NUEVO

viernes, 8 de enero de 2016

SERVICIOS ENERGETICOS: La Reforma del Sistema Eléctrico no pasa por la Nacionalización

SERVICIOS ENERGETICOS: La Reforma del Sistema Eléctrico no pasa por la Nacionalización

La Reforma del Sistema Eléctrico no pasa por la Nacionalización

Venimos de una reforma del sistema eléctrico (SE) que no sirve para el objetivo de desmembrar el Oligopolio existente y hacer del sistema eléctrico un servicio de interés económico general.
Baste recordar que el mismo día de diciembre del 2013 en el que se estaba aprobando la ley 24/2013 del SE, actualmente en vigor, se producía la última subasta CESUR que fue fruto, tal como ha concluido la CNMC, de una manipulación del mercado mayorista por una de las empresas del Oligopolio.

Liberalización y Oligopolio son dos términos antagónicos, mientras exista poder de mercado ejercido desde una estructura oligopolista, tal como es la asociación UNESA, difícilmente, como se viene demostrando reiteradamente, se conseguirá liberalizar el sector.
También es cierto, que toda etapa tiene un final, y este final se puede gestionar de dos formas, la primera sería rupturista, o bien, mediante una transición hacia un nuevo modelo, la primera, se podría plantear con la nacionalización de parte del sector que quebraría el modelo europeo, basado en un sector competitivo y liberalizado, la segunda, sería aplicar de forma drástica la normativa europea para conseguir un sector europeo en defensa del interés general.

En el contexto anterior, merece ser tenido en cuenta las propuestas programáticas de los partidos cuando van en línea de conseguir un sistema eléctrico que sirva a los intereses generales y sea parte del Proyecto de País que se quiere desarrollar.

En el contexto europeo de sus directivas, se encuentra la DIRECTIVA 2009/72/CE en el que hay un punto de fácil aplicación e inmediato cambio en nuestro sistema eléctrico que dirigiría al país hacia metas de importantes desarrollos económicos. Punto que ya ha sido detectado por algún agente político que lo ha introducido en su programa y, que, sin duda, es fruto de un conocimiento profundo de la situación actual y del cambio que es necesario aplicar en el SE.
Lo anterior se puede concretar con dos textos legales, el español de la reciente ley 24/2013 del SE y, por otra parte, la directiva europea   DIRECTIVA 2009/72/CE. Veamos:

DIRECTIVA 2009/72/CE
Artículo 24 Designación de gestores de redes de distribución.
Los Estados miembros designarán o pedirán a las empresas propietarias o encargadas de las redes de distribución que designen, por un período de tiempo que determinarán los Estados miembros en función de criterios de eficiencia y de equilibrio econó­mico, uno o varios gestores de redes de distribución. Los Estados miembros velarán por que los gestores de redes de distribución procedan con arreglo a lo dispuesto en los artículos 25, 26 y 27

Ley 24/2013 del Sector Eléctrico
Los distribuidores serán los gestores de las redes de distribución que operen. En aquellas Comunidades Autónomas donde exista más de un gestor de la red de distribución, la Comunidad Autónoma, en el ámbito de sus competencias, podrá realizar funciones de coordinación de la actividad que desarrollen los diferentes gestores.

PROGRAMA ELECTORAL
Establecimiento de controles efectivos que impidan prácticas oligopólicas en el sistema eléctrico
Estableceremos controles efectivos para impedir prácticas oligopólicas en el sistema eléctrico, incluida la integración vertical. En particular, se estudiará la posibilidad de separar la propiedad y la gestión de las redes de distribución.


RESUMEN

Como queda de manifiesto, la directiva europea contempla que los Estados podrán designar a los gestores de las redes de distribución, la ley española designa como gestores a los propietarios de las redes de distribución, por otra parte, el programa de un partido ya plantea la posibilidad de separación de la gestión de la propiedad de esas redes, en principio como lucha contra el oligopolio, pero en realidad es la plataforma de un nuevo modelo para el sistema eléctrico, acorde a las necesidades actuales y futuras de nuestro sistema productivo.

Una parte importante de la transición hacia un nuevo modelo energético se desarrollará por el cambio tecnológico de la red de distribución de una parte y de otra por una gestión orientada al objetivo de una generación distribuida, sobre la base de energías limpias que contribuyan a la mitigación del cambio climático y al empoderamiento de los ciudadanos en su doble vertiente de consumidor/productor de energía.

El cambio de agente en la gestión de las redes de distribución para transformarlas en redes de distribución inteligentes en servicio de los intereses generales y en impulsar la denominada economía verde, llamada a ser la mejor herramienta de lucha contra el cambio climático y de ser parte del Proyecto de País que se necesita.

Al hacer que la red de distribución sea gestionada por un organismo autónomo adscrito a un territorio o autonomía, se podrá conseguir que el resto de elementos de la cadena de valor del sistema: generación, transporte y comercialización, sean subordinados. Esta visión del sistema es concordante con la estrategia energética de Europa y, también, concuerda con un nuevo sistema eléctrico desligado del actual oligopolio, reforma, por otra parte, fácilmente realizable y con costes mínimos para el interés general.



martes, 3 de noviembre de 2015

La Estrategia Energética de Unesa para el 2.030


El pasado 29 de octubre, Unesa, dio a conocer un estudio elaborado conjuntamente con una consultora, titulado:

El sector eléctrico y los objetivos de energía y clima de la CE para 2030

En cierto modo se puede considerar como el resumen ejecutivo de un Plan Estratégico de Actuación de la asociación de empresas y, por tanto, válido para las cinco empresas asociadas, dos multinacionales españolas y las otras tres de origen: italiano, portugués y australiano.

No es público, todavía, el documento completo pero si las diapositivas utilizadas en la presentación así como el resumen de prensa remitido a los medios, sobre esa base analizamos el contenido del citado trabajo.
Cabe resaltar, tal como indica el título, la convergencia entre clima y energía y en este caso los objetivos del sector quedan condicionados por el objetivo climático y en consecuencia por los niveles de emisiones de gases de efecto invernadero, tal como es previsible que se acuerden en la COP21 PARIS 2015.

Las líneas maestras de Unesa se resumen en los siguientes puntos:

  1. El sector eléctrico español ha transformado el mix de generación invirtiendo más de 80.000 M€ en tecnologías con menores emisiones. (Queda cuantificado en 0,22 tCO2/MWh año 2014 por 0,45 tCO2/MWh año 1990)
  2. La aplicación de los objetivos de Energía y Clima condicionará la evolución del sector energético en España. (Los objetivos se circunscriben a: eficiencia energética, cuota de renovables, emisiones sectores no-ETS, emisiones sectores ETS, emisiones globales)En 2030 dos de los indicadores españoles estarían en línea con los objetivos europeos.
  3. En 2030 se alcanzaría un 25% de reducción de la demanda de energía primaria --Estima un MIX de energía final 2030 siguiente: electricidad (23 Mtep); renovables (10 Mtep); gas (15 Mtep); productos petrolíferos (37 Mtep); carbón (1 Mtep).-- Estima un MIX de energía primaria 2030 siguiente: nuclear (16 Mtep); renovables (30 Mtep); gas (28 Mtep); productos petrolíferos (44 Mtep); carbón (4 Mtep).--
  4. El sector de generación tendría que seguir liderando la penetración de renovables para alcanzar una cuota del 27% (generación eléctrica: 53%; transporte: 19%; residencial 18%)
  5. En generación, las renovables captarían el aumento de producción hasta 2030 y el hueco térmico se quedaría en niveles de 2013-14 (producción bruta 2030: 303 TWh; producción bruta 2014: 260 TWh, incremento de producción: 1% anual)
  6. Harían falta mecanismos de apoyo y nuevas fuentes de financiación (p.e. PGE) para los nuevos 30GW renovables.
  7. Pese al crecimiento de generación renovable en 2030 hará falta nueva capacidad firme para cubrir la punta de demanda (8 GW, punta de demanda 2030 51 GW)
  8. La potencia firme del hueco térmico funcionaría de media solo 1500 horas en 2030. (Producción bruta: gas 47 TWh; carbón 10 TWh)
  9. Habría que cambiar el sistema de retribución a la generación firme para atraer las inversiones necesarias. (Serán necesarias profundas reformas en el mercado eléctrico para compatibilizar objetivos de renovables y seguridad de suministro)
  10. El sector eléctrico ha sido y seguirá siendo el principal descarbonizador de la economía española. (La descarbonización es una decisión social, por lo que sus costes deben ser asumidos por el conjunto de la sociedad)
  11. Los sectores no-ETS reducirán un 21% sus emisiones de GEI hasta 2030—240 MtCO2eq en 2005 a 190 MtCO2eq. En 2030)
  12. Se necesitarían medidas adicionales en sectores no-ETS para reducir las emisiones un 30% en 2030
  13. Cumplir los objetivos europeos en España implicaría costes adicionales en el sector eléctrico y cambios drásticos en no-ETS. (Objetivos ambiciosos requieren realismo y visión de largo plazo, valorando el impacto en la competitividad y repartiendo equitativamente los costes asociados)





lunes, 2 de noviembre de 2015

Cambiemos otra vez la Ley Eléctrica 24/2013 ¡Qué vienen otros!


Hoy es día de resaca, después del programa emitido por TV6, Salvados,  sobre el pueblo de Jánovas, en el que se mostró parte de la realidad del sistema eléctrico español. En cualquier caso, los medios afines al establishment siguen haciendo rodar la noria, los titulares de estos medios, hoy,  son una vez más, del tono siguiente:

“El Gobierno quiere bajar la luz aprovechando la mayor demanda”
“La solución de las eléctricas, eliminar el impuesto”
“2.705 M€ tiene previsto recaudar el Estado de los tributos energéticos que se destinan a financiar los costes del sistema eléctrico”

Es relativamente sencillo hacer una síntesis de la situación del sistema eléctrico español, según nuestro criterio es del siguiente tono:

Es imposible congeniar los intereses generales con los intereses particulares de las empresas pertenecientes a un oligopolio, tal es el de la empresas que forman el lobby Unesa,

Lo anterior, se ve aderezado por un regulación que obligada por las directivas europeas define al sector como un “servicio económico de interés general” lo que lleva a una contradicción “ in extremis” que deberá ser solucionada por un nuevo establishment que sea capaz de desarrollar una regulación acorde al interés general y convergente con las directivas europeas.

El modelo energético global es incuestionable, en tanto en cuanto, la lucha contra el cambio climático es asumida por la gran mayoría de los 197 países que acudirán a la COP21 de Paris 2015 y, sin duda, firmarán un acuerdo que comprometa el nivel de emisiones de cada país en función de la necesidad global de no incrementar en más de dos grados la temperatura de la Tierra en relación con la época preindustrial.

En ese entorno la necesidad de definir una estrategia energética es ineludible, si se quiere que cualquier actuación sea convergente con un interés general.


La solución, lógicamente, ya no pasa por que las tarifas eléctricas se rebajen para conseguir en  el momento electoral un puñado de votos, el escenario ha cambiado radicalmente, los ciudadanos han podido presenciar las actuaciones, de unos y otros, en el caso que ha salido a la luz pública como el de Jánovas que fácilmente es extrapolable al conjunto del sistema eléctrico y esa situación solo puede ser defendida desde el interés particular que actuó como se nos muestra en el reportaje emitido, independientemente de lo que aparezca en los medios afines, la situación se presenta alentadora, sin ninguna duda, la etapa del sistema eléctrico que se inició en la dictadura ha llegado a su fin, la transición también es posible en un sector clave para nuestra economía.

lunes, 12 de octubre de 2015

AUTOCONSUMO: del RD 1699/2011 al RD 900/2015 pasando por la ley 24/2013


Como es sabido, el pasado viernes 9 de octubre se aprobó el decreto sobre autoconsumo que lleva por título:

RealDecreto 900/2015, de 9 de octubre, por el que se regulan las condiciones administrativas, técnicas y económicas de las modalidades de suministro de energía eléctrica con autoconsumo y de producción con autoconsumo.

Como es sabido también, la anterior administración legisló, días antes de su salida del gobierno, el RD 1699/2011 que lleva por título:

RealDecreto 1699/2011, de 18 de noviembre, por el que se regula la conexión a red de instalaciones de producción de energía eléctrica de pequeña potencia.

Veamos la diferencia del objeto de ambos decretos:

RD 1699/2011.

Constituye el objeto de este real decreto el establecimiento de las condiciones administrativas, contractuales, económicas y técnicas básicas para la conexión a las redes de distribución de energía eléctrica de las instalaciones de producción de energía eléctrica incluidas en el ámbito del presente real decreto.

RD 900/2015

El real decreto tiene por objeto el establecimiento de las condiciones administrativas, técnicas y económicas para las modalidades de autoconsumo de energía eléctrica definidas en el artículo 9 de la Ley 24/2013, de 26 de diciembre, del Sector Eléctrico.

Para entender mejor lo que ha cambiado después de cuatro años, entre uno y otro real decreto, es necesario tener en cuenta lo indicado en la ley 24/2013 donde en su artículo 9 se define el autoconsumo y sus diferentes modalidades.

1. A los efectos de esta ley, se entenderá por autoconsumo el consumo de energía eléctrica proveniente de instalaciones de generación conectadas en el interior de una red de un consumidor o a través de una línea directa de energía eléctrica asociadas a un consumidor.
Se distinguen las siguientes modalidades de autoconsumo:

  • Modalidades de suministro con autoconsumo.
  • Modalidades de producción con autoconsumo.
  • Modalidades de producción con autoconsumo (línea directa)
  • Cualquier otra modalidad de consumo de energía eléctrica

El real decreto del pasado viernes no anula el promulgado por la anterior administración, sino todo lo contrario, al apoyarse en él para concretar algunos aspectos técnicos, pero si elimina dos artículos, el 4.3 y el 18.3 referentes a:

(4.3) El estudio de la conexión no supondrá en ningún caso un coste para el solicitante.

(18.3) Con carácter general, para las instalaciones conectadas a una red interior, los circuitos de generación y consumo habrán de ser independientes y estarán dotados cada uno de su correspondiente equipo de medida, instalados ambos en paralelo y en la misma ubicación.

No queda ahí la cosa, ya que en la disposición transitoria final tercera: Modificación del Real Decreto 1699/2011, de 18 de noviembre, por el que se regula la conexión a red de instalaciones de producción de energía eléctrica de pequeña potencia, se indica lo siguiente:



  • Uno. Se añade un nuevo párrafo en el artículo 8.2:
  •  Dos. Se modifica el artículo 11.4 que queda redactado como sigue:
  • Tres. Se modifica el artículo 13.3 que queda redactado como sigue:
  • Cuatro. Se añade un nuevo párrafo en el apartado 1 del anexo I:

Va a ser necesario la intervención del regulador en su faceta de regulador de energía para explicar y traducir los requisitos que van hacer posible que se cumpla tanto el requisito de la UE sobre simplicidad de los procedimientos como lo que pretenden ambos reales decretos cuando dicen:

objetivo de minorar las cargas administrativas, de gestión y los costes asociados a los consumidores de pequeña potencia que decidieran autoconsumir energía eléctrica y viene justificada por la contribución al impulso de la economía y a la mejora de la competitividad que supone esta reducción de precios para los consumidores eléctricos. Todo ello, garantizado la sostenibilidad económica y financiera del sistema eléctrico.(RD 900/2015)

......... Por ello, la racionalización y aceleración de los procedimientos administrativos para la obtención de los permisos que permitan una mayor capacidad de generación se considera como una prioridad para la consecución de los objetivos señalados. (RD 1699/2011)

El engendro  es de tal calibre que se llega a decir lo siguiente:

Se trata pues de avanzar hacia un sistema de generación distribuida mediante mecanismos de venta de excedentes y autoconsumo instantáneo para potenciar la producción individual de energía en instalaciones de pequeña potencia, para el consumo en la misma ubicación, en aquellos casos que sean eficientes para el conjunto del sistema eléctrico.

Cuando en la realidad se esta legislando en la dirección contraria.

Sinceramente, con un alto grado de ingenuidad por mi parte, nunca creí que se fuese a legislar el autoconsumo a estas alturas de la legislatura en los términos que se ha hecho. Demuestra un desprecio de lo legislado en nuestro entorno y, sobre todo, la falta de sentido del ridículo al legislar en la dirección contrario del consenso mundial.

La pregunta de la cual todavía no conocemos la respuesta, pero seguro que la habrá, es:

¿Por qué este desprecio a casi todo?

jueves, 1 de octubre de 2015

1 de octubre de 2015. La nueva tarifa eléctrica operativa


Hay coincidencia de día y mes, espero que sea solo eso, que no dejan de ser curiosas para algunos de nosotros, aunque tengamos que recurrir a google para recordar el hecho histórico de ese 1 de octubre, hecho que ocurrió hace 79 años, nada menos.

Hoy, 1º de octubre de 2015, aparece en los medios, entre otras cosas, como el de puesta en marcha de la nueva tarifa eléctrica para los consumidores sujeto a eso que han llamado: PVPC, precio voluntario para el pequeño consumidor, es decir, precio regulado. Hay que añadir para ser ortodoxo que el referido precio se pone en marcha solo para los consumidores con contador electrónico.

Al lector, de casi todos los medios, no se le facilita la génesis de esta nueva tarifa y lo que es más sorprendente porque se dice que se pone en marcha, hoy, 1 de octubre de 2015, cuando en realidad no es así, desde una posición estricta de los hechos, fue un hecho trascendente para el sector eléctrico aunque algunos prefieran olvidarlo, lógicamente.
La historia de esta nueva tarifa se puso en marcha con la última subasta CESUR que ha habido en nuestro país, eso fue por allá en diciembre de 2013, coincidiendo con el día que se debatía en el congreso la ley 24/2013, nueva ley del sector eléctrico y que pretendía ser la mejor respuesta del “establishment” a la situación financiera creada como consecuencia del déficit tarifario existente, que ascendía al 3% del PIB.
Como se recordará la subasta fue declarada nula, como consecuencia de los niveles de precios alcanzados, que imposibilitaban su aplicación, so pena, de generar un escándalo de impredecibles consecuencias, la subasta se cimentó sobre la base del precio de los futuros del mercado diario que daban cobertura a la subasta y que habían tenido un comportamiento muy alcista durante el mes anterior. Hecho que fue denunciado posteriormente por el propio gobierno y se haya sujeto a proceso de investigación por la CNMC, sin que se haya resuelto todavía, según la información que poseo.

Todo lo anterior, provocó la articulación por parte de la administración, la improvisación de un nuevo procedimiento que fuera capaz de fijar un precio para el  PVPC, es decir, un precio regulado. La subasta CESUR fijaba, durante tres meses, un precio fijo para el PVPC, el nuevo procedimiento fijó un precio ligado al mercado diario y, por lo tanto, dejaba de ser fijo, pasaba a ser variable y sujeto a la volatilidad del mercado de referencia y que curiosamente fue el causante de la obligación de retirar del mercado las citadas subastas.

El nuevo procedimiento, independientemente de las causas de su nacimiento, ha tardado más de 20 meses en implantarse en tan solo el 50% de los consumidores afectados, el resto siguen, digamos, en un estadio transitorio que heredará, como ya es habitual, la nueva administración que salga de las urnas.

El hecho histórico coincidente con la fecha del 1 de octubre puede tener algún vínculo con el que hoy se publicita en los medios en relación con la tarifa, pues rotundamente no, pero algunos han escrito en su programa electoral de las últimas elecciones autonómicas celebradas, algo que me parece oportuno traer aquí, y es lo siguiente:

El sistema energético de España es el resultado de la evolución del modelo económico franquista de capitalismo de Estado, en el que, o bien el Estado se reservaba la gestión directa de los sectores básicos de la economía o bien es cedida esta gestión a intereses privados cercanos al régimen.
En el proceso de la transición de la dictadura al régimen constitucional de 1978 este esquema se mantiene. Sólo las condiciones de entrada en la UE obligaron a desmantelar, al menos formalmente, la estructura básica de este capitalismo de Estado, imponiendo la privatización y liberalización de los grandes sectores económicos.

De tener presente como se gestó la nueva tarifa, de la convicción de la necesidad de cambiar el statu quo actual, quizás se han cruzado en mi mente los hechos acontecidos tan distantes pero recordados por algunos y entre ellos una parte pertenecen al denominado: “establishment” lo que, por otra parte, abre esperanzas a una necesaria nueva etapa.






lunes, 28 de septiembre de 2015

Autoconsumo, “espiral de la muerte” y déficit de tarifa


Cuando se ha regulado a puerta cerrada, sin transparencia, tanto para los nuevos agentes como para los consumidores, cuando el único objetivo ha sido el de eliminar el déficit tarifario existente, cuando se elimina del escenario público la definición de una estrategia energética y cuando se crea un entorno de opinión totalmente alejado de un escenario de progreso y de interés general, la consecuencia es que cualquier movimiento de un nuevo posicionamiento de los que han defendido y realizado todo el proceso anterior se hace terriblemente sospechoso de ser, una vez más, parcial y oportunista para intereses particulares.

El sistema eléctrico, al igual que el sistema energético de un país, es totalmente analítico y, por tanto, podemos cuantificar y valorar el resultado de nuestras afirmaciones y posicionamientos. Hasta el último parche de diciembre del 2013 que se produzco con la aprobación de la nueva ley del sector eléctrico, ley 24/2013, el sistema eléctrico era analíticamente cerrado, es decir, los ingresos y gastos se generaban y manejaban por los agentes involucrados en el sector. Esto cambió con la introducción de impuestos sobre ciertas actividades que se escapan al sistema eléctrico al ser gestionados por un organismo con intereses varios, tal es el Ministerio de Hacienda y de esta manera se buscó parte de la solución al objetivo de la legislatura: el déficit tarifario.

Lo anterior es necesario tenerlo en cuenta ya que abre nuevas vías para implantar nuevas estructuras que faciliten y ayuden las nuevas realidades, entre ellas, está, como a nadie se le escapa, la fiscalidad verde, fiscalidad que se quiso regular en la primera parte de esta legislatura, como solución al déficit tarifario, pero fracasó de manera estrepitosa.

Todo lo anterior tiene que ser considerado para entender los pasos que se nos anuncian sobre el autoconsumo y su esperado real decreto, su incidencia en el déficit de tarifa y los movimientos de los que han mantenido y justificado de manera poco ortodoxa la no implantación de lo que ya empieza a ser una realidad en las economías más adelantadas, el autoconsumo con balance neto, y que, en  cualquier caso, debería ser objeto de un análisis de responsabilidades por los perjuicios causados a la economía de este país, y, sobre todo, en lo concerniente a la disminución del desempleo existente.

viernes, 25 de septiembre de 2015

No todo vale, tampoco en Energía Solar (II)


Se estudiará en las escuelas de negocios, seguramente, la campaña de marketing que realizó en el último trimestre del año 2015, una de las utilitis de España, en relación con el desarrollo del autoconsumo mediante placas fotovoltaicas.

El aspecto regulatorio del autoconsumo con retrasos que se miden en años y posiciones de barrera de entrada desde la administración y aplaudidas desde el oligopolio existente acompañaran a esos estudios.

Dos características son de resaltar:

  •  El lanzamiento prácticamente simultáneo de dos nuevos servicios: Cobertura Solar y Smart Solar.
  • Aprobación inminente del RD sobre autoconsumo

El que los tres hechos puedan estar interconectados no es mera especulación ya que es incuestionable que se ven entrelazados aunque solo sea por una cuestión temporal, temporalidad que se está produciendo en estas fechas con un orden en apariencia orquestado y, posiblemente, preparatorio de un cambio de administración, ante las inminentes elecciones generales.

Desde el plano de la comunicación no parece conveniente mezclar ambos servicios ya que en principio nada tienen que ver, ni por su alcance, ni por el destinatario al que va dirigido, ni por mezclar un producto puramente financiero con un servicio de mantenimiento.
Como este tipo de casualidades no se producen sino se buscan, el análisis de las mismas hay que hacerlo conjuntamente para un mejor diagnóstico.

Para una mayor claridad hay que identificar los alcances de los servicios que se pretenden comercializar que son:
  • Cobertura Solar (cobertura Solar financiera y servicios de mantenimiento)
  • Smart Solar (Estudio Previo Personalizado, Diseño de la instalación, Instalación, legalización y puesta en marcha, Ayuda en la tramitación de subvenciones, Mantenimiento, Servicios Web, Servicio de atención telefónica 24 h, Asesoramiento sobre seguro)

Desde los puntos de vista: técnico, comercial y operacional el servicio Smart Solar parece óptimo para la parte eléctrica de una residencia unifamiliar, no desde el consumo energético, como es sabido en este tipo de residencias el consumo eléctrico está en el entorno del 20% del consumo total, dato que es importante resaltar y que no parece que haya sido tenido muy en cuenta por la compañía eléctrica.

Se puede sobrentender, aunque no se explicite, que la compañía oferente se ha preparado para poder dar un servicio como el denominado “balance neto” al indicar:  

Ponemos a tu disposición un servicio web de monitorización: datos de producción, energía inyectada a red, energía auto consumida...

No parece razonable que al prestador del servicio se le inyecte energía a su red gratuitamente, por lo tanto, habrá una compensación de energías como en la mayoría de los países de nuestro entorno y repito se lo conoce como “balance neto”.


Todo lo anterior, a pesar de estrategias más o menos torticeras, producirá un desarrollo de las energías renovables y la conversión de los actuales abonados en el doble rol de: consumidores y productores, pero no desarrollará a las empresas locales como garantes de la necesaria competencia en el sector y en cambio reforzará el poder de demonio existente en el mercado actual, no hay libre competencia en un mercado en el que la red de distribución eléctrica es gestionada por oferentes de los servicios mencionados anteriormente ni tampoco con una regulación nada trasparente e indefendible del interés general. No hay otro camino, ante estos hechos, que una reforma estructural que defienda esos intereses de todos. Se necesita regular un mercado en el que las empresas puedan implantarse, desarrollarse y competir y el soberano del mercado sea el cliente y no otros.

jueves, 24 de septiembre de 2015

No todo vale, tampoco en Energía Solar


Asistimos a la recta final de un proceso electoral que culminará el próximo domingo, y, mientras tanto, ocurren otras cosas que conviene tener presente ya que jugarán un papel importante en la nueva andadura que, sin duda, viviremos todos juntos.

Me refiero a:
  • La campaña comercial que ha emprendido la principal utility española del sector eléctrico, la titula: Te acercamos al sol

  • El nuevo retraso en la promulgación del RD del autoconsumo, ahora se indica su nueva salida para el mes de octubre, de julio pasamos a septiembre y ahora a octubre, venimos, al menos, de diciembre del 2011.

Es, sin duda, posible que ambos hechos tengan una relación y, por lo tanto, haya un posible: “ten con ten” o sino una información privilegiada que haga a las partes actuar coordinadamente.

En el primer caso, la utility ofrece el servicio siguiente:
  • Cobertura Solar financiera para instalaciones menores de 100 kW
  • Cobertura de averías, con mano de obra y desplazamiento gratuito

Nada que objetar a su nuevo posicionamiento como bróker financiero en la energía solar y, tampoco, como empresa de servicios, pero sin olvidar que es el padre del denominado: peaje de respaldo y opositor, como es razonable para sus intereses, a todo lo relacionado con el autoconsumo entendido como competencia a los suministros actuales.

Si hay que objetar, que en su nueva campaña como bróker financiero utiliza como reclamo, a toda página, la imagen de una residencia unifamiliar con piscina, en la que figura en su tejado placas fotovoltaicas, instalación tipo más apropiada para el autoconsumo con balance neto, como se puede apreciar por su gran desarrollo en todas las zonas de residencias unifamiliares de Alemania y que en España no ha podido tener un desarrollo similar por la oposición regulatoria.


Quizás, estemos asistiendo a la fase de posicionamiento de la utility ante el imparable desarrollo del autoconsumo y su intento de conseguir una cuota importante de ese mercado competitivo y adverso, si no se puede retrasar más su implantación posicionemos en él y juguemos la baza del balance neto de manera que elimine posibles competencias, para conseguirlo es necesario de un aliado, aliado que es conocido por todos y, quizás, está dispuesto a prestarle esa ayuda una vez más, degradando el interés general que debería ser de obligado cumplimiento.

jueves, 17 de septiembre de 2015

EL APAGON ENERGETICO SE ACABA YA


El apagón energético que atraviesa la economía española, definido por atravesar un periodo en el  que se ha determinado, por la actual administración, que después de haber regulado la desaparición del déficit tarifario en el sector eléctrico, considera que ya se han hecho todos los cambios estructurales necesarios y ya no es necesario definir las estrategias energéticas que carecíamos y carecemos.

El apagón se acaba al  surgir importantes posiciones de ruptura desde el propio establishment, en este caso desde Cataluña, como consecuencia de las elecciones del 27 de septiembre.

La candidatura: Junts pel  sí; en su programa electoral, dentro del apartado: un nuevo modelo energético, explicita su ruptura energética con el análisis siguiente:

El sistema energético de España es el resultado de la evolución del modelo económico franquista de capitalismo de Estado, en el que, o bien el Estado se reservaba la gestión directa de los sectores básicos de la economía o bien es cedida esta gestión a intereses privados cercanos al régimen.

En el proceso de la transición de la dictadura al régimen constitucional de 1978 este esquema se mantiene. Sólo las condiciones de entrada en la UE obligaron a desmantelar, al menos formalmente, la estructura básica de este capitalismo de Estado, imponiendo la privatización y liberalización de los grandes sectores económicos.

Las directivas europeas obligan a abrir a la competencia efectiva: la generación, la distribución y la comercialización eléctrica, pero la transposición de estas directivas por parte del Estado español se ha hecho de manera inadecuada y no se ha logrado alterar la estructura oligopólica del mercado ni introducir una verdadera competencia al alcance de los consumidores.

Se han creado unos mecanismos de mercados mayoristas de electricidad que no favorecen unos precios competitivos para la industria ni bastante asequibles en muchas familias. Además, se dificulta la entrada de otros actores en el mercado con una legislación que ha impuesto un peaje en el autoconsumo a la pequeña generación local.

El resultado de todo ello es el mantenimiento de un mercado oligopólico con una formación de precios poco transparente, al arbitrio del Gobierno, que es quien determina los costes regulados que suponen cerca del 50% de la factura eléctrica que paga el usuario, y que han generado un voluminoso déficit tarifa que incrementará aún más unos precios que ya se cuentan como los más elevados a nivel europeo.

Ciertamente, las familias y las empresas hoy pagamos una de las facturas eléctricas más caras de Europa, con el consecuente impacto en las economías familiares y en la competitividad de nuestras empresas.

Independientemente de la posición ideológica de cada cual y de su currículo en esto de la energía, el análisis anteriormente expuesto y que se hace, al menos en parte, por el establishment de las últimas décadas, es un buen principio para un debate serio sobre cuál es la situación que se deberá superar, ya que no sirve a los intereses generales y a los que todavía sirven están en proceso de desunión y desacuerdo, como se explicita en el programa electoral aludido.


jueves, 6 de agosto de 2015

La Atención al Cliente en un Mercado Oligopolista


La CNMC ha publicado el informe titulado: INFORME DE SUPERVISIÓN DE LOS SERVICIOS DE ATENCIÓN AL CLIENTE DE LAS EMPRESAS COMERCIALIZADORAS DE GAS Y DE ELECTRICIDAD, en su versión publica de fecha 23/07/2015.

Como es bien conocido, los servicios de atención al cliente prestados por las empresas que conforman el lobby eléctrico están muy mal valorados por los consumidores, baste decir, que según los datos del Consumer Market Scoreboard2 que publica la Comisión Europea, muestran el descontento y la baja confianza que los consumidores de  electricidad españoles tienen en estas empresas, al ocupar el puesto 28 de 31 servicios analizados.

En el resumen ejecutivo del informe, la CNMC destaca algunos aspectos que consideramos resaltar:
  • Una insuficiente diferenciación y confusa identificación de las comercializadoras que pertenecen a empresas verticalmente integradas
  • Las comercializadoras que tienen a disposición de sus clientes teléfonos de pago 901/902 no informan al consumidor del coste del establecimiento de la llamada ni del coste unitario de la misma, solo una admite hacerlo. Además, en algunos casos obtienen ingresos por el uso de dichos teléfonos, tanto en llamadas recibidas desde teléfonos fijos como desde teléfonos móviles. Esta práctica no legal es utilizada, según el informe de la CNMC, por parte de las empresas comercializadoras de último recurso que son a su vez las que forman parte del denominado oligopolio eléctrico.
  • Un elevado número de comercializadores de último recurso (o de referencia) y, especialmente también los comercializadores en el mercado liberalizado con más de 100.000 clientes, emplean el servicio telefónico de atención al cliente para comunicar promociones u ofertas comerciales al consumidor durante la llamada
  • Es práctica habitual de las comercializadoras, aun cuando han comprobado que el motivo de una reclamación es responsabilidad suya, no ofrecer una compensación económica al consumidor.

La Ley 24/2013, de 26 de diciembre, del Sector Eléctrico, recoge actualmente la obligación de que las comercializadoras ofrezcan a sus consumidores la posibilidad de solucionar sus conflictos a través de una entidad de resolución alternativa de litigios en materia de consumo, requisito que las grandes compañías no ofrecen a sus clientes para resolver los conflictos entre las partes.

Como también es sabido, el Tercer Paquete Legislativo sobre Energía de la UE ha reiterado su consideración que todas las políticas energéticas tienen sentido en la medida de que el consumidor sea el centro sobre el que pivote la política energética de Europa.

La conclusión que no explicita el informe de la CNMC es el grado de desprotección a que se ve sometido el consumidor, al tenerse que enfrentar, el solo, ante compañías que no siguen las normas existentes y que no pesan sobre ellas ningún tipo de control coercitivo para que no ejerzan su poder de dominio sobre el consumidor, el informe no concreta cual es la propia posición de la CNMC ante los hechos analizados para ejercer de abogada de los consumidores, tal como se indica en el Tercer Paquete Legislativo sobre Energía al asignar a las autoridades regulatorias nacionales sustanciales exigencias en la protección de los consumidores.

Por último, llama poderosamente la atención que el citado informe se realice en diferentes versiones y, en este caso, conozcamos la versión pública, en la que no figuran los anexos siguientes:

  • Anexo 1. Recomendaciones al comercializador de electricidad y de gas natural sobre el servicio de atención al cliente. 
  • Anexo 2. Resultados de estudios realizados sobre la satisfacción del consumidor de energía y los servicios de atención al cliente. 
  • Anexo3. Requerimiento de Información a las Empresas Comercializadoras de Gas y Electricidad 
  • Anexo 4. Comercializadoras de Electricidad y Gas Natural 
  • Anexo 5. Estructura de la Evaluación de Repuestas

Llama también la atención la posición de la CNMC al redactar un anexo I titulado: Recomendaciones al comercializador de electricidad y de gas natural sobre el servicio de atención al cliente, no es el mundo al revés y, sobre todo, lo contrario de lo que pretende la UE en relación con el protagonismo del consumidor y el papel que debería jugar el regulador. Un Anexo I dirigido a las asociaciones de consumidores de como aconseja el regulador que deberían actuar, parece más acorde con lo requerido por Europa.

miércoles, 5 de agosto de 2015

El autoconsumo de energía en un mercado oligopolista


La falta de desarrollo de la legislación necesaria para la implantación masiva del autoconsumo en el sector eléctrico español tiene, al menos, una causa que lo justifica: la existencia de un oligopolio.

El debate para la superación de la situación legislativa actual debería estar servido en el tema del autoconsumo de energía en España, y, posiblemente, debería ser un tema de confrontación política, al menos en el plano teórico,  que ayudaría a que los ciudadanos se posicionaran con mejor información de la que tienen actualmente y, en cualquier caso, en unas elecciones podrían elegir una posición o la contraria con más conocimiento que el actual.

Nadie rechaza el autoconsumo de una manera directa, pero si, indirectamente, se defienden o se crean inconvenientes que hacen que en la práctica sea inviable su desarrollo y así se presenta un perfil menos duro o de enfrentamiento al autoconsumo ya que se considera que socialmente  es aceptado, mayoritariamente, la posición de potenciar el autoconsumo.
La posición politica que defiende abiertamente el autoconsumo, propició alternativas para el desarrollo de estas fuentes de energía que se alejaban del autoconsumo, subvencionando con muy importantes cantidades su desarrollo pero con un perfil único de producción y de mantener el estatus del sistema existente y, por tanto, alejado de una evolución hacia una generación distribuida y protagonizada por un nuevo agente: el consumidor/productor.

Ambas posiciones han sido avaladas por el oligopolio eléctrico ya que ambas defiendes sus intereses y, por lo tanto, no cambian las estructuras existentes y les permiten controlar el desarrollo del sistema eléctrico.

La ausencia de una estrategia energética como país permite hacer planteamientos alejados de unos principios y de unos objetivos y, así, retrasar el  desarrollo del autoconsumo justificándolo mediante un problema de costes para el sistema eléctrico, planteamientos que solo se pueden hacer hacia España ya que no serían admitidos en el contexto energético europeo.

El regulador dispone de toda la artillería necesaria para implantar el autoconsumo de  manera que defienda el interés general, baste decir que los tres principios de sostenibilidad que conforman la estrategia energética europea: suministro, ambiental y económico; van incorporados en el ADN del autoconsumo.

Algunos de los débiles argumentos que esgrimen los que no impulsan la implantación a corto plazo del  autoconsumo los podemos encontrar en publicaciones de la Fundación FAES:

El consumidor deja de pagar parte de los costes fijos por la energía autoconsumida, lo que supone una subvención implícita y un incentivo ineficiente para sus promotores”
“Los costes fijos que los consumidores dejan de pagar por el autoconsumo no desaparecen del sistema, de modo que se tendrán que recaudar del resto de los consumidores para cumplir el principio de suficiencia tarifaria”
“La propuesta de Real Decreto de autoconsumo de julio de 2013 proponía establecer una tarifa de respaldo sobre la energía autoconsumida que recuperara la parte de costes fijos que se dejan de ingresar”
“Los altos precios de la electricidad están distorsionando las decisiones de consumo, haciendo que el sistema eléctrico esté perdiendo competitividad respecto a otras formas de energía, incluido el autoconsumo”
“El autoconsumo no se debe ver como una cuestión de consumidores contra el sistema ni contra las empresas eléctricas del sistema, sino como una cuestión de reglas equitativas en un mercado correctamente diseñado”

Todos los párrafos anteriores podrían haberse escrito por la patronal Unesa actual representante de la defensa de los intereses del oligopolio.


Los que se consideran abiertamente defensores de la implantación del autoconsumo no aportan la definición de los cambios estructurales que estarían dispuestos a realizar, ya que el alcance de los mismos marcará, sin duda, una nueva etapa en el sistema energético español en el caso de llevarse a cabo, con la consiguiente y necesaria ruptura del oligopolio actual.

lunes, 3 de agosto de 2015

La Potencia Contratada, la Potencia Instalada y la Potencia Punta



Ayer, 2 de agosto 2015, se publicó el artículo titulado: Cuanta menos luz gasta, más paga usted en el recibo  en él aparece una relación entre la potencia contratada, la potencia instalada y la potencia punta, a raíz de los cambios regulatorios que supusieron un incremento de casi el 100% del termino fijo de potencia, el argumento esgrimido en el artículo es el siguiente:

Resulta que el sistema eléctrico factura a los clientes el equivalente a 175 gigavatios (Gw) de potencia contratada; pero, como es sabido, el sistema tiene una potencia instalada de 108 Gw; y la punta máxima que utilizan los clientes es de 39 Gw. Una sencilla cuenta demostraría, para pasmo de economistas y teóricos de los mercados, que pagamos a las eléctricas 136 Gw que no utilizamos, simplemente porque los tenemos contratados. Esos 136 Gw regalados con el consentimiento del regulador equivalen a 10.000 millones anuales.

A simple vista y leído por un profano en esto de la electricidad y, quizás, por un no tan profano el esquema lineal que aparece en el artículo parece irrefutable y, sin embargo, no es así ni técnica ni económicamente aunque resulte complicado dar una explicación de tal aseveración en pocas líneas que sea entendible.

Desde el lado técnico, el denominado: coeficiente de simultaneidad puede visualizar la relación que puede existir entre potencia contratada,potencia de generación instalada y la potencia punta del sistema usando para ello  el plano de dimensionamiento del sistema eléctrico.

 El coeficiente de simultaneidad es un coeficiente reductor que se aplica en un nudo de la red para su dimensionamiento, por ejemplo, el cuarto de contadores de un edificio, minorando la potencia contratada suma de todas las potencias contratadas de las viviendas del edificio, su resultado equivale a la máxima potencia que es previsible de demanda de ese edificio y para la cual se dimensiona la red aguas arriba. Procediéndose de igual forma, es decir, utilizando diferentes coeficientes de simultaneidad según sean los nudos que se vayan dimensionando, hasta llegar al nudo de inyección a la red.
 De esta manera intuitiva se aprecia y se comprende fácilmente que la suma de potencias contratadas nunca puede ser igual a la potencia instalada y,también, que la potencia punta del sistema sea igual a la suma de las potencias contratadas en el caso óptimo.
Como bien se indica en el artículo, la relación entre la potencia instalada y la potencia punta, denominada índice de cobertura, son las variables criticas del sistema desde el lado de la oferta, desde el lado de la demanda el sistema es más complejo, al menos, por la extensión de la red y la multiplicidad de puntos de consumo, con demandas diferenciadas por la tensión de suministro y su ubicación geografica.
Resumiendo la potencia total contratada menos la potencia punta del sistema no es igual a exceso de potencia contratada ni tampoco que la potencia total contratada en el sistema sea la óptima o no.

Desde el lado económico, los compartimientos de costes fijos y costes variables son totalmente estancos, no hay relación económica entre ellos. El coste de la energía, coste variable, se define, al menos teóricamente, en el denominado mercado mayorista dónde se cruza oferta y demanda. El coste fijo, o mejor el ingreso fijo, es un coste/ingreso regulado que en una cierta proporción depende de la energía consumida, no del precio de la misma, siendo a este término al que se le dio un vuelco, todavía no justificado.

Por lo demás, mi opinión es que el articulista hace un resumen muy ajustado de lo que ha supuesto los cambios regulatorios introducidos y, sobre todo, de qué lado se inclina la balanza del regulador y lo que fue puesto más de manifiesto, la falta de justificación técnica y económica de regular una variación del precio de la potencia contratada que trasgrede toda la poca lógica que ya le quedaba al vapuleado sistema eléctrico



martes, 28 de julio de 2015

Modelo y Estrategia Energética ante los Próximos Cambios


Necesitamos poder diferenciar entre modelo y estrategia energética para entender el posicionamiento  de unos y otros, punto que considero esencial a la hora de los posibles debates y/o programas de las diferentes fuerzas que contenderán y negociaran para una próxima legislatura de cuatro años.
Desde luego no es una cuestión solamente semántica el uso que cada cual da a esos términos y si no se utilizan los mismos con criterio y uniformemente  se puede producir confusión, falta de claridad y desinformación al ciudadano preocupado pero inexperto en el conocimiento del sector energético.

Como en otros casos busquemos luz en las definiciones que la RAE da a estos términos:

MODELO
Esquema teórico, generalmente en forma matemática, de un sistema o de una realidad compleja, como la evolución económica de un país, que se elabora para facilitar su comprensión y el estudio de su comportamiento.

ESTRATEGIA
En un proceso regulable, conjunto de las reglas que aseguran una decisión óptima en cada momento.

Las dos acepciones elegidas para definir nuestros dos términos son, según mi criterio, suficientemente ilustrativas para delimitar lo que se pretende diferenciar sin ninguna ambigüedad.
Posiblemente la mejor imagen que podamos tener del modelo de energía sería un diagrama de Sankey, que lo podemos simplificar o complicar todo lo que queramos pero tal como nos dice la definición de la RAE, cumple con los requisitos de su definición: esquema, matemático, un sistema complejo, facilita la comprensión y su estudio.
Un diagrama de Sankey del sector energético de forma sucinta nos muestra y relaciona las fuentes de energía, su transformación y el uso de las mismas.

Si ahora consideramos que la estrategia también la podemos representar o visualizar, quizás su mejor imagen es lo que comúnmente se conoce como la definición del MIX de  energía, consiste en cuantificar temporalmente las variables que nos definían el modelo pero esta vez según unos principios y unos objetivos fijados.
Si la acepción de la estrategia fuese alcanzable se conseguiría nada más y nada menos que: las decisiones de cada momento fuesen óptimas y, añadiría, conocidas y contrastadas.
En nuestro país hay una tendencia, en el ámbito político, a extrapolar el sector eléctrico al sistema total que viene dando una visión acotada del sistema, de la manera expuesta cualquiera que esté interesado puede posicionarse sobre: modelo y estrategia y a partir de ahí entender las políticas de cada uno y su influencia sobre la estrategia y en la cuantificación del modelo que es lo realmente cambia.


Explicar el modelo energético en su conjunto desde el punto de vista de la garantía de suministro, la eficiencia y la sostenibilidad, que son los principios que rigen la estrategia energética en Europa y que se  consolidan mediante la matriz energética es posible y  propiciaría la participación de amplias capas de ciudadanos, mostrando también  las contradicciones internas del modelo energético, así como  sus contradicciones con otras políticas públicas

lunes, 20 de julio de 2015

Garoña, la constatación de la necesidad de cambios estructurares reales



Este fin de semana, un medio de comunicación dedicó su suplemento dominical de los negocios a ilustrarnos sobre la situación que atraviesa nuestro órgano regulador: la CNMC (comisión nacional del mercado de la competencia), en artículos con los siguientes titulares:

Un mercado con trampas

¿Dónde están los carteles? “En todas partes”, cree el economista Amadeo Petitbò

En los últimos cinco años se han destapado hasta 37 carteles
La rivalidad en una economía dominada por grandes firmas
Regulación Independiente
Competencia (CNMC) y la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) no funcionan se debe a dos razones principales: ni son verdaderamente independientes, sustentados sobre bases técnicas capaces y orientadas por vocales políticos “de reconocido prestigio” ni los poderes públicos han delegado en ellos una capacidad suficiente de acción. Por lo tanto, están predeterminados al fracaso. En su mejor versión, se limitan a actuar como denunciantes de disfunciones en los mercados; en el peor, se refugian en el silencio.
El modelo de regulación puesto en marcha por el Gobierno Rajoy no ha funcionado; y que el Gobierno que venga tendrá que cambiar profundamente las bases de la regulación.

El cierre unilateral de la Central Nuclear de Garoña por parte de sus propietarios, propició un expediente sancionador por parte de la CNMC, cuya lectura pone al descubierto la situación real del sistema eléctrico en cuanto a la relación entre: Política, Órgano Regulador y Oligopolio Empresarial.

Desde el plano político, Garoña ha sido utilizada como el símbolo ideológico de dos formas, por cierto caducas, de entender la política energética: la defensa de las renovables, por una parte, contra la defensa de los nuclear, por la otra parte, Garoña se consideró que era la batalla que había que dar políticamente, la batalla se centró en la fecha de cierre. Los que ostentaban el poder fijaron el cierre en: julio 2013, la oposición consideró reabrir esa fecha con su llegada al poder.

Otra de las batallas políticas que tuvimos que presenciar fue la de cambio de la estructura regulatoria, no en busca de una independencia del poder político, sino todo lo contrario para poder cambiar a los responsables de los mismos al no coincidir en el tiempo con el partido en el poder.
En diciembre del 2012, a raíz de los cambios que la administración introduzco con el objetivo de eliminar el déficit existente en el sector, Nuclenor, empresa propietaria de Garoña, que a su vez es propiedad de las dos principales empresas oligopolista, decidió unilateralmente cerrar Garoña y la cerró sin más contemplaciones.

La CNMC en su expediente sancionador, de una dureza inusual, hace afirmaciones del siguiente alcance:

Nuclenor era conocedora de todas las consecuencias que podrían derivarse de su actuación y pudo elegir todas las medidas de estrategia empresarial que estaban a su alcance. En este contexto optó por seguir la estrategia de cerrar la central antes de finalizar el año, con pleno conocimiento de los riesgos que asumía (la posibilidad de que le fuera impuesta sanción de hasta 30.000.000 de euros) y de los riesgos que evitaba (el coste fiscal de mantener la central abierta hasta su fecha prevista de cierre, que evalúa en más de 150.000.000 de euros)
…………
De lo anterior resulta que NUCLENOR actuó en fraude de Ley. Dicha figura, prevista en el art. 6.4 del Código Civil, establece que “Los actos realizados al amparo del texto de una norma que persigan un resultado prohibido por el ordenamiento jurídico, o contrario a él, se considerarán ejecutados en fraude de ley y no impedirán la debida aplicación de la norma que se hubiere tratado de eludir”.

Por último, lo que cierra y sorprende sin límites es el hecho de la cuantía de la sanción impuesta a Nuclenor, al modificarse el alcance de las multas con posterioridad al cierre de Garoña, fijándose en 18,5 M€ en lugar de los 30 M€ establecidos con anterioridad por la ley.

No parece existir ninguna duda de cuál es la relación de poder entre los tres agentes involucrados, a raíz de lo conseguido por uno de ellos con su actuación en fraude de ley por la decisión de un Consejo de Administración que representa los intereses de los propietarios que son dos empresas cotizadas y que forman parte del oligopolio eléctrico.