NUEVO

viernes, 18 de febrero de 2011

EL AHORRO Y EFICIENCIA ENERGETICA EN LOS EDIFICIOS RESIDENCIALES EXISTENTES; SON ABORDABLES POR LAS ESE(s)



 
No considero muy acertado comulgar con las afirmaciones que se hacen en la introducción del documento E4: (ESTRATEGIA DE AHORRO Y EFICIENCIA ENERGÉTICA EN ESPAÑA 2004-2012 SECTOR EDIFICACION)

La larga vida de los edificios y sus instalaciones fijas, su elevado número y dispersión, sus pequeños consumos considerados individualmente, hace que la rentabilidad económica de las medidas técnicas encaminadas al ahorro de energía sea baja, y que sea difícil su implantación en el caso de los edificios existentes.

Por estas razones, las medidas más adecuadas serán aquellas que se introduzcan en la fase de diseño de los edificios, fijando, vía normativa, unos requisitos mínimos de eficiencia energética e informando al comprador, o usuario, de la eficiencia energética de su edificio, en la línea de lo propuesto por la Directiva 2002/91 de Eficiencia Energética en los Edificios.

El consumo energético del sector residencial, fue de 8.916 ktep, en el año 2000, lo que representó un 9,87 % del consumo energético nacional. En el año 2009 ascendió al 14% en ambos casos sin considerar los equipamientos interiores: iluminación, cocina y electrodomésticos que supusieron un 4% más del total nacional en el año 2009.

Abordar proyectos, de ahorro y eficiencia energética, en los edificios existentes y/o conjunto de edificios de uso residencial, son económicamente viables desde la posición de las empresas de servicios energéticos, la innovación juega un importante papel para el éxito de estos proyectos y también un cambio de cultura y normativas existentes.

Culturalmente, el paso de un edificio con el calificativo de consumidor al del edificio productor y por lo tanto auto consumidor, es un primer paso, otro será la gestión integral del mismo que próximamente tendrá que hacer frente a la gestión del almacenamiento y uso de las baterías de los coches, esto hará que se incremente el uso final de la energía de los edificios a costa de la disminución en el transporte y el coche se pueda considerar un aparato más dentro del edificio y obligará a introducir en los edificios la gestión de la demanda, apoyada por la disponibilidad de las redes inteligentes o al menos de los contadores electrónicos.

El uso masivo de las TIC en los hogares permite ya, de manera fácil, el conocimiento de las curvas de carga de los usuarios y la integración de las mismas para conocer la total del edificio, véase las aportaciones de Google con su power-meter y todo ello con un coste mínimo, los edificios podrán participar, vistos desde la red, en tanto que productores, integrados en PPV, plantas de producción virtuales, lo que les da una mayor versatilidad.

Si toda la estrategia energética es para favorecer a los consumidores, se hace prioritario ayudar a las empresas de servicios energéticos, de nueva creación, para que puedan abordar estos proyectos.

Los edificios con un uso residencial gastaron en energía una cantidad superior a los 12.000 millones de euros, durante el año 2009, con el consumo de más de 100 millones de MWh para sus instalaciones y equipamientos.



No hay comentarios:

Publicar un comentario