NUEVO

lunes, 10 de mayo de 2010

CUOTAS DE LAS ENERGIAS RENOVABLES

En el Mensaje del CME (Consejo Mundial de la Energía) para 2.003, titulado “Cuotas de la Energía Renovables” aparecen unas recomendaciones que son útiles recordar en estos momentos en los que se han alcanzado unos desarrollos mayores de los previstos en estas tecnologías en aquellas fechas y se sigue en la misma tendencia de crecimiento según los objetivos marcados para el año 2.020. Por otra parte nos encontramos ante retos a solucionar como son: la sostenibilidad económica, el sobre dimensionamiento del sistema eléctrico, la inviabilidad de la regulación actual de oferta y demanda y un nuevo marco regulatorio para el periodo 2010-2020, entre otros puntos.
El CME HACIA LA SIGUIENTE PROMONICIÓN : En los países industrializados, las energías renovables, serán un componente poco significativo del suministro energético. Serán más un complemento que una alternativa de los combustibles fósiles y de la energía nuclear, premonición cuestionada, al menos en España dónde está previsto que la producción de energía eléctrica supere el 40% con fuentes renovables para el año 2.020, habiéndose superado en el año pasado la cifra del 20%
El CME no es partidario de fijar cuotas de participación obligatorias para ninguna fuente de energía, ya que conducen, inevitablemente, a distorsiones del mercado.
Para la fijación de estas cuotas es de primordial importancia el de tener una visión clara del objetivo que se pretende:

• Reducción de emisiones

• Acceso a la Energía y de la seguridad

• Diversificación del aprovisionamiento energético

Para poder hacer una evaluación correcta de los fundamentos económicos y técnicos de las varias alternativas posibles

Es necesario estudiar a la vez un sistema de fijación de precios enteramente trasparente y tener en cuenta el papel de las subvenciones objetivas, previstas con condiciones de revisión.
Para asegurar el éxito de las cuotas indicativas de las energías renovables a escala nacional o regional, se requiere un dominio de intervención definido, en términos de subvenciones y precios, asociado a una estrategia energética trasparente a largo plazo.
El objetivo número uno de la reforma del mercado energético, ha sido el de fomentar la competencia y la elección por parte del consumidor. Si el precio pagado por el consumidor final no refleja los costes totales de la energía, se corre el riego de comprometer los objetivos de la reforma del mercado.
Las decisiones politicas para introducir cuotas de energía renovable, con el fin de abandonar gradualmente la energía nuclear o dar prioridad al gas natural, han llevado a algunos países a una situación en que las regulaciones gubernamentales cubren más del 50% de los “llamados” mercados competitivos, socavando así los principios más básicos del mercado.
Proteger las fuentes renovables de la competencia, puede también, en algunos casos, producir el efecto contrario al buscado que es el de acelerar su desarrollo. Eliminar la presión de la competencia puede ralentizar el posterior desarrollo de las tecnologías de energías renovables. Existe también el peligro de que las decisiones arbitrarias de los gobiernos, para apoyar algunas tecnologías especificasa de renovables, puedan impedir el desarrollo posterior de otras tecnologías que podrían ser mas sostenibles a largo plazo.
La relevancia y utilidad de las cuotas de energías renovables pueden variar significativamente de unos países a otros y en diferentes escenarios. Las cuotas pueden funcionar de una manera efectiva en ciertos casos claramentre definidos dónde es fácil controlar su implantación. Sin embargo, el proceso puede rápidamente devenir complicado, costoso y finalmente inviable cuando se amplía la naturaleza y cobertura de las cuotas. Las cuotas obligatorias tienden a perturbar los mercados e incrementar los costes y la burocracia

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada