NUEVO

viernes, 17 de junio de 2011

LAS ACCIONES PARA SUPERAR LA INDIGNACION. CARTA ABIERTA A LA FUNDACION RENOVABLES

Las Energías Renovables gozan de un horizonte y una aceptación social envidiable en relación con otras tecnologías, pero paradójicamente desde la Fundación Renovables y otras instancias la posición ante la situación que se atraviesa es la de: “indignados” y razones no parece precisamente que les falten.

La estrategia energética de la Unión Europea denominada 20-20-20 es muy positiva para las energías renovables y hay que tener en cuenta que es una estrategia de mínimos y de no fácil consecución para algunos países de la Unión, recuérdese los vaivenes de este gobierno en relación con la participación de las renovables en el uso final de la energía, en un año hemos pasado del 22.7% al 20.8%, que representa un cambio muy significativo en el grado de desarrollo de estas tecnologías y, por cierto, denunciado prácticamente en solitario por la Fundación Renovables.

La estrategia energética de la Unión Europea ha sufrido un importante revulsivo con la nueva posición de Alemania en relación con la energía nuclear, apoyada también, mediante referéndum, por los italianos, lo que ocasionará una mayor necesidad de fuentes renovables.

Por lo tanto, el horizonte para las energías renovables es totalmente positivo y todo indica que lo puede ser mejor y para materializarlo en el plano estratégico es sencillo, como se demostró en relación con el medio ambiente y la defensa por parte de la UE de la propuesta de ampliar la reducción de Gases de Efecto Invernadero al 30% en el 2020, la participación de las renovables podría ser ampliada igualmente después del cambio de posición alemana.

La defensa de las Energías Renovables será más efectiva y más técnicamente defendible si la Fundación Renovables sabe encontrar y definir cuál es el motivo de que sus objetivos y aspiraciones tan alentadores se vean frustrados.

Las Energías Renovables, en una gran parte, necesitan para su desarrollo del sistema eléctrico y el sistema eléctrico no necesita de más potencia instalada, tiene uno de los índices de cobertura mayor de su historia y tampoco necesita un consumidor que sepa gestionar su demanda, sea productor, pueda elegir y siga unos parámetros de ahorro y eficiencia energética, ni tampoco les gustará que se cuestionen sus redes de distribución ni sus inversiones en ellas ni sus obsoletos equipos de medida, ni el coste de sus servicios y de ahí la posición que adoptan y que se ha denominado “manipulación de la ignorancia”

Los lobbies eléctricos que en nuestro país son muy potentes y se apoyan hábilmente en los gobiernos de turno, son los que están ganando la batalla de sus intereses y sobre todo perpetuando su posición actual hegemónica que es envidiable para sus accionistas y directivos.

Actualmente nuestro país vive la necesidad de unos cambios estructurales en muchos ámbitos económicos y son defendidos desde los sectores involucrados, el sistema eléctrico también necesita de ese cambio estructural y debe ser propiciado desde el sector de renovables.

El desarrollo de las energías renovables, la consecución de unos objetivos tan alentadores para estas tecnologías encuentran una barrera a superar, que es fundamentalmente la estructura de nuestro sistema eléctrico, según mi criterio, esas son las acciones que debería abordar la Fundación Renovables, las acciones estarían en línea con el escrito del Presidente de Protermosolar dirigido al Presidente de Iberdrola o también con las publicaciones: Jesús Mota, El Yugo de la Tarifa Eléctrica; Antonio Cerrillo ¿Quién teme a la electricidad fotovoltaica?

Presidente de la Fundación de Renovables pase a la acción sin renunciar a acampar en la Puerta de Sol, rejuvenece un montón.

1 comentario:

  1. Muy buena reflexión, y estupenda sugerencia, con enlaces a otros comentarios igualmente esclarecedores de lo que está sucediendo en España. Aunque, desde mi punto de vista personal, (y tampoco pretendo tener el monopolio de la verdad, desde luego) podría incorporar algunas discrepancias, coincido en lo sustancial y, por encima de todo, en lo que está claro para los profesionales del sector: la Política Energética de este país se enfoca hacia la Política y no hacia la Energía.
    Angel Arias, Dr. Ingeniero de Minas y Abogado, http://alsocaire.blogia.com

    ResponderEliminar