NUEVO

martes, 26 de octubre de 2010

¿POR QUE UN AVANCE TAN CAOTICO, COSTOSO Y DISCONTINUO EN EL SECTOR ELECTRICO?

A medida que va pasando el tiempo y se va viendo que no hay ningún tipo de resultado en todo lo concerniente a los cambios estructurales que es necesario acometer en el sector eléctrico y también, en la definición de una estrategia que nos enmarque y objetive nuestro futuro, la cuestión que hay que plantearse es ¿hasta cuando se puede seguir así?
A la cuestión planteada, se puede responder de diferentes planos y los resultados son muy diferentes, pero todo apunta a que los agentes más importantes del sector están razonablemente asentados en el entorno en el que realizan sus actividades.
Las empresas eléctricas, una vez que consigan resolver su mayor preocupación, el déficit de tarifa, están muy cómodas como están, el crecimiento lo tienen garantizado, los precios los controlan desde su posición dominante y las inversiones por supuesto también y son además fruto de sus decisiones y por lo tanto se puede seguir sin cambios importantes indefinidamente.
Las administraciones; la central, su mayor caballo de batalla lo tienen con las compañías eléctricas, con las tarifas y con no desmarcarse de las directivas de la UE, éstas le proporcionan todos los cambios legislativos necesarios y también una tranquilidad de crucero. Las autonómicas, desarrollan sus responsabilidades normativas y de control y no parece que tengan más aspiraciones y por lo tanto se puede seguir así aunque el país no se lo pueda permitir.
Las otras empresas, la gran mayoría de servicios, totalmente paralizadas y sin ninguna visibilidad para poder definir y prepararse en unos planes de negocios razonables.
Un ejemplo de estas sociedades, lo tenemos con las Empresas de Servicios Energéticos, llevamos más de año y medio, en la rampa de salida, creando expectativas a un potencial de empresa locales de ingeniería e instaladoras que se crearon con el repunte de las renovables, también un importante número de profesionales, así como muchas empresas asentadas en el sector y con posibilidades de desarrollarse en este campo que están viendo frutadas sus expectativas y lo que es aún más decepcionante, para el conjunto del país, eran la gran esperanza para que actuaran como tractoras en la creación de empleo con alto valor añadido, pueden seguir así pero muchas de estas empresas y profesionales no estarán.
El regulador, no tiene ninguna necesidad de plantearse nada, seguirá regulando aunque no exista sector, se le ha abierto una posible dificultad en su cómoda vida, pertenece al club de reguladores de Europa y ahí se juega en otra liga.
Por último los consumidores, han encontrado un gran aliado, Europa, el anexo I de la directiva 72/2009 lo dedica a la defensa del mismo.http://eur-lex.europa.eu/LexUriServ/LexUriServ.do?uri=OJ:L:2009:030:0001:0015:ES:PDF, aspiran a normalizar su situación y pasar a ser clienes de los servicios que se le prestan.
A pesar de todo lo anterior, mi convencimiento es de que se va a encontrar el camino y la lógica se impondrá, para ello solo necesitamos encontrar quien lidere el cambio en este difícil entorno en el que nos movemos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario