NUEVO

martes, 23 de noviembre de 2010

PLAN EN LOS EDIFICIOS DE LA ADMINISTRACIÓN GENERAL DEL ESTADO Y LA DIRECTIVA 2010/32 RELATIVA A LA EFICIENCIA ENERGETICA DE LOS EDIFICIOS (edificio de consumo casi nulo)

El pasado 19 de mayo se publicó una nueva directiva (2010/32) relativa a la eficiencia energética en los edificios que es una refundición de la directiva 2002/91/CE que había sido objeto de modificaciones y de las necesarias nuevas actuaciones que se han de llevar a cabo.
Por otra parte, desde el pasado mes de enero esta en marcha un ambicioso plan de actuación en 330 edificios de la administración central, con objeto de servir de impulso y modelo en la contratación de servicios energéticos mediante el objeto de este tipo de compañías.
La directiva 2010/32 deberá ser traspuesta al ordenamiento jurídico español, con anterioridad al 9 de julio de 2012 en algunos aspectos, en otros, antes del 9 de enero del 2013 y el resto, antes 9 de julio de 2013 y 31 de diciembre de 2015. El plan de contratación de los edificios de la administración durará hasta el 26 de marzo de 2012 y son contratos con duraciones que pueden superar los 10 años y tienen como tope 20 años y por lo tanto se puede crear un cierto solapamiento a la hora de estas actuaciones y la entrada en vigor de la directiva.
Sin hacer una valoración de todos los extremos de la norma, si es oportuno analizar, lo que quizás es uno de los puntos más novedosos, el correspondiente a los edificios de consumo de energía casi nulos. La definición que se da en la directiva para esta clase de edificios es la siguiente:
  • «edificio de consumo de energía casi nulo»: edificio con un nivel de eficiencia energética muy alto, que se determinará de conformidad con el anexo I. La cantidad casi nula o muy baja de energía requerida debería estar cubierta, en muy amplia medida, por energía procedente de fuentes renovables, incluida energía procedente de fuentes renovables producida in situ o en el entorno;
La directiva lo regula en el siguiente artículo:

Artículo 9

Edificios de consumo de energía casi nulo

1. Los Estados miembros se asegurarán de que:

a) a más tardar el 31 de diciembre de 2020, todos los edificios nuevos sean edificios de consumo de energía casi nulo, y de que
b) después del 31 de diciembre de 2018, los edificios nuevos que estén ocupados y sean propiedad de autoridades públicas sean edificios de consumo de energía casi nulo.
Los Estados miembros elaborarán planes nacionales destinados a aumentar el número de edificios de consumo de energía casi nulo. Estos planes nacionales pueden incluir objetivos diferenciados de acuerdo con la categoría del edificio.
2. Además, los Estados miembros, siguiendo el ejemplo encabezado por el sector público, formularán políticas y adoptarán medidas tales como el establecimiento de objetivos, para estimular la transformación de edificios que se reforman en edificios de consumo de energía casi nulo, e informarán de ello a la Comisión en sus planes nacionales, a los que se refiere el apartado 1.
3. Los planes nacionales incluirán, entre otros, los siguientes elementos:
a) la aplicación detallada en la práctica por el Estado miembro de la definición de edificios de consumo de energía casi nulo, que refleje sus condiciones nacionales, regionales o locales e incluya un indicador numérico de uso de energía primaria expresado en kWh/m 2 al año. Los factores de energía primaria empleados para la determinación del uso de energía primaria podrán basarse en valores medios anuales nacionales o regionales y tener en cuenta las normas europeas pertinentes;
b) unos objetivos intermedios para mejorar la eficiencia energética de los edificios nuevos en 2015 a más tardar, con vistas a preparar la aplicación del apartado 1;
c) información sobre las políticas y medidas financieras o de otro tipo adoptadas en el contexto de los apartados 1 y 2 para promover los edificios de consumo de energía casi nulo, incluidos los detalles de las exigencias y medidas nacionales sobre el uso de energía procedente de fuentes renovables en edificios nuevos y en edificios existentes en los que se estén haciendo reformas importantes en el contexto del artículo 13, apartado 4, de la Directiva 2009/28/CE y de los artículos 6 y 7 de la presente Directiva.

La presente directiva traspuesta será más exigente a la hora de determinar el alcance de un proyecto de ahorro y eficiencia energética, actualmente para los edificios nuevos se fijó en: 7o kwh/m2/año de consumo de energía primaria, en algunos países europeos se establece en 50 kwh/m2/año y lógicamente en un edificio de consumo de energía casi nulo estará por debajo de este valor.

Por último, el reciente documento de la subcomisión de la energía indica, en relación con la directiva 2010/32,  lo siguiente:

“En este sentido se propone que se acelere la transposición al ordenamiento jurídico español de la Directiva Europea de Eficiencia Energética en Edificios.”

El encontrar un nuevo equilibrio, entre las inversiones en eficiencia amparadas por los ahorros conseguidos y la utilización de fuentes renovables para la convergencia hacia un edificio de consumo de energía casi nulo, podría estar el lograr la conjunción de la nueva directiva y el plan de actuación en edificios de la administración central, por otra parte habría una fuerte incidencia en la consolidación de los sectores implicados.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada