NUEVO

jueves, 8 de julio de 2010

ACERCA DEL FALSO DEBATE DEL SR RIVERO, PRESIDENTE DE UNESA

Es un interesante ejercicio el poder analizar el escrito, del Presidente de UNESA y contrastarlo con la situación que atravesamos que la podríamos calificas como de cuarentena en el sector, después del colapso sufrido por la imposibilidad de dar cumplimiento a la revisión de las tarifas de julio y que ha motivado la posible consecución de un pacto político, de alcance desconocido, pero con visos de alterar el estatus actual o por lo menos como un intento para conseguirlo y en ese contexto UNESA, a través de su Presidente, se posiciona con el presente escrito.


La actual regulación del sector eléctrico tenía como objetivo principal el conseguir un mercado liberalizado, para lo cual reestructuraba las funciones de la cadena de valor y ponía los medios para dar la posibilidad de entrada de nuevos agentes, en ese cambio de modelo, el resultado, al día de hoy, ha sido la inexistencia de ese mercado real y por lo tanto una desconfianza total en los precios del mismo, que nos ha conducido a la última subasta CESUR, provocadora en parte del estallido actual.


Anteriormente ya se dio la voz de alarma con la publicación del libro blanco de la generación eléctrica y mas recientemente la CNE, el regulador, bien institucionalmente, bien a través de alguno de sus consejeros, en los votos particulares, habían manifestado las debilidades del sistema y sus carencias que ponían en cuestión la consecución de un mercado ciertamente liberalizado, las tensiones provocadas en las negociaciones de las nuevas primas, provocaron denuncias sobre situaciones anómalas en el sistema.


Defender el MIX de generación como la gran fortaleza que ha tenido el sistema eléctrico y como uno de los grandes valores a conservar, es tanto como pretender obviar el problema que no es otro que la regulación existente, no ha conseguido su objetivo y por otra parte la realidad actual y las estrategias UE 20/20/20 no fueron contempladas en esa ley.


No es aconsejable ni posible proceder de manera análoga a como se hizo en el 2005, aparcar las propuestas del libro blanco y pasar a una fase de OPA(s) entre empresas, que entre otras cosas imposibilitó hacer las reformas propuestas. La transición al nuevo modelo ha empezado con el pacto y durará más o menos tiempo pero finalmente será una realidad.


No existe una confrontación de tecnologías, como se pretende hacernos ver, esa situación esta muy lejos de la realidad, es otra la situación del sistema y es que por primera vez la potencia instalada, tiene un índice de cobertura cercano al 1,4 y una tecnología del régimen ordinario, los Ciclos Combinados, tiene rentabilidades diferente a la esperada y además nos encontramos en un escenario con una demanda incierta y con nuevas tecnologías para su mejor gestión.


Hay que tener en cuenta que la generación eólica, prácticamente consolidada, esta siendo gestionada, en gran parte, por las empresas eléctricas tradicionales y es en la actualidad una de sus bazas mas firmes y por lo tanto, por ahí, tampoco hay confrontación.


En la intervención del Sr. Villaseca, consejero de Gas Natural Fenosa, en el Foro Nueva Energías, hace referencia a la ligazón entre primas y I+D+I, cuestionando que esa realidad sea las que ha impulsado algunas tecnologías en nuestro sector, indicando que el monto anual de las primas esta en línea con lo invertido en nuestro primera institución investigadora, la realidad, como bien es conocido, es que en muchos casos estamos ante situaciones puramente financieras.


Nuestra realidad nos va a obligar a replantearnos el sector eléctrico con una convergencia de nuevos agentes y de cambios estructurales. Entre los primeros se encuentran las Autonomías, deberían apoyar y en parte dar respuesta al reto de la generación distribuida y nuevas redes inteligentes, micro-redes, y como consecuencia de ello, los cambios estructurales tienen que realizarse en el trasporte, la distribución y en la generación. La ubicación de la generación debería de dejar de ser neutra en el sistema y favorecer a las Autonomías donde se ubican y máxime algunas tecnologías al ser recursos propios.



Con la puesta en marcha de esas nuevas estructuras y concepciones se permitirá el desarrollo de nuevos servicios energéticos. Para ello es necesario ese gran pacto que permita una transición ordenada del actual sistema eléctrico hacia un nuevo paradigma que como bien saben en UNESA es algo más que el MIX de generación y las primas y en el que ya no es valido la estrategia del déficit tarifario, a la que nos han llevado unos y otros y que nos obliga, a toda la sociedad, a que en nuestra necesaria mejora de productividad nos encontremos con este lastre, lo que hace necesario urgentemente esas nuevas estructuras en el sector eléctrico.

No hay comentarios:

Publicar un comentario