NUEVO

jueves, 4 de noviembre de 2010

¿QUIEN VA A PONER A LAS ELECTRICAS EN SU SITIO?

El espectáculo que las principales compañías eléctricas están protagonizando fuera de nuestras fronteras es irrepetible y debe ser reconducido con toda la contundencia de un estado y un gobierno fuerte.

No se trata de negar el derecho de que cualquier empresa o ciudadano pueda acudir a los tribunales en defensa de sus derechos, pues solo faltaría, se trata de defender el poder que los ciudadanos otorgan a sus representantes en defensa de los intereses generales, en contra de unos intereses particulares que se consideran capacitados para echar un pulso a ese poder soberano.

Las eléctricas siempre han desarrollado sus actividades en el entorno de las administraciones, bien porque era un sector regulado, bien por estar en transito hacia un mercado liberalizado, bien por estar en un caos total del cual han sido protagonistas de primera fila, no les ha ido ni les va nada mal.

No hay ninguna duda que la actual regulación, en una gran parte, ha sido un consenso con las eléctricas y éstas, por su capacidad de lobby, se han visto beneficiadas en la defensa de sus intereses, baste recordar: los CTC, costes de transición a la competencia, o los más cercanos déficit tarifarios, o su posición en la tecnología eólica y un largo etcétera que esta bien documentado en las hemerotecas y en el BOE.

Desde esa convivencia de años, ver el espectáculo actual, algunos nos revelamos ante tamaño desatino, fruto de la prepotencia de algunos gestores de esas empresa que adolecen del necesario sentido de la responsabilidad para ocupar esos puestos, acompañado de un gobierno débil, incapaz de liderar el escenario energético actual.

La crisis económica esta afectando a muchos sectores de la sociedad, a muchos ciudadanos, superarla y poner los medios para conseguir una economía sostenible, es una labor de todos, señalemos públicamente a esas empresas que priorizan otros escenarios y que se nos facilite el hacernos clientes de aquellas que estén en la órbita de lo que consideremos socialmente correcto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario