NUEVO

miércoles, 6 de octubre de 2010

EDIFICIO DE ENERGIA CERO (EEC) Y LAS ESE(S)

La directiva 2010/31/UE relativa a la eficiencia energética de los edificios es una refundición a la directiva 2002/91/CE sobre el mismo tema, en esta nueva directiva se contempla la legislación sobre el denominado Edificio de Energía Cero, la directiva lo define como:

Edificio con un nivel de eficiencia energética muy alto, que se determinará de conformidad con el anexo I. La cantidad casi nula o muy baja de energía requerida debería estar cubierta, en muy amplia medida, por energía procedente de fuentes renovables, incluida energía procedente de fuentes renovables producida in situ o en el entorno.

En el artículo 9, Edificios de consumo de energía casi nulos, establece una serie de disposiciones, entre las que se encuentra la de la fecha del 31/12/2020 en la que a más tardar todos los edificios nuevos serán de energía casi nulos, y de que para los edificios nuevos ocupados por las administraciones públicas sea a partir del 31/12/2008.

Céntranos en las repercusiones que este punto en concreto tendrá en el sistema energético y aunque su implantación se produzca a medio plazo, no hay ninguna duda que la apuesta estratégica de la UE es la de impulsar un nuevo paradigma energético, acorde con la eficiencia energética y la sostenibilidad medio ambiental, dado que el EEC, equivale a casi cero emisiones de CO2 y el predominio de la energía distribuida mediante fuentes renovables.

Los procesos actuales de demanda y de gestión de energía en los nuevos edificios tendrán que ser modificados, lo que propiciará una redefinición de los diseños arquitectónicos con un impacto en las instalaciones técnicas de los mismos.

Los edificios existentes se verán así mismo afectados en tanto en cuanto sufran reformas de una cierta entidad.

Aunque la directiva nada dice, según mi criterio, se relanza la necesidad de contar con la figura del gestor energético, cualquier tipo de edificación debería poner los medios para implantar una gestión energética, aunque esta fuera en una primera instancia tan simple como la de una toma de datos.

Edificios residenciales o terciarios con una demanda de energía de cualquier tipo que estuviera en un percentil superior al 75%, serían unos buenos candidatos para iniciar una puesta en escena.

El impacto que tendrá esta directiva en las estimaciones de los tipos de demanda de energía debería ser cuantificado y dados a conocer, ya que proporcionan datos necesarios para las empresas de servicios energéticos que pueden ver alterados positivamente sus planes de negocios.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada