NUEVO

miércoles, 3 de noviembre de 2010

SECTOR ENERGETICO. LOS RESPONSABLES Y LAS SOLUCIONES

Hay una tendencia en nuestro país a no separar la parte del todo con relación a la energía, y así nos referimos, en muchos casos, a los datos del sector eléctrico como si fueran los totales del sector energético, un ejemplo: cuando se habla del MIX , normalmente nos estamos refiriendo al mix de generación eléctrico y no al mix de energía primaria ó al mix de energía final.

Esa simplificación, cara a la opinión pública, no facilita la explicación, en muchos de los casos, de cual es nuestra realidad y sobre todo cuales son los compromisos que ha adquirido nuestro país por su pertenencia a la UE y las alternativas con las que cuentan las administraciones a la hora de cumplir las estrategias de la UE. Es relativamente sencillo, explicar lo que supone la renuncia a no utilizar la fuente nuclear o a utilizar las energías renovables, o a explicar las consecuencias de nuestro nivel de dependencia, o a explicar la gestión de la demanda, o la importancia de otra modo de transporte, o el coche eléctrico y un largo etcétera.

Recientemente, se ha abierto una polémica, relacionada con la posible contribución de todas las energías en el desarrollo de las energías renovables mediante el denominado céntimo verde, es decir, gravar la utilización de combustibles fósiles con un nuevo impuesto que se destinaría a reducir la carga, vía primas, que soporta el sistema eléctrico y esa posición si abre una nueva ventana en la que se contempla el sector energético en su totalidad y se descubren los intereses particulares que lógicamente no tienen porque coincidir con los generales.

Es relativamente sencillo hacer pedagogía energética explicando el todo energético y también la posición de cada una de las partes del mismo, y en este punto, conviene recordar que la UE, identifica como el agente prioritario del sistema energético: al consumidor, no a las eléctricas, no a las petroleras y no a las financieras que invierten en energías renovables.

Si ponemos por un lado nuestros datos de utilización de la Energía Primaria, Energía Final y Sistema Eléctrico; y por otra parte la estrategia energética de la UE, integrada con la medio ambiental, la conocida como 20/20/20 o la más ambiciosa del un posible reducción del 30% del CO2, sin ninguna duda las explicaciones y alternativas se hacen mucho más lógicas que las que se dan o explican cada una de las posibilidades de las partes.

Todas las energías son demandas por los ciudadanos y las empresas y son ellos los que tienen que hacer frente a los precios de las mismas y por lo tanto tienen la categoría de clientes frente a los comercializadores, distribuidores y generadores de cualquier tipo de energía y por lo tanto son merecedores de planteamientos generales que puedan justificar las políticas particulares, ejemplo: las tarifas eléctricas.

Las soluciones para conseguir los objetivos, marcados por la estrategia de la UE, se pueden definir y abordar, sin ninguna duda, solamente nos falta encontrar los responsables que sean capaces de llevarlas a cabo y todo ello en el marco de los intereses de los ciudadanos y las empresas, demandantes de los diferentes tipos de energías que tienen a su disposición.

El caos en nuestro sistema eléctrico, la falta de una estrategia energética, la están soportando los ciudadanos, no las empresas eléctricas, ni REE, ni las petroleras, ni el regulador, y esa posición algún responsable la debería defender y asumir y máxime cuando esa defensa sería también la que propiciaría un cambio de estructuras que posibilitaría la creación y el desarrollo de empresas y por lo tanto la creación de importantes bolsas de trabajo muy especializado y de alto valor añadido.

El cercano 18 de noviembre, es el día que se ha anunciado que verá la luz pública, el informe de la subcomisión de energía, después de no se cuantos meses de tinieblas y retrasos, esperemos que sus objetivos coincidan con los expuestos en los párrafos anteriores, por el bien de todos y no el de los intereses de unos pocos.





No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada