NUEVO

lunes, 14 de junio de 2010

EL PAPEL DEL SECTOR ELECTRICO EN LA SITUACION ACTUAL. ¿CAMBIO O CONTINUIDAD?

La situación general es de tal intensidad de gravedad que hace que todos los desequilibrios existentes tienden a salir a la superficie, unas veces por la falta de recorrido de ciertas estructuras, como es en el caso del mercado laboral, y otras por la necesidad de utilizar nuevos potenciales, como son la nuevas tecnologías energéticas unido a la defensa medioambiental como es en el caso del sector energético.
Motivado por la posible reforma del régimen de primas en las energías renovables o el régimen especial, se hicieron públicas recientemente, algunos de los desequilibrios importantes existentes en el sector eléctrico. Sector que ha culminado su adaptación a un régimen de mercado, al menos desde un punto de vista teórico que no desde una situación real, pues bien, se han denunciado desequilibrios del siguiente alcance: formación de precios, liquidaciones pendientes, prórroga de concesiones hidroeléctricas, costes reales del sistema y algunos más que ya se expusieron en el Libro Blanco de la Generación Eléctrica.
La situación expuesta, en el contexto actual de profunda crisis, plantea la siguiente cuestión: debe ser abordable una nueva regulación que posibilita una adaptación a la nueva realidad y futuro o por el contrario no puede ser abordado dada la existencia de otras prioridades o a la falta de potencial político/económico para plantearse y consensuarse.
Si la marca España en el ámbito de las energías renovables es un referente a nivel mundial y éstas energías convergen con el sistema eléctrico, se puede pensar en la necesidad de que la regulación de ambas realidades se haga conjuntamente, por una parte y por otra que el capital humano y empresarial utilizado para implantar estas nuevas tecnologías, podría encontrar una vía de desarrollo que tendría las características de alta productividad y valor añadido en línea con las necesidades indicadas para remontar la actual crisis.
Desde mi ventana particular, veo la situación expuesta como de una gran oportunidad para este país. Abordable desde el plano descentralizado de nuestro territorio y por lo tanto, apostando por una posición dominante de los operadores del sistema de distribución, DSO, que se apoyarían en la estructura territorial en una primera fase, para posteriormente ceder ese liderazgo al consumidor/productor y todo ello con un amplio desarrollo de las empresas de servicios energéticos que servirían de comodín perfecto tanto para dar soporte a la nueva estructura como de dar soporte a los consumidores en sus nuevas necesidades de productor como de consumidor eficiente.
Termino con una frase copiada de un artículo de Miguel de la Dehesa del pasado domingo en el suplemento Negocios del diario el País, con relación a la reforma laboral.

Es esta una ocasión única para que el Ejecutivo lleve a cabo un cambio en profundidad de esta situación arrastrada desde hace décadas, esto le permitirá pasar a la historia por haber hecho lo que tenía que hacer, aunque pudiera tener un elevado coste político

No hay comentarios:

Publicar un comentario