NUEVO

lunes, 4 de octubre de 2010

A SANCHEZ GALAN NO LE GUSTA ESPAÑA

La trayectoria de este Presidente, se la puede tildar en el mejor de los casos de “mezquina” No es habitual que un presidente reniegue empresarialmente de su país de origen y que no considere que su fortaleza reside en tener su “cuartel general” en ese país y máxime cuando se atraviesa una situación económica como la actual.
Algunas de sus declaraciones van en esta línea:

"España necesita nuevas redes, pero hay que pagarlas", advirtió. En su opinión, el déficit del Estado con las empresas de energía -la diferencia entre el precio de la energía y el precio establecido en el recibo de la luz- se ha hecho de tal dimensión que hace desaconsejable nuevas inversiones.
En España, según Sánchez Galán, "cuando se habla de infraestructuras, solo se habla del ladrillo", y el Gobierno ha perdido la oportunidad histórica de desarrollar, por falta de planificación y de recursos, proyectos como el de las redes inteligentes en el que las empresas españolas eran pioneras en el mundo. Iberdrola confía en que, a cambio, será pronto una empresa puntera en la modernización de Estados Unidos. –

El retraso en resolverse el déficit de tarifa, un necesario cambio regulatorio, las fuertes inversiones realizadas y otras consideraciones, hacen que Iberdrola no se sienta segura y esa inseguridad le hace ser hostil a la que hasta ahora ha sido su máxima valedora, la administración española. La regulación ha sido muy beneficiosa para las compañías eléctricas, recordemos los CTC y hasta el propio déficit, el uso de lo público, el pool eléctrico y un largo etcétera de puntos que hoy son denunciados por el Regulador del Sistema y que próximamente se será más crítico en la medida que se desarrolle la Regulación de la UE.

Al gobierno y al deseado pacto energético se le abre una buena oportunidad, ante la incapacidad manifestada por Iberdrola de acometer las inversiones necesarias en las infraestructuras y especialmente en la necesidad de avanzar en las redes inteligentes. posibilitando que estas inversiones puedan se asumidas a través de las Comunidades Autónomas, movilizando al sector hacia el necesario nuevo paradigma eléctrico: redes inteligentes, generación distribuida, energías renovables, empresas de servicios energéticos y sobre todo una nueva regulación que posibilite un camino razonable hacia un sector eléctrico acorde con las necesidades del país.

Todo el sector desea que Iberdrola tenga muchos éxitos en su aventura en Estados Unidos, pero también, todo el sector prioriza los éxitos en el mercado nacional, no nos podemos quedar atrás porque haya un Presidente “mezquino” que ha descubierto el “nuevo mundo” y menos por una compañía que debe su situación al desarrollo que ha tenido aquí y que sin ninguna duda tiene muchos motivos para estar agradecida al conjunto del país, independientemente que coyunturalmente su Presidente actual no tenga sintonía con un ministro

NOTA:

Mezquino: ( según la Real Academia de la Lengua Española)
2. adj. Falto de nobleza de espíritu.
4. adj. p. us. Pobre, necesitado, falto de lo necesario.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada