NUEVO

martes, 1 de febrero de 2011

EL EDIFICIO-CONSUMIDOR/EL EDIFICIO-PRODUCTOR/EL EDIFICIO-GESTOR ENERGETICO



EL EDIFICIO Y/O AGRUPACIONES DE EDIFICIOS COMO UNIDAD DE GESTION ENERGETICA INTEGRAL

La unión europea en la directiva 2010/34/CE relativa a la eficiencia energética en edificios, en su Anexo I, establece una clasificación de los edificios y entre otros figura el denominado Edificio en Bloque que sirve como unidad para el cálculo de la eficiencia energética del mismo.

La UE prioriza las actuaciones de ahorro y eficiencia energética en los edificios ya que consumen el 40% del total de energía de la Unión y es un sector en fase de expansión y por lo tanto clave para conseguir los objetivos 20/20/20 para el sector energético.

La directiva 2010/34/CE a través de su articulado define todos los elementos que considera necesarios para conseguir que los edificios nuevos que se construyan en el 2020 sean del tipo que denomina: Edificios de consumo de energía casi nulo, que lo define como: edificio con un nivel de eficiencia energética muy alto, que se determinará de conformidad con el anexo I. La cantidad casi nula o muy baja de energía requerida debería estar cubierta, en muy amplia medida, por energía procedente de fuentes renovables, incluida energía procedente de fuentes renovables producida in situ o en el entorno. Los planes nacionales detallaran la definición de estos edificios en función de sus condiciones nacionales, regionales o locales.

El edificio es la unidad y lo que queremos remarcar es que el objetivo de ahorro y eficiencia o en su caso el edificio de consumo casi nulo, se establece sobre un elemento de medida que es el edificio y por lo tanto las partes del mismo, viviendas, zonas comunes, locales, garajes no se consideran individualmente sino como elementos que forman parte de la unidad que constituye el edificio. Lo anterior se visualiza perfectamente cuando el edificio es nuevo y quizás, en edificios en uso, poseamos una cultura energética de tipo individual que consideremos que cada elemento consume independientemente del edificio al que pertenece y por lo tanto las medidas correctoras deben enfocarse más hacia los elementos que hacia la unidad edificio.

Los edificios de consumo de energía casi nulo conseguirán su alta eficiencia energética además de por su diseño, por una nueva concepción de la prestación de las necesidades energéticas, razonablemente serán mediante servicios energéticos en contraposición a los actuales de venta de energía. Como ejemplo actual; la recarga de las baterías de los vehículos que aparquen en el garaje del edificio y su posible utilización como almacenaje de energía con la capacidad de reventa de la misma.

Actuaciones independientes sobre cada uno de los elementos que constituyen un edificio existente, a priori no parecen aconsejables, pero cambia completamente si las actuaciones se realizan sobre el total del edificio y la gestión energética es integral y todavía se optimiza más, si no hablamos de un único edificio sino de un conjunto que permita su agrupación por tener alguna característica común, como puede ser las urbanizaciones que tanto proliferan en nuestro ordenamiento urbanístico.

En algunos de los edificios existentes, coexisten dos culturas de suministro, la individualizada representada mayoritariamente por el suministro eléctrico y la general, representada por la energía térmica usada para los servicios de calefacción y agua caliente. Si admitimos la implantación del autoconsumo y admitimos  nuevos consumos como el de recarga de los vehículos, así como la posibilidad de implantar tecnologías más eficientes como puede ser cogeneración, tri-generación, servicios comunes de lavandería, generación común de energías renovables, conexión a micro-redes, todo ello nos replantea una nueva forma de entender el suministro energético y de acercarlo al concepto de: edificio-consumidor/edificio-productor/edificio-gestor energético y con esta concepción es donde las ESE(s) tienen un gran campo de actuación en las edificaciones existentes y contribuirán a desarrollarse la nueva directiva 2010/34/CE.

1 comentario:

  1. Es evidente que el análisis energético no puede seguir estando basado en la parcelación que supone la propiedad. La visión conjunta de la instalación permite ver con perspectiva el conjunto de cuestiones que debemos afrontar durante los próximos años.

    Algunos edificios, espero que con el tiempo casi todos, serán vistos desde la red eléctrica como puntos de gestión de demanda/generación de energía.

    ResponderEliminar