NUEVO

lunes, 28 de febrero de 2011

LA DOCTRINA DE LA CNE SOBRE LOS IMPAGOS DE LAS FACTURAS ELECTRICAS

La posición de la CNE me resulta, una vez más, insoportable y esta vez es en relación con algo que socialmente es muy sensible y máxime en los momentos de crisis como los actuales, me refiero al corte del suministro eléctrico, hay toda una política a nivel Europeo de protección hacia los consumidores más desfavorecidos y de sensibilidad hacia la exclusión energética, pues bien, he aquí la doctrina de este impresentable organismo:

El Consejo de Administración de la CNE ha acordado las siguientes conclusiones:

1. Bajo la normativa vigente se consideran aplicables, a todo tipo de consumidor (con la excepción de los servicios esenciales), tanto el corte de suministro por impago, que implica el mantenimiento del contrato de acceso, como la baja por impago, que implica la cancelación de dicho contrato, ambos a petición del comercializador.

2. En el caso de los consumidores acogidos a tarifa de último recurso, el artículo 50 de la Ley 54/1997 y el artículo 85 del Real Decreto 1955/2000 regulan explícitamente la posibilidad de suspensión del suministro por impago, los tiempos y las modalidades de comunicación desde el comercializador de último recurso al distribuidor.

3. Para los consumidores en mercado libre (con independencia de si tienen derecho o no a la tarifa de último recurso), el artículo 50 de la Ley 54/1997 y el artículo 86 del Real Decreto 1955/2000 remiten la posibilidad de suspensión del suministro al contenido del contrato libremente negociado entre comercializador y consumidor. En este contexto, debe entenderse que el comercializador tiene la potestad de exigir al distribuidor, mediante comunicación fehaciente, la suspensión del suministro según los términos contractuales pactados con el consumidor, que pueden incluir, a falta de indicación contraria en la regulación, la suspensión por causa de impago y las modalidades de la misma. Frente a dicha petición el distribuidor es responsable de cumplirla en los plazos establecidos en el artículo 86.2, y tendrá que ejecutar el tipo de solicitud que el comercializador le transmita, sea ésta un corte o una baja por impago, según las condiciones establecidas en el contrato de suministro. No recae bajo la responsabilidad del distribuidor decidir qué tipo de suspensión de suministro deba aplicarse en cada caso.

4. Los procesos operativos de cambio de suministrador y modificaciones contractuales (incluidos los cortes y bajas por impago), con el detalle de flujogramas, plazo y formatos de intercambio de información entre distribuidores y comercializadores, no están recogidos en la regulación actual. A la espera de este desarrollo reglamentario pendiente, sería recomendable que los agentes tomaran como referencia “Los Flujogramas de Procesos y Validaciones de Contratación” publicados en la página web de la Oficina de Cambio de Suministrador (OCSUM) y supervisados por la CNE.

Hay que recordar, que la CNE tiene su objeto social en la defensa de los intereses de los consumidores y por lo tanto a eso se debe y en circunstancias excepcionales debe tener la sensibilidad de hacer valoraciones ajustadas a esas circunstancias y si no puede actuar acorde a derecho,cosa dudosa, promover los cambios excepcionales y circunstanciales que sean razonables socialmente y si no …..

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada