NUEVO

jueves, 11 de noviembre de 2010

¿COMO REORDENAR EL SISTEMA ELECTRICO ESSPAÑOL?

Transcribo a continuación el escrito que me envía Andrés Celave, con relación al artículo titulado: "CINCO AUTONOMIAS Y EL GOBIERNO COMBATIRAN A LAS CINCO ELECTRICAS DE UNESA" publicado ayer. http://linkd.in/ckzwqe
Estimado Javier, muy oportuno el debate que abres en torno a la cuestión de la reordenación del sistema eléctrico español, tema que lleva en el candelero muchos meses, sino años de forma latente. Pero viendo las posiciones que tú mismo describes, donde nadie parece querer dar su brazo a torcer, ni las grandes eléctricas, ni el sector minero tradicional, ni el incipiente sector de las renovables... y donde tenemos un Gobierno o, mejor dicho, un ministro, totalmente desorientado e incapaz de generar consensos y tomar decisiones sensatas y de peso; ante este panorama ¿cómo reordenar el sistema eléctrico español? Directamente te pregunto, ¿cuáles serían para tí los pilares de un futuro modelo que todos los sectores apoyen y que beneficie a los consumidores de electricidad? Porque lo de UNESA puede ser una "deslealtad", pero está en su guión denunciar las ayudas al carbón, igual que en el guión de la minería tradicional está la defensa de su modus vivendi, igual que en el de las renovables está el rechazo a todo amago de retroactividad en el sistema de primas... ¿Qué nuevo guión es capaz de incluir todos estos guiones y a la vez ser del agrado del público?
Posted by Andrés Celave

Apreciado Andrés,
¡Caray! Permíteme la anterior expresión ante tu escrito y tu contundencia de exposición, me gustaría que mi respuesta fuera, al menos, tan clara como tus planteamientos y preguntas y que desde luego me han motivado y obligado a contestarte.
Hay un primer planteamiento que me gusta trasmitir: cuando abordamos el tema de la energía, éste es sistémico, es decir, al tratar los diferentes campos, todos están relacionados en mayor o menos grado y por tanto el mejor análisis y comprensión es cuando colocamos lo analizado en el lugar que ocupa dentro de ese sistema. Un ejemplo actual: el carbón nacional; analizado desde el sistema energético español, las soluciones adoptadas tienen un sentido, analizado desde la óptica de Greenpeace otro, sin duda muy distante. Al igual que el anterior se pueden poner muchos ejemplos: primas a las renovables, generación hidráulica, nuclear, redes inteligentes y un largo etcétera.
Mi primera reflexión es: no se puede seguir parcheando, hay que reinventar el sistema eléctrico, dentro del sistema energético nacional y según la estrategia de la UE y añado algo de mi cosecha, todo lo anterior se apoyará y convergerá con el modelo autonómico que tenemos. Y por lo tanto deberá ser bidireccional: UE-Nación-Región, en la medida que se pueda recorrer en ambos sentidos sin discontinuidad, el sistema será más sólido, equilibrado y entendible.
Si el nuevo paradigma es: la energía distribuida, el desarrollo de las energías locales, los edificios de consumo energético cero, las redes inteligentes, el consumidor/productor, el ahorro y la eficiencia energética, todos estos elementos y otros muchos del sistema tienen una fuerte componente local y por lo tanto abordarlos desde la región será mas eficaz e inteligente que desde una posición central.
Es un buen ejercicio colocarse delante de un mapa de la península ibérica, con todos los flujos de energía eléctrica entre las diferentes regiones y considerarlos, al igual que se hace en el mercado Mibel con Portugal, como importaciones y exportaciones de energía eléctrica, el análisis en esas condiciones nos llevará a planteamientos novedosos y que encierran soluciones a nuestra situación actual y se pueden encaminar hacia el nuevo paradigma energético. Véase por ejemplo, la inconsistencia de la Comunidad de Madrid con relación al resto de comunidades y las limitaciones que esa situación impone a nuestro sistema eléctrico.
El elemento que según mi opinión es más fácil de abordar y supone una ruptura y un avance hacia la estrategia de la UE se centra en cambiar la actual estructura de las redes de distribución para acelerar su conversión en redes inteligentes y para conseguirlo el liderazgo en cada región lo deberá ejercer el DSO de ese territorio, independiente de la red de distribución o no, pero con toda la autoridad sobre su región de referencia, sería el órgano encargado de conseguir el objetivo básico para el desarrollo del sistema eléctrico, tal que es la red de distribución inteligente. Y por lo tanto, las inversiones no estarían sujetas a los intereses de una u otra compañía y hasta se podría generar una competencia que optimizase los costes de implantación. Por otra parte sería el medio para conseguir el tránsito hacia el liderazgo final del consumidor/productor.
La tesis anterior se puede leer en parte en documentos del Comité de Regiones de la UE, en el caso Español habría que traducir regiones por autonomías y está muy alejado del planteamiento que hace REE, nuestro actual líder del sector eléctrico.
Creo que lo anterior sirve como enunciado de lo que me solicitabas y espero que también para reflexionar con argumentos diferentes a los que emplean esos agentes del sector que van por esos mundos denunciando a nuestra administración y que con una visión sistémica tanto sonrojo produce.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada