de venta: 22*0,7*107,7=1.658.580 €

Margen bruto: (no incluye mantenimientos, peajes, impuestos) = 1.543.960 €

Resumiendo: en el extremo más favorable, por cada euro gastado en comprar energía para bombear se pudieron obtener 15,4 € turbinando esa misma agua vendiendo la energía producida. Las circunstancias que producen estos rendimientos son como consecuencia de comprar en horas valle, vender en horas punta y bajo una generación eólica máxima en horas valle. No puede haber ninguna duda de que el escenario actual, en el caso de mantenerse, es una ocasión óptima para encontrar alternativas de almacenamiento eléctrico, en principio no hay restricciones que se conozcan para ser un agente que opere en las circunstancias anteriormente indicadas. Un ejemplo sencillo: pensemos en un garaje de una cierta dimensión que solo aparca coches eléctricos. Las características de una batería de un coche de mercado son: capacidad 24 KWh; potencia: >90 KW.



No hay comentarios:

Publicar un comentario