NUEVO

lunes, 17 de abril de 2017

Sector Energético: Via Editorial y Carta Abierta


Trascribo a continuación el editorial del diario El País del domingo 9.04.2017 titulado:Riesgo Limitado, dada su importancia merece tenerlo archivado para su utilización.
"Los mercados energéticos (gas y carburantes, electricidad) en España operan en un régimen de oligopolio intensivo e indisimulado. Son muy pocas las empresas que controlan todas las fases del negocio, desde la producción hasta la distribución. Esta estructura del mercado no se ha puesto significativamente en cuestión desde 1982; a lo sumo, a mediados de los 90 se tomó la decisión de liberalizar los precios de los carburantes y la administración Aznar adoptó una decisión regresiva en lo que respecta a la electricidad cuando la ley de 1998 situó la electricidad como un bien de carácter esencial, en lugar de considerarla como un servicio público. En resumen, carburantes y electricidad son mercados rígidamente controlados por un conjunto de macroempresas con diversos grado de eficiencia que, en la práctica, prestan escasa atención a los consumidores, relegados además por el Gobierno a la categoría de fondo sin relieve cuya única función es soportar la carga de una tarifa eléctrica regulada y de variaciones de precios de los combustibles que no acaban de comprender. Mucha atención a la salud de las corporaciones, nulo interés por los clientes.
Desde 1996 los responsables de energía de los gobiernos se han comportado como si su objetivo principal fuese el de garantizar que las empresas energéticas se mantengan en perfectas condiciones para que ninguna variación regulatoria afecte a su cotización. Incluso las torpes disposiciones fiscales del ministro Soria, esparciendo minitributos por toda la actividad eléctrica para cauterizar de mala manera el déficit de tarifa, carecieron de efecto en los mercados, porque los inversores bien sabían que una gran parte de esos impuestos acabarían pagándolos los consumidores. Sí, no hay duda de que los mercados energéticos están acorazados por una regulación bien entrenada y dirigida. Hay que garantizar el suministro energético y las empresas existentes tienen que constituirse en garantía (barrera a empresas extranjeras) de que la energía española responde a intereses autónomos. Los consumidores están a la intemperie y no se advierte el modo de que dejen de estarlo algún día.

Pero si la regulación está al servicio de una idea energética (campeones nacionales, evitar el daño a la cotización), el negocio energético se ha visto afectado por la aparición de nuevos jugadores y algún signo de fatiga empresarial. Al pie de las grandes bulle un revuelo de compañías, de tamaño relativo medio o pequeño, que buscan un lugar al sol en la trama energética con avidez por la inversión en renovables. Así se organizó una burbuja inversora (con la complicidad de la Administración, entonces de Zapatero, incapaz de comprender que quien paga las subvenciones públicas tiene que ser el mismo que decide cuantas y a quien se conceden). Por otra parte, la configuración accionarial de las grandes energéticas españolas se cosió en momentos de crisis con incorporaciones incentivadas. De ahí que el grado de compromiso industrial de algunos accionistas sea perfectamente descriptible.
Las oportunidades de rentabilidad son evidentes. Los fondos de inversión entienden que, tanto en lo que se refiere a inversiones medias en empresas de renovables como las participaciones significativas, pero no mayoritarias, en las grandes (en Gas Natural, por ejemplo) la ganancia es de las más seguras que pueden encontrarse hoy. Por dos razones básicas, conocidas ya desde que Zapatero vendió la ilusión de progreso tecnológico en España a través de la energía. La primera es que la energía es un mercado regulado; su riesgo es limitado y su rentabilidad está prácticamente tasada. La segunda es que el progreso de los mercados energéticos se orienta hacia la utilización intensiva de la tecnología (eólica, termosolar), una senda que sugiere rentabilidades elevadas en el futuro. Habrá más operaciones de renovables en el futuro; no es una veta agotada."
Los subrayados son míos.
Se hace oportuno tener, también, en cuenta la carta abierta que 24 personas conocidas del sector energético remiten al actual Presidente de Gobierno en relación de una futura ley de: Cambio Climático y Transición Energética:
«Creemos que el proceso de elaboración de la futura Ley de Cambio Climático y de Transición Energética es una oportunidad económica, social y medioambiental para España. Es un momento de retomar la iniciativa y liderazgo para España y las empresas españolas en sectores de crecimiento y empleo como las energías y tecnologías limpias y la eficiencia energética, y para proteger y poner en valor los activos medioambientales de nuestro país que todos nuestros ciudadanos disfrutan y comparten.
España se enfrenta a grandes retos en materia energética: la descarbonización de la economía, la reducción de contaminantes atmosféricos convencionales, la creación de señales adecuadas de precios, la cultura de ahorro y eficiencia que facilita la asequibilidad del gasto energético por las familias o la competitividad de la industria, y la mejora en la seguridad energética.
En este momento conviene recordar un verso de los Proverbios: “El que no tiene visión, perece”. Es imprescindible que en un momento de grandes cambios e incertidumbres en el sector energético utilicemos la oportunidad de una transición energética, en el contexto de una ley de cambio climático, para crear una visión a largo plazo, que ayude a evolucionar en la dirección adecuada a nuestro sistema energético, sin abandonarlo a la coyuntura política o a las señales de mercado de corto plazo. Este ejercicio debe ser compartido y participado por todos los agentes sociales, y dirigido por el Gobierno, en busca del consenso más amplio posible, de forma que ofrezca estabilidad a los inversores, tranquilidad a los consumidores, y oportunidades a las generaciones futuras.
No estamos solos. No tenemos que reinventar todos los componentes de nuestra transición energética. Podemos seleccionar e utilizar los mejores ejemplos de países de nuestro entorno, adecuándolos para nuestro país con el apoyo de un pacto político favorable, y trabajando sobre la propuesta europea de facilitar “Energía limpia para todos los europeos”.
Por todo ello, consideramos que es el momento de poner en marcha una transición energética justa, que beneficie a todos, basada en sólidos principios técnicos, económicos y regulatorios. No debemos retrasar más el momento de acordar entre todos qué visión tenemos para nuestro futuro energético y, a partir de ahí, qué modelo tecnológico y regulatorio necesitamos para llevarla a cabo.
Creemos que una transición energética justa y sólida para todos los españoles debe incluir el plantearnos, y responder a las siguientes cuestiones
1. ¿Cuál debe ser el papel de la demanda? 
Aunque la planificación energética típicamente se ha ocupado de la oferta, es fundamental incorporar a la demanda y el rol del consumidor, y las posibilidades de ahorro y gestión que una transición energética puede ofrecerle. En particular:
• ¿Cómo descarbonizamos la movilidad de personas y mercancías, y nuestros edificios antes de 2050?
• ¿Cómo incentivamos el ahorro de energía en el transporte y en los edificios?
• ¿Cómo construimos edificios con un consumo energético neto casi nulo?
• ¿Cómo reducir las emisiones en la industria, a la vez que preservamos su competitividad?

2. ¿Cómo descarbonizamos la generación de energía?
• ¿Cómo promoveremos la utilización de energías sin emisiones de carbono?
• ¿Cómo aprovechar la descarbonización para mejorar la calidad del aire en nuestras ciudades?
• ¿Cómo gestionamos el abandono del carbón?
• ¿Cómo gestionamos el papel del gas, y en particular sus infraestructuras, en esta transición?
• ¿Qué sistema de mercado eléctrico es compatible con un parque de generación con alta penetración de energías variables?
• ¿Debemos extender la vida útil de las nucleares?
• ¿Cómo gestionar el impacto a los sectores y consumidores más afectados?

3. ¿Cómo creamos un marco regulatorio y fiscal que nivele el terreno de juego en el sector energético y en la economía y permita que las distintas tecnologías de oferta y demanda se desarrollen según su mérito?
4. ¿Qué papel debe jugar España en la innovación energética global?
5. ¿Cómo erradicamos la pobreza energética?
6. ¿Cómo debe contribuir España al acceso universal a la energía?
7. ¿Cómo reformar la fiscalidad para colaborar en los fines citados?
8. ¿Cómo facilitar la financiación de la transición energética?
Creemos que el Gobierno debe liderar ya un proceso participativo, informado técnicamente y contrastado con las opiniones de la sociedad, que genere respuestas a estas preguntas, y los costes y beneficios tanto económicos como medioambientales y sociales que cada una implica».
Firmado por
Luis Atienza, Juan Luis López Cardenete, Carmen Becerril, Vicente López Ibor, Antonio Carbajal, Mariano Marzo, Alberto Carbajo, Ignacio Pérez Arriaga,
Jordi Dolader, Isabel Reija, Nemesio Fernández Cuesta, Teresa Ribera, José Luis García Ortega, David Robinson, Tomás Gómez San Román, Cote Romero,
Enrique González, Peter Sweatman, Joaquín González-Blas, Federico Vallés, Javier González Juliá, Víctor Viñuales, Pedro Linares, Heikki Willstedt

jueves, 9 de marzo de 2017

Una Estrategia de Clima y Energía para los Ciudadanos


Hoy, 09/03/2017, se publica en la Tribuna del diario El País, un artículo bajo el título: Una estrategia de energía y clima, escrito por Luis Atienza, ex presidente de REE. 

El artículo tiene un resumen con el siguiente texto:

No basta con que el Gobierno presente un proyecto de ley de cambio climático y transición energética; hay que actuar sobre el urbanismo, invertir en renovables y desarrollar redes de interconexión, para favorecer la competitividad y el empleo

A pesar de la experiencia del articulista, no aborda dos aspectos de mucha actualidad y ambos relacionados con su anterior responsabilidad en REE, uno es, la posición de la UE en relación con REE, acciones de oro, y, el otro, es la denuncia hecha en sede parlamentaria por la diputada Sra. Rodríguez del Grupo Ciudadanos en relación a los beneficios que viene obteniendo REE, aspectos imprescindibles de abordar en una próxima reforma eléctrica.

Cabe preguntarse, lícitamente, debido a su trayectoria, si el Sr. Atienza está alineado con el denominado oligopolio, o bien, por las razones que sean, defiende en su “tribuna” del diario El País, otra posición y, por lo tanto, contraria al mantenimiento del oligopolio, cuestión clave a la hora de fijar los objetivos de una nueva reforma del sistema eléctrico. Recordemos que durante su presidencia en REE se produzco la venta de Endesa a Enel y, así mismo, se elaboró el "libro blanco" sobre la Generación Eléctrica dirigido por el profesor Arriaga de tan nulo resultado practico.

Quizás, pueda resumirse el escrito en la petición que se sugiere en el mismo:

Una Comisión Nacional de Energía y Clima, impulsada por el Gobierno al máximo nivel, para asegurar el impulso político y la coordinación de las diferentes áreas competenciales, en la que participen otras administraciones y expertos independientes, podría encargarse de elaborar una propuesta de Estrategia de Energía y Clima a 2050, coherente con los objetivos del Acuerdo de París contra el cambio climático, y un Plan de Energía y Clima a 2030 acorde con nuestros compromisos en el marco de la UE.

En relación con lo anterior, cabe recordar la existencia de una Subcomisión en el Congreso de los Diputados que elaboró el documento siguiente:

INFORME DE LA SUBCOMISIÓN DE ANÁLISIS DE LA ESTRATEGIA ENERGÉTICA ESPAÑOLAPARA LOS PRÓXIMOS 25 AÑOS y que al día de hoy no ha tenido ningún resultado al no gozar del necesario consenso.

Quizás pueda verse complementado el alineamiento del expresidente de REE en el último párrafo de su escrito:

Para un país como el nuestro, pobre en recursos fósiles, con abundante recurso renovable y apreciable capacidad tecnológica en este campo, el consenso sobre una transición energética ordenada y ambiciosa constituye una gran oportunidad de crecimiento, empleo y calidad de vida.


Para conseguir lo anterior es necesario el encuentro de un equilibrio entre los diferentes agentes y tal como nos indica Europa, en el que prevalezcan los intereses de los consumidores y, mejor, que prevalezcan los interese de los ciudadanos.

lunes, 27 de febrero de 2017

El mercado mayorista eléctrico en el mes de enero 2017


Parece una obligación repasar los datos del sistema eléctrico durante el pasado mes de enero y compararlo con los datos de enero 2016, y el motivo, como es bien sabido, no es otro que un incremento de los precios en el mercado diario que han sido espectaculares. Lo más práctico, ante la situación dada, es analizar los resultados mensuales que son como consecuencia de los procedimientos existentes y de su aplicación correcta. Los resultados mensuales los podemos concretar en: la energía demandada, el coste mensual total y el  mix mensual, siendo esas variables comparables con el mismo mes del año anterior como mejor referencia.

Las fuentes utilizadas han sido los dos boletines mensuales correspondientes a: REE y OMIE, Boletín Mensual enero2017 y Evolución del mercado de energía eléctrica. Enero, respectivamente.

Durante el mes de enero se ha producido un incremento muy significativo de los precios de la energía eléctrica en el mercado diario que han sido justificados a nivel político por las siguientes causas: disminución de la generación por fuentes hidráulica y eólica; saldo positivo de las exportaciones a Francia; volatilidad mercado del gas; incremento de la demanda.

Con los datos que figuran en los boletines mencionados podemos cuantificar las causas anteriores y cuantificar, también, el impacto en los ingresos mensuales del mercado al precio final.

Utilizando los datos del mismo mes del año anterior y comparándolos con el mes de enero 2017, poseeremos una mejor visión para el análisis.


El gráfico anterior, resume cual fue el desarrollo del mercado diario en enero 2017 que supuso un incremento de nada menos que del 95,7% con respecto al mismo mes de 2016.

En el gráfico siguiente, se puede observar la evolución diaria del precio del mercado diario, precio máximo, mínimo y la media diaria.


En los dos cuadros siguientes, podemos ver el desglose de los precios finales correspondientes a enero 2016/2017






















El precio final, demanda nacional, fue de 47,59 €/MWh en enero 2016 y de: 81,69 €/MWh en 2017, con un reparto desigual del peso de cada una de los componentes del precio final.
Las causas que justifican tales incrementos deberían ser el mix de generación y la cantidad demandada, ambos datos se pueden ver en los siguientes cuadros.

ENERO 2016

ENERO 2017
En cuanto al mix de generación, se observa en su comparación con el mismo mes del año anterior, un descenso en hidráulica y eólica de 10 puntos y un incremento de 15 puntos en carbón.

Por lo tanto, los precios en el mercado diario, los precios finales, el mix de generación y la demanda han proporcionado los siguientes ingresos:

Enero 2016 (BOLETIN OMIE)






Enero 2017 (BOLETIN OMIE)







Recogiendo el dato del volumen económico que nos proporcionan los boletines de OMIE del mes de enero 2017 y 2016 que son: 1880 M€ y 1017 M€ respectivamente, es decir:  863 M€. de diferencia entre ambos meses.

Resumiendo: la aplicación de los procedimientos actualmente existentes en el sistema eléctrico ha ocasionado una diferencia de ingresos de: 863 M€ (85%) entre los meses de enero de los años 2016/2017, motivado por un incremento de la demanda de: 1.688 GWh (7%) y un mix energético que se caracteriza  por un incremento de la generación térmica (carbón y ciclos combinados) de: 3.838 GWh (21%) enero 2017/2016 y una disminución de las importaciones de: 827 GWh (45%) en enero 2017

Como es obvio, se hace necesario una profunda revisión de los procedimientos actuales y no de su aplicación para que se produzcan unos resultados que puedan ser asumibles por los agentes demandantes de energía eléctrica.



jueves, 9 de febrero de 2017

GAROÑA, SU FUTURO DENTRO DEL PACTO DE LA ENERGIA


Las lagunas existentes en el sector energético son más transparentes a la hora de tomar decisiones que afectan al sistema, más que al hecho concreto sobre el que se decide. Esto se está haciendo muy evidente en el caso de la central nuclear de Garoña que lleva en el limbo de la decisión de su continuidad desde el año 2011, año en el que se cumplía 40 años de funcionamiento, que fueron los años para los que se diseñó la citada central.

Cualquier decisión que se tome al margen de la necesaria estrategia energética será parcial y sujeta, como ya es costumbre, a revisión, dado la falta de consenso y de un pacto político de referencia.

Dada la situación en la cúpula política del CSN, Consejo de Seguridad Nuclear, dada la situación de un posible pacto político energético, dada la situación ideologizada de la tecnología nuclear y dado, también, la posición adoptada por Nuclenor, empresa propiedad de las dos principales empresas del actual oligopolio eléctrico, cualquier decisión debería aplazarse hasta que el Pacto se alcanzara, cualquier decisión unilateral, en este caso, debería tener un respuesta muy contundente dado lo que se encuentra en juego.

El CSN aprobó, el 8/02/2017, la reapertura de la central de Santa María de Garoña hasta alcanzar los 60 años de vida útil (2031) bajo el cumplimiento de 10 condiciones.

Posiblemente, una decisión sin un consenso imposibilitaría el Pacto sobre la Energía que es la posición totalmente mayoritaria y, además, pactada como condición política para mantener la actual legislatura.

La situación ha llegado a tal punto que hace imposible seguir transitando por la ruta trazada, en efecto, una decisión política unilateral o consensuada de continuidad no tendría consecuencias reales, ya que, estaría condicionada por la decisión última del propietario de la Central de Garoña que podría declinar su apertura por cuestiones de rentabilidad.

En este punto, conviene recordar uno de los hechos más ilegales que han acontecido en el sistema eléctrico: el cierre unilateral y sin autorización para el desenganche del sistema eléctrico de la Central de Garoña, ocurrido en diciembre del 2012 y que fue objeto de una multa, por parte de la CNMC, de 18 M€ y de una sentencia de una dureza extrema que no tuvo consecuencias penales, a pesar de las calificaciones hacia los propietarios de la central muy graves por la  ilegalidad que supuso su parada por decisión unilateral de Nuclenor.

Paradójicamente, aquellos que tomaron aquella decisión, se les pondría en la posición de poder tomar la decisión contraria a la que ilegalmente tomaron y sobre la base de sus intereses, no debería permitirse esta “hoja de ruta” aunque fuera únicamente por defensa del interés general y, por lo tanto, defensa de los valores que emanan de nuestra constitución.

Como lo anterior se desvía de la lógica, nos debemos encontrar ante una situación más compleja y no transparente a la opinión pública y que ha sido, en parte, apuntada por algún medio, como que se quiera dar una definición global a la energía nuclear, sobre la base, de lo que acontezca con la central de Garoña, es decir, pactar el devenir del resto de centrales existentes en nuestro país.

Lo anterior es muy plausible, dada la posición que mantienen las propietarias: “las inversiones necesarias no hacen rentable la apertura incluso que el alargamiento a 60 años de la visa útil de la central.

Por lo tanto, quizás, no estaríamos hablando de la central de Garoña sino de pactar para el conjunto de las centrales nucleares existentes un alargamiento de su vida útil hasta los 60 años.

Así como, Garoña tiene un impacto económico reducido no es el caso de toda la energía eléctrica nuclear que se genera anualmente, sin Garoña, en el año 2016 supuso 55.546 GWh, que representa el 22% del total generado y que a un precio medio anual de 40€/MWh supondría un volumen económico de: 2.200 M€ y, posiblemente, los beneficios antes de impuestos, caídos del cielo, podría estar en el entorno de, al menos, 1.200 M€., para tener una referencia aproximada de lo que está en juego, simplemente multipliquemos las cantidades anteriores por 20 años, de eso estamos hablando.




lunes, 30 de enero de 2017

Los dogmas del Ministro de Energía

El jueves 26/01/2017, asistimos a la segunda comparecencia en el Congreso del Ministro de Energía en quince días, esta vez motivada por los precios máximos alcanzados en el mercado spot eléctrico, ambos debates han mostrado algunos aspectos relevantes de sus intenciones políticas y ha puesto de manifiesto, algo bastante sorprendente, la no presencia de diputados de legislaturas anteriores, con lo cual podría interpretarse como una ruptura, o no, con las etapas anteriores dada la falta de continuidad de las personas.

Nos encontramos con un ministro de energía que se conoce muy profundamente la realidad del sistema eléctrico, al revés de lo que pasó en la legislatura anterior con su antecesor, cuestión a resaltar. Manifiesta, por otra parte, que su posición difiere del resto de los partidos políticos y, sin duda, es defensor de las políticas europeas en el campo energético, aunque matiza singularidades: falta de interconexiones, costes extras en el sistema: amortización del déficit y primas de las energías renovables.
La última reunión llevaba como título de la convocatoria el siguiente:
  1. A petición propia, del Ministro de Energía, Turismo y Agenda Digital para explicar el comportamiento de los precios en los mercados de la energía.
  2. Del Ministro de Energía, Turismo y Agenda Digital para informar sobre el desmesurado incremento de los precios de la energía en los últimos ocho meses y de las políticas que piensa adoptar el Gobierno para reducir las tarifas eléctricas de familias y PYMES.

Los argumentos del ministro para justificar la situación alcanzada no defirieron de los enunciados en los días previos: exportación a Francia, falta de recursos: eólica e hidráulica, precio del gas natural, pero, sin embargo, si realizó un análisis más profundo basado en:

Punta de tarifa en el mercado spot
  • Episodios de Punta de tarifa en el mercado spot, tecnologías rígidas y tecnologías flexibles hueco térmico

Evolución de los precios de la energía a nivel internacional
  • Incremento del doble del precio del petróleo a partir del mes de noviembre
  • Gas natural, se triplica el precio
  • Incremento del doble del precio del carbón

Características del mercado europeo
  • Mercado Francés en relación con la energía nuclear
  • Ola de frío muy importante y consiguiente aumento del consumo
  • Falta de acceso al gas del norte europeo, diferencial de 15€
  • € se ha depreciado

España
  • Climatología adversa, mix muy diferente al del año pasado, más carbón, mas gas
  • Mayor consumo
  • No operan dos plantas de gas en Argelia
  • Interconexión con Francia


Algunos de los puntos mencionados durante la exposición y posterior replica tuvieron que ver con:
  • Tecnologías rígidas y tecnologías flexibles hueco térmico
  • No es la primera vez que ocurre
  • No es nada extraordinario
  • Precio no record
  • Evolución de precios con nuestros socios
  • Diseño de mercado
  • 23 países comparten el mismo algoritmo, sistema Imperia
  • Solo Energía
  • Pagos por Capacidad
  • Sistema centralizado (¿) sistema descentralizado
  • La función de las Cortes es actuar solamente sobre los costes fijos del sistema y, por lo tanto, deja fuera todo lo relacionado con el mercado. Los costes fijos del sistema eléctrico son de:18.000€ de los cuales 7.000 corresponden al sistema y 11.000€ son políticos
  • El año 2016 excepcional, irrepetible, mi opinión es que el incremento de 100€ anunciado por el ministro está relacionado con el diferencial que va a existir entre el 2017 y el año 2016.
  • Informe de la CNMC comportamiento el gas, creador de mercado, periodificación de las compras, creador de mercado obligatorio

En resumen, se pueden indicar, después de estas dos intervenciones, que las tesis del actual ministro van por los caminos siguientes:
  • No es necesario una nueva reforma del sistema eléctrico
  • Nuestro sistema eléctrico debe asumir dos cargas, primas y déficit, que lo diferencian de otros sistemas europeos en cuanto al precio.
  • Nuestro sistema eléctrico no tiene suficiente nivel de interconexión y, por lo tanto, no es homologable al del norte de Europa.
  • En el autoconsumo no habrá transferencia de rentas
  • El desarrollo del denominado paquete de invierno por la UE supondrá con su trasposición a la regulación española las mejoras suficientes para el avance en la transición energética.




lunes, 23 de enero de 2017

El Sistema Eléctrico Español en busca de un equilibrio estable


Tanto se ha parcheado, tanto se ha desequilibrado el sistema eléctrico a favor de unos determinados intereses, tanto se ha coartado a los reguladores y buscadores de equilibrios estables que todo ese conjunto de actuaciones y otras muchas nos han llevado a la situación actual.

La situación actual, a los ojos de un agente externo al sistema, es la de un sistema eléctrico descontrolado, en el que nadie es responsable de un crecimiento inaceptable del precio de la energía eléctrica y, parece ser, que las reglas del sistema de las cuales tampoco nadie se siente responsable, conducen a una situación que el sistema no puede controlar y, desde fuera del mismo, no parece posible que se esté dispuesto a consentir, al menos, durante la fase de “tormenta perfecta”

Los agentes que dominan el sistema, con el beneplácito de los que tienen la responsabilidad de regular y equilibrar, se lavan las manos, en una repetición de un Herodes de nuestro tiempo.
Asistimos al inicio de mandato de un nuevo Ministro de la Energía, del mismo equipo político que su antecesor y con la singularidad de ser hermano del responsable de la energía de la etapa anterior y autor de la última reforma del año 2013. El actual ministro, tal como se viene diciendo en varios medios, se ha adjudicado el papel de narrador de los hechos y no el de responsable que busca y acuerda soluciones.

Podemos resumir la situación que atraviesa el sistema eléctrico, desde la óptica del Ministro de Energía en la siguiente: se ha producido una tormenta perfecta por la confluencia de varios factores, uno de estos factores: el precio en el mercado spot del gas natural, es el que posibilita que el precio de la energía eléctrica alcance los niveles actuales que son uno de los niveles máximos alcanzados por el sistema eléctrico.


Con el diagnostico anterior la solución ya es posible y de toda lógica, hagamos que el precio de gas descienda, al menos durante la fase de tormenta perfecta y aquí no ha pasado nada, y este no pasar nada se cuantifica en que para un usuario doméstico le va a suponer una cantidad no excesiva, 100€ al año o mejor 6/ 8 € al mes.


Por evidente, a nadie se le escapa, que el razonamiento anterior no tiene ninguna consistencia y, por lo tanto, no será la solución que demanda el sistema eléctrico y si, posiblemente, una salida para la política y el lobby dominante.

La situación, en cualquier caso, es poco ilusionante, al ser necesaria una reforma a la llevada a cabo en diciembre del año 2013 liderada por el hermano del actual ministro de energía, lo ilógico de la situación parece que se impondrá, salvo dimisiones no esperadas y, por lo tanto, no será posible una nueva reforma desde la administración actual y si, la implementación de nuevos parches que permitan una salida sin demasiados costes políticos.

Plantearse una nueva reforma del sistema eléctrico, transcurridos solamente tres años desde la última, solo sería realizable desde la ruptura con el sistema actual.
La mejor definición del alcance de la reforma a desarrollar, quizás, venga bien definida por el texto político de los independentistas catalanes que dice lo siguiente:

El sistema energético de España es el resultado de la evolución del modelo económico franquista de capitalismo de Estado, en el que, o bien el Estado se reservaba la gestión directa de los sectores básicos de la economía o bien en cedía esta gestión a intereses privados cercanos al régimen.

En el proceso de la transición de la dictadura al régimen constitucional de 1978 este esquema se mantiene. Sólo las condiciones de entrada en la UE obligaron a desmantelar, al menos formalmente, la estructura básica de este capitalismo de Estado, imponiendo la privatización y liberalización de los grandes sectores económicos.

Las directivas europeas obligan a abrir a la competencia efectiva la generación, la distribución y la comercialización eléctrica, pero la transposición de estas directivas por parte del Estado español se ha hecho de manera inadecuada y no se ha logrado alterar la estructura oligopólica del mercado ni introducir una verdadera competencia al alcance de los consumidores.

Se han creado unos mecanismos de mercados mayoristas de electricidad que no favorecen unos precios competitivos para la industria ni bastante asequibles muchas familias. Además, se dificulta la entrada de otros actores en el mercado como con la legislación que ha impuesto un peaje en el autoconsumo y la pequeña generación local.

El resultado de todo ello es el mantenimiento de un mercado oligopólico con una formación de precios poco transparente, al arbitrio del Gobierno, que es quien determina los costes regulados que suponen cerca del 50% de la factura eléctrica que paga el usuario, y que han generado un voluminoso déficit de tarifa que incrementará aún más unos precios que ya se cuentan como los más elevados a nivel europeo.


Ciertamente, las familias y las empresas hoy pagamos una de las facturas eléctricas más caras de Europa, con el consecuente impacto en las economías familiares y la competitividad de nuestras empresas.


jueves, 19 de enero de 2017

Si hay soluciones para el Sector Eléctrico



Desde luego que hay soluciones para acabar con el “gran caos” al que se ha llevado al sector eléctrico y, por consiguiente, al sector energético en su conjunto.

Ante la situación que nos ha vuelto a poner sobre la mesa el lobby eléctrico, es decir, máximos precios en el mercado mayorista, surgen dudas desde la propia administración y otros órganos de que nos podamos volver a encontrar ante hechos como los que generaron la anterior “gran crisis” en diciembre del 2013, que hizo que el gobierno tuviera que intervenir el mercado.

En aquella ocasión el suceso se sustanció en la CNMC con la sanción a Iberdrola Generación por un importe de 25M€ con la resolución siguiente:

RESOLUCIÓN DEL PROCEDIMIENTO SANCIONADOR INCOADO A IBERDROLA GENERACIÓN, S.A.U. POR MANIPULACIÓN FRAUDULENTA TENDENTE A ALTERAR EL PRECIO DE LA ENERGÍA MEDIANTE EL INCREMENTO DE LAS OFERTAS DE LAS UNIDADES DE GESTIÓN HIDRÁULICA DE DUERO, SIL Y TAJO

PRIMERO. - Declare que la empresa IBERDROLA GENERACIÓN, S.A.U., es responsable de una infracción muy grave, de conformidad con lo dispuesto en el artículo 60.a).15 de la Ley 54/1997, de 27 de noviembre, del Sector Eléctrico, como consecuencia de una manipulación fraudulenta llevada a cabo mediante el incremento del precio de las ofertas de las unidades de gestión hidráulica de Duero, Sil y Tajo, entre el 30 de noviembre de 2013 y el 23 de diciembre de 2013. 

SEGUNDO. - Le imponga, a la citada empresa, una sanción consistente en el pago de una multa de 25.000.000 (veinticinco millones) euros.”

Para ahondar en la infracción muy grave con la que se sanciona a la compañía, en el informe se concretan los términos: manipulación y fraudulenta, con las siguientes definiciones:  

A juicio de esta Sala el carácter fraudulento o engañoso de la conducta de Iberdrola Generación es claro desde el momento en que, con sus ofertas económicas de las unidades hidráulicas, busca no producir, pudiendo hacerlo, y desde el momento en que, con esa retirada de producción hidráulica, busca que la demanda sea cubierta con una determinada producción (los ciclos combinados más caros) que no habría sido necesaria.”

“A estos efectos el concepto de "manipulación" se toma en su acepción negativa, al referirse al control o manejo intencionado de procesos que deberían desarrollarse espontáneamente o de forma no disponible ni dependiente de la voluntad de quien interviene en el mercado. Pero la LSE SNC/DE/0046/14 Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia C/ Barquillo, 5 – 28004 Madrid - C/ Bolivia, 56 – 08018 Barcelona www.cnmc.es Página 55 de 81 emplea en el tipo una descripción de especial intensidad: no basta esa manipulación -que ya incluye malicia-, le añade el calificativo de fraudulenta y un ánimo: que sea con el propósito de alterar el precio de la electricidad. Al optar por este tipo y no por la LDC, la Administración asume una carga probatoria de especial intensidad, pues lo relevante es probar que la alteración del precio es consecuencia del empleo de una estrategia urdida a base de engaño, fraude o artificio; y la intensidad maliciosa de tal elemento medial e intencional -buscar la alteración del precio- exige que se asuma también la carga de razonar por qué se rechazan las excusas o explicaciones del administrado.”

Es indudable que actuaciones probadas de manipulación fraudulenta de mercado, cuando además el mercado es totalmente oligopolista y, ya no, de las cinco empresas del lobby Unesa sino de las tres más importantes, ya que desde luego no es igual 3 ó 5 para el control efectivo del mercado,quiebran una situación sectorial ajustada.

Por otra parte, es indudable que el sector eléctrico tiene muchas aristas desde las cuales se pueda intentar racionalizar y, sobre todo, dirigir hacia el predominio indiscutible de los ciudadanos/consumidores y en un futuro cercano productores a ser los objetivos del sector y no otros. Para lo cual debería bastar que sus representantes políticos ejerciesen sin ninguna desviación su función de representantes de los ciudadanos/consumidores/productores.

Por otra parte, es también indudable que el ciudadano/consumidor/productor se tiene que mover como en cualquier otro mercado: por el precio de los servicios que compra. Como el mercado este regulado; si es regulado, liberalizado o mil pamplinas más no tiene por qué conocerlas ni le debe suponer ninguna merma en su discriminación de precios y servicios.

En la dinámica que se desenvuelve actualmente el sector eléctrico español que es fundamentalmente que no es capaz de poner en marcha una salida ordenada del oligopolio que imposibilita un sector en armonía entre la demanda y la oferta, se hace necesario buscar esa armonía desde el lado de la oferta, como no puede ser de otra forma.

Posiblemente, a medio plazo, puede haber dos hojas de ruta: la autóctona y la europea, lo inteligente para todas las partes involucradas sería escoger la primera que posibilitaría un único tren para todos.

Las partes técnicas que formalizaran la ruptura oligopolista y el protagonismo del ciudadano/consumidor/productor son fáciles de implementar ya que en gran parte se encuentran ya definidas y, además, existe todo un potencial de conocimiento en el país para su desarrollo.




martes, 20 de diciembre de 2016

Winter Package y las hipotecas del Ministro Nadal


El pasado 30/11/2016 la Comisión Europea dio a conocer el denominado Winter Package con el título de: “CleanEnergy for all Europeans” en el link anterior se encuentran especificados los alcances en cada uno de los campos tratados y que puedes verse resumidos en la imagen siguiente:
(publicado por Economics for Energy Blog)

Las propuestas legislativas de energía limpia para todos los europeos abarcan:
  • la eficiencia energética,
  • las energías renovables,
  • el diseño del mercado de la electricidad,
  • la seguridad del abastecimiento de electricidad y
  • las normas de gobernanza de la Unión de la Energía.

La Comisión propone además nuevas perspectivas de diseño ecológico y una estrategia para una movilidad conectada y automatizada.
Medidas para:
  • ·    acelerar la innovación en materia de energías limpias
  • ·    renovar los edificios
  • ·    fomentar la inversión pública y privada,
  • ·     promover la competitividad industrial de la UE
  • ·    mitigar el impacto social de la transición hacia una energía limpia.

En esta propuesta de la Comisión Europea hacia la transición Energética da prioridad al agente consumidor o mejor proconsumidor y lo relata de la siguiente forma:

“Todos los consumidores de toda la UE tendrán derecho a la generación de electricidad, ya sea para su propio consumo, almacenar, compartir, consumirlo o venderlo de nuevo al mercado. Estos cambios harán que sea más fácil para los hogares y las empresas se involucren más en el sistema de energía, para controlar mejor su consumo de energía y de responder a las señales de precios.”

De la misma manera, el pasado 13/12/2016 tuvo lugar el siguiente acto: comparecenciadel Ministro de Energía, Turismo y Agenda Digital, ante la Comisión de Industria, Energía y Turismo, para que explique las líneas básicas del proyecto político del citado Ministerio para la XII Legislatura.
El ministro expuso un paralelismo entre la política energética que se tendría que desarrollar en España y el recientemente publicado en el denominado paquete de invierno antes mencionado, si bien expuso dos singularidades:
  1. la diferencia del nivel de interconexión
  2. los cargos que nos vienen de decisiones políticas en el pasado

La primera la cuantificó en el 2% de interconexión con Francia y la segunda en 10.000 M€.  Esas diferencias del resto de los sistemas europeos que no tienen estas dos hipotecas que tiene el nuestro, hipotecas que tienen que pagarse en el presente porque son decisiones que se tomaron en el pasado.

A continuación, trascribo el resumen que el propio ministro hizo a su intervención:

Para terminar el tema de la energía —como les decía, estamos hablando de temas muy complejos, muy amplios y que están definiendo totalmente lo que va a ser el sistema energético europeo y español en las próximas décadas, con temas muy sensibles y muy importantes— creo que España tiene que cumplir de forma realista con unos objetivos que tienen que tener en cuenta el sistema de aislamiento que tiene España. Nuestro objetivo es ser de los países líderes en Europa en todos los planteamientos medioambientales, pero tenemos que exigir que tengamos esos niveles de interconexión, porque si no nuestro sistema será inviable. Tenemos que evitar generar nuevas hipotecas al sistema energético español. Las hipotecas que tenemos del pasado ya son excesivamente amplias. Tenemos que tener claro que el objetivo es la protección del consumidor, y eso empieza por tener precios competitivos y precios asequibles. En definitiva, entre las fuerzas políticas tendríamos que llegar a consensos amplios sobre el mix energético adecuado, sobre el grado de definición y cumplimiento de esos objetivos en política energética medioambiental, en llegar a un acuerdo suficientemente amplio en las políticas sociales, y en congelar los costes regulados del sistema, no tomar decisiones políticas que incrementen los costes regulados del sistema, de forma que por lo menos en la parte que depende no del Gobierno solo, sino también de estas Cortes Generales —es muy importante lo que hagan estas Cortes Generales con rango de ley—, no se incrementen por actuaciones políticas los costes para el consumidor


Los puntos anteriores, quizás, muestran por donde nos vamos a mover en este país, y, posiblemente, lo más alentador es la aceptación en la terminología del día a día, el de considerar la transición energética como el objetivo común de consenso político.

martes, 18 de octubre de 2016

Acelerar la transición de Europa hacia una economía hipocarbónica en el marco del Pacto de los Alcalde





El pasado mes de julio la UE ha cursado una Comunicación (Bruselas, 20.7.2016 COM (2016) 500 final) con el título siguiente:

Comunicación que complementa las medidas adoptadas en aplicación de la Estrategia Marco para la Unión de la Energía: propuesta legislativa sobre las reducciones anuales vinculantes de las emisiones de gases de efecto invernadero por parte de los Estados miembros de 2021 a 2030, propuesta legislativa sobre la inclusión de las emisiones y absorciones de gases de efecto invernadero resultantes del uso de la tierra, el cambio de uso de la tierra y la silvicultura en el marco de actuación en materia de clima y energía hasta 2030 y comunicación sobre una estrategia europea para una movilidad hipocarbónica

Trataremos de obtener las notas suficientes para abordar la incidencia de este comunicado en la elaboración de un PAES/SECAP de un proyecto del Pacto de los Alcaldes.

Las ciudades figuran entre los agentes más dinámicos e innovadores de cara a la implantación de una economía hipocarbónica y circular, y a menudo superan los niveles de ambición nacionales.

Las ciudades de la UE seguirán desempeñando un papel crucial en una nueva coalición de ciudades de todo el mundo, que podría representar una nueva oportunidad para proseguir desde una perspectiva internacional la lucha local contra el cambio climático.

Los objetivos para los sectores difusos que abarcan las actividades no sujetas al comercio de derechos de emisión, son diferenciados a los sectores sujetos a los derechos de emisión y representan, por tanto, aquellos sectores menos intensivos en el uso de la energía. Forman parte de esta categoría los sectores:
  • Residencial, comercial e institucional
  • Transporte
  • Agrícola y ganadero
  • Gestión de residuos
  • Gases fluorados
  • Industria no sujeta al comercio de emisiones

En España el conjunto de estos sectores fue responsable en 2014 de la emisión de 201,4 MtCO2. Esto corresponde aproximadamente al 61% de nuestras emisiones totales de gases de efecto invernadero y son los que están ligados a un gran número de municipios con interés en el proyecto del Pacto de los Alcaldes.

La UE acordó en octubre de 2014 un compromiso claro: un objetivo vinculante de reducción de las emisiones aplicable al conjunto de la economía de al menos el 40 % de aquí a 2030, en comparación con los niveles de 1990.
El presente paquete de medidas aborda los otros elementos principales de la economía que contribuirán a la acción por el clima: la construcción, el transporte, los residuos y la agricultura, así como el uso de la tierra y la silvicultura. La Comisión propone establecer objetivos nacionales diferenciados de reducción de emisiones para 2030 que tengan el objetivo de la Unión para 2030 exige en estos sectores reducciones del 30 % en comparación con los niveles de 2005. la comisión propone que se tenga en cuenta el producto interior bruto de cada Estado miembro para reflejar la riqueza relativa.

Los Estados miembros ya han empezado a preparar sus respectivas estrategias en materia de energía y clima para el período posterior a 2020. Este conjunto de iniciativas les proporciona la claridad y las herramientas necesarias, además de brindarles la posibilidad de proseguir el proceso de ratificación nacional del Acuerdo de París sobre Cambio Climático. 

En seguimiento a lo acordado por los Jefes de Estado y de Gobierno de la Unión Europea en octubre de 2014 y confirmado más tarde en de marzo de 2016,en el documento estudiado se establece unos objetivos de emisión de gases de efecto invernadero anuales de los Estados miembros de unión para el período 2021 -2030 para los sectores de la economía no regulados en el Sistema de comercio de Emisiones de la UE (EU ETS). Estos sectores incluyen edificios, la agricultura, la gestión de residuos y el transporte que representa casi el 60% de las emisiones totales de la UE en 2014. Determinación de los objetivos nacionales de reducción de las emisiones se basa en la equidad, la solidaridad, la relación coste-eficacia y la integridad del medio ambiente.

Los datos de emisiones más recientes para el 2014 indica que las emisiones se redujeron en un 13% en estos sectores en comparación a 2005. Según las proyecciones de la UE, en el año 2020, se espera que las emisiones se reduzcan en un 16% en estos sectores en comparación con 2005. para casi todos los Estados miembros, se espera que las emisiones en 2020 para estar por debajo de sus límites nacionales de ese año.

Los párrafos anteriores entresacados del documento analizado dan suficiente información para fijar en la fase de Estrategia del Proyecto Pacto de los Alcaldes fijar los objetivos propuestos de reducción de emisiones, tanto para el año 2013 como para el largo alcance del 2050.


La Propuesta de Objetivos para el caso español es de una reducción en los sectores difusos, año base 2005 y destino 2030, del 26%