NUEVO

miércoles, 5 de octubre de 2011

EDUARDO MONTES “EL CHIVO ESPIRATORIO” RUPTURA O TRANSICION.




El actual Presidente de la asociación UNESA, manifestó ayer públicamente que considera que el sector eléctrico se está convirtiendo en un “chivo espiratorio” motivado por la decisión del actual gobierno de modificar las actuales tarifas de último recurso, sin que de manera inminente tenga repercusión en los consumidores, y quedando los efectos de las modificaciones realizadas incluidos en el déficit de tarifa y a expensas de los necesarios cambios estructurales que se deberían acometer en el sector.

De facto, lo que se produce es una subida de la tarifa que conlleva un aplazamiento de parte de la misma, que coincide con la parte disminuida de la tarifa de acceso, es decir una subida de más del 5% sobre la tarifa del trimestre anterior y las causas de esta situación son dos: la última subasta CESUR y la decisión del gobierno de no incrementar más las tarifas durante el presente año.

La sociedad civil española no dispone de medios suficientemente articulados para contrarrestar las campañas que realizan, tanto la patronal UNESA como sus empresas integrantes en defensa de sus intereses, tal monopolio informativo es desplegado por solo una de las parte en juego y nos puede llevar al absurdo de creernos, tal como argumentan, que los consumidores tuvieran que defender la subida de las tarifas eléctricas o que el gobierno ha realizado un actuación “irracional” y en contra de los consumidores eléctricos, como ha sido proclamado por Eduardo Montes.

En relación con el déficit de tarifa, que es lo que actualmente le preocupa a UNESA y sus cinco asociadas, nos encontramos con una situación que ha sido y es económicamente muy favorable para esas compañías, lo ha sido durante más de una década, y que ahora parece que ya no lo es, a tenor de la campaña desplegada, quizás motivada por la próxima entrada de una nueva administración que fue la que creo tal: “sin razón” y que ha causado y causará un terrible quebranto a los consumidores eléctricos, o bien, por considerar las eléctricas el fin de una etapa en el sector.

El considerar al sector eléctrico, en relación con el déficit de tarifa, un “chivo espiratorio” es volver a utilizar, una vez más, la manipulación de la ignorancia por parte de la industria de este sector y en contra de lo que teóricamente deberían ser su bien más preciado, que no lo es, sus clientes y ahí es donde debiera recapacitar el presidente Eduardo Montes e indicar a sus asociados que el cuidado de la prioridad de los clientes no es negociable en un sector liberalizado y, por lo tanto, la utilización de los medios de comunicación en contra de ese principio puede ser muy arriesgado para sus intereses.

UNESA y sus asociadas consideran: “que todo está atado y bien atado” y, por lo tanto, solo cabe la continuidad del actual modelo eléctrico, otros muchos opinamos que la actual situación es insostenible y supone un freno para el desarrollo y la modernización energética de este país y por ello, hay dos posibilidades para terminar con la actual fase y definir unas nuevas reglas para el sector: la primera, la transición pactada hacia esa nueva etapa y la segunda,  la ruptura con los agentes incúmbete, a los viejos del lugar le sonará esto.





No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada