NUEVO

jueves, 14 de octubre de 2010

LAS TARIFAS DE ACCESO NO DEBERÍAN SER UNIFORMES EN TODO EL TERRITORIO NACIONAL

La actual LSE 54/97 y su posterior modificación de fecha 4 de julio de 2007 mediante la ley 17/2007, establece para la tarifa de acceso lo siguiente:

Peajes de acceso a las redes.
1. El Ministro de Industria, Turismo y Comercio, previo Acuerdo de la Comisión Delegada del Gobierno para Asuntos Económicos, dictará las disposiciones necesarias para el establecimiento de los peajes de acceso a las redes, que se establecerán en base a los costes de las actividades reguladas del sistema que correspondan, incluyendo entre ellos los costes permanentes y los costes de diversificación y seguridad de abastecimiento.
Los peajes así calculados serán únicos en todo el territorio nacional y no incluirán ningún tipo de impuestos.
2. Los peajes tendrán en cuenta las especialidades por niveles de tensión y las características de los consumos por horario y potencia.
3. El Gobierno establecerá la metodología de cálculo de los peajes.
4. En caso de que las actividades eléctricas fueran gravadas con tributos de carácter autonómico o local, cuya cuota se obtuviera mediante reglas no uniformes para el conjunto del territorio nacional, al peaje de acceso se le podrá incluir un suplemento territorial, que podrá ser diferente en cada Comunidad Autónoma o entidad local.

Pero por otra parte la citada ley también establece el principio de aditividad tarifaria, lo que permite analizar individualmente cada uno de los conceptos de coste y es consecuente con los principios de suficiencia y de eficiencia económica y así permite que el consumidor este informado.
En las tarifas de acceso están incluidos los coste de diversificación, primas a las energías renovables, y los costes de la red de distribución, ambos conceptos ligados a una responsabilidad regional, en nuestro caso de la Comunidad Autónoma y que su homogenización por ley no es consecuente con una asignación de costes real y hace que se cuestione un desarrollo acorde con los intereses regionales y en la encrucijada económica actual, imposibilitará que este sector se convierta en tractor de la economía en determinadas zonas y, por último, este cambio regulatorio abriría toda una serie de acciones de importante entidad estructural y estaría en consonancia con las recomendaciones que ha hecho el Comité de Regiones de la Unión Europea.

No hay comentarios:

Publicar un comentario