NUEVO

lunes, 9 de mayo de 2011

LA EMPRESA DE SERVICIOS ENERGETICOS, ACTUANDO EN UN MARCO DE COLABORACION ENTRE PYMES Y PROFESIONALES DE AMBITO LOCAL

 El desarrollo de los mercados de servicios energéticos, en sus diferentes segmentos, podrían acometerse con las pymes locales de variados core business y profesionales libres del sector, acompañado con acuerdos de colaboración, horizontales y/o verticales, con otras empresas y profesionales.

La innovación, la disponibilidad de las tecnologías, el completar o ampliar la cadena de valor del servicio a ofertar, adquirir un tamaño necesario, se revelan como factores estratégicos claves para ser un agente del nuevo mercado de servicios energéticos, sobre todo en el caso concreto de las PYMES y profesionales.

La posición competitiva de una empresa, y más en concreto de una PYME, no sólo depende de su capacidad interna, sino también del tipo de relaciones que sea capaz de establecer con otras empresas y profesionales para alcanzar acuerdos de cooperación o alianzas estratégicas.

Las ventajas que proporcionan estas alianzas son diversas, destacando la consecución de economías de alcance vinculadas con la explotación conjunta de algún conocimiento –la empresa pequeña no tendría capacidad para tenerlo incorporado en sus referencias, en el tiempo demandado por el mercado – y el acceso a la tecnología.

Por supuesto, el que la empresa y el profesional establezca esos acuerdos de cooperación depende de sus necesidades para alcanzar determinados recursos o servicios, pero también de la capacidad de los socios para proveerlos y de poder adquirir el tamaño que demandará el alcance del proyecto que se quiera abordar.

La creación de una red de colaboración que nazca desde la iniciativa de las propias empresas, que sea capaz de trasmitir y apoyar los diferentes conocimientos ya adquiridos y unas relaciones fundamentalmente locales, se perfila como la vía más eficiente para los profesionales y pymes de alcanzar el éxito en los mercados de servicios energéticos, se trata de recorrer el camino inverso al seguido por las grandes corporaciones para su consecución.

Los términos como alianza, acuerdo, asociación o red, todos los cuales cabrían bajo la definición siguiente:
“Acuerdo entre dos o más empresas y profesionales que, uniendo o compartiendo parte de sus capacidades y/o recursos, sin llegar a fusionarse (o sea, manteniendo la independencia legal, cultural y gerencial), instauran un cierto grado de interrelación (formal o informal) para realizar una o varias actividades que contribuyan a incrementar sus ventajas competitivas para acometer proyectos innovadores”, son los caminos adecuados para que el potencial de la pequeña empresa y el de los profesionales sea capaz de incorporarse a la demanda existente de servicios energéticos y a su vez poder reclamar las ayudas que se articulen para el desarrollo del nuevo mercado.

El objeto de la colaboración es el de dejar de ser las unidades aisladas, con escasas posibilidades de actuar en el mercado, para ser ahora la red en su conjunto: se pasa de un modelo de competencia entre empresas a otro de competencia entre grupos de empresas y grandes corporaciones.

No hay comentarios:

Publicar un comentario