NUEVO

jueves, 6 de agosto de 2015

La Atención al Cliente en un Mercado Oligopolista


La CNMC ha publicado el informe titulado: INFORME DE SUPERVISIÓN DE LOS SERVICIOS DE ATENCIÓN AL CLIENTE DE LAS EMPRESAS COMERCIALIZADORAS DE GAS Y DE ELECTRICIDAD, en su versión publica de fecha 23/07/2015.

Como es bien conocido, los servicios de atención al cliente prestados por las empresas que conforman el lobby eléctrico están muy mal valorados por los consumidores, baste decir, que según los datos del Consumer Market Scoreboard2 que publica la Comisión Europea, muestran el descontento y la baja confianza que los consumidores de  electricidad españoles tienen en estas empresas, al ocupar el puesto 28 de 31 servicios analizados.

En el resumen ejecutivo del informe, la CNMC destaca algunos aspectos que consideramos resaltar:
  • Una insuficiente diferenciación y confusa identificación de las comercializadoras que pertenecen a empresas verticalmente integradas
  • Las comercializadoras que tienen a disposición de sus clientes teléfonos de pago 901/902 no informan al consumidor del coste del establecimiento de la llamada ni del coste unitario de la misma, solo una admite hacerlo. Además, en algunos casos obtienen ingresos por el uso de dichos teléfonos, tanto en llamadas recibidas desde teléfonos fijos como desde teléfonos móviles. Esta práctica no legal es utilizada, según el informe de la CNMC, por parte de las empresas comercializadoras de último recurso que son a su vez las que forman parte del denominado oligopolio eléctrico.
  • Un elevado número de comercializadores de último recurso (o de referencia) y, especialmente también los comercializadores en el mercado liberalizado con más de 100.000 clientes, emplean el servicio telefónico de atención al cliente para comunicar promociones u ofertas comerciales al consumidor durante la llamada
  • Es práctica habitual de las comercializadoras, aun cuando han comprobado que el motivo de una reclamación es responsabilidad suya, no ofrecer una compensación económica al consumidor.

La Ley 24/2013, de 26 de diciembre, del Sector Eléctrico, recoge actualmente la obligación de que las comercializadoras ofrezcan a sus consumidores la posibilidad de solucionar sus conflictos a través de una entidad de resolución alternativa de litigios en materia de consumo, requisito que las grandes compañías no ofrecen a sus clientes para resolver los conflictos entre las partes.

Como también es sabido, el Tercer Paquete Legislativo sobre Energía de la UE ha reiterado su consideración que todas las políticas energéticas tienen sentido en la medida de que el consumidor sea el centro sobre el que pivote la política energética de Europa.

La conclusión que no explicita el informe de la CNMC es el grado de desprotección a que se ve sometido el consumidor, al tenerse que enfrentar, el solo, ante compañías que no siguen las normas existentes y que no pesan sobre ellas ningún tipo de control coercitivo para que no ejerzan su poder de dominio sobre el consumidor, el informe no concreta cual es la propia posición de la CNMC ante los hechos analizados para ejercer de abogada de los consumidores, tal como se indica en el Tercer Paquete Legislativo sobre Energía al asignar a las autoridades regulatorias nacionales sustanciales exigencias en la protección de los consumidores.

Por último, llama poderosamente la atención que el citado informe se realice en diferentes versiones y, en este caso, conozcamos la versión pública, en la que no figuran los anexos siguientes:

  • Anexo 1. Recomendaciones al comercializador de electricidad y de gas natural sobre el servicio de atención al cliente. 
  • Anexo 2. Resultados de estudios realizados sobre la satisfacción del consumidor de energía y los servicios de atención al cliente. 
  • Anexo3. Requerimiento de Información a las Empresas Comercializadoras de Gas y Electricidad 
  • Anexo 4. Comercializadoras de Electricidad y Gas Natural 
  • Anexo 5. Estructura de la Evaluación de Repuestas

Llama también la atención la posición de la CNMC al redactar un anexo I titulado: Recomendaciones al comercializador de electricidad y de gas natural sobre el servicio de atención al cliente, no es el mundo al revés y, sobre todo, lo contrario de lo que pretende la UE en relación con el protagonismo del consumidor y el papel que debería jugar el regulador. Un Anexo I dirigido a las asociaciones de consumidores de como aconseja el regulador que deberían actuar, parece más acorde con lo requerido por Europa.

miércoles, 5 de agosto de 2015

El autoconsumo de energía en un mercado oligopolista


La falta de desarrollo de la legislación necesaria para la implantación masiva del autoconsumo en el sector eléctrico español tiene, al menos, una causa que lo justifica: la existencia de un oligopolio.

El debate para la superación de la situación legislativa actual debería estar servido en el tema del autoconsumo de energía en España, y, posiblemente, debería ser un tema de confrontación política, al menos en el plano teórico,  que ayudaría a que los ciudadanos se posicionaran con mejor información de la que tienen actualmente y, en cualquier caso, en unas elecciones podrían elegir una posición o la contraria con más conocimiento que el actual.

Nadie rechaza el autoconsumo de una manera directa, pero si, indirectamente, se defienden o se crean inconvenientes que hacen que en la práctica sea inviable su desarrollo y así se presenta un perfil menos duro o de enfrentamiento al autoconsumo ya que se considera que socialmente  es aceptado, mayoritariamente, la posición de potenciar el autoconsumo.
La posición politica que defiende abiertamente el autoconsumo, propició alternativas para el desarrollo de estas fuentes de energía que se alejaban del autoconsumo, subvencionando con muy importantes cantidades su desarrollo pero con un perfil único de producción y de mantener el estatus del sistema existente y, por tanto, alejado de una evolución hacia una generación distribuida y protagonizada por un nuevo agente: el consumidor/productor.

Ambas posiciones han sido avaladas por el oligopolio eléctrico ya que ambas defiendes sus intereses y, por lo tanto, no cambian las estructuras existentes y les permiten controlar el desarrollo del sistema eléctrico.

La ausencia de una estrategia energética como país permite hacer planteamientos alejados de unos principios y de unos objetivos y, así, retrasar el  desarrollo del autoconsumo justificándolo mediante un problema de costes para el sistema eléctrico, planteamientos que solo se pueden hacer hacia España ya que no serían admitidos en el contexto energético europeo.

El regulador dispone de toda la artillería necesaria para implantar el autoconsumo de  manera que defienda el interés general, baste decir que los tres principios de sostenibilidad que conforman la estrategia energética europea: suministro, ambiental y económico; van incorporados en el ADN del autoconsumo.

Algunos de los débiles argumentos que esgrimen los que no impulsan la implantación a corto plazo del  autoconsumo los podemos encontrar en publicaciones de la Fundación FAES:

El consumidor deja de pagar parte de los costes fijos por la energía autoconsumida, lo que supone una subvención implícita y un incentivo ineficiente para sus promotores”
“Los costes fijos que los consumidores dejan de pagar por el autoconsumo no desaparecen del sistema, de modo que se tendrán que recaudar del resto de los consumidores para cumplir el principio de suficiencia tarifaria”
“La propuesta de Real Decreto de autoconsumo de julio de 2013 proponía establecer una tarifa de respaldo sobre la energía autoconsumida que recuperara la parte de costes fijos que se dejan de ingresar”
“Los altos precios de la electricidad están distorsionando las decisiones de consumo, haciendo que el sistema eléctrico esté perdiendo competitividad respecto a otras formas de energía, incluido el autoconsumo”
“El autoconsumo no se debe ver como una cuestión de consumidores contra el sistema ni contra las empresas eléctricas del sistema, sino como una cuestión de reglas equitativas en un mercado correctamente diseñado”

Todos los párrafos anteriores podrían haberse escrito por la patronal Unesa actual representante de la defensa de los intereses del oligopolio.


Los que se consideran abiertamente defensores de la implantación del autoconsumo no aportan la definición de los cambios estructurales que estarían dispuestos a realizar, ya que el alcance de los mismos marcará, sin duda, una nueva etapa en el sistema energético español en el caso de llevarse a cabo, con la consiguiente y necesaria ruptura del oligopolio actual.

lunes, 3 de agosto de 2015

La Potencia Contratada, la Potencia Instalada y la Potencia Punta



Ayer, 2 de agosto 2015, se publicó el artículo titulado: Cuanta menos luz gasta, más paga usted en el recibo  en él aparece una relación entre la potencia contratada, la potencia instalada y la potencia punta, a raíz de los cambios regulatorios que supusieron un incremento de casi el 100% del termino fijo de potencia, el argumento esgrimido en el artículo es el siguiente:

Resulta que el sistema eléctrico factura a los clientes el equivalente a 175 gigavatios (Gw) de potencia contratada; pero, como es sabido, el sistema tiene una potencia instalada de 108 Gw; y la punta máxima que utilizan los clientes es de 39 Gw. Una sencilla cuenta demostraría, para pasmo de economistas y teóricos de los mercados, que pagamos a las eléctricas 136 Gw que no utilizamos, simplemente porque los tenemos contratados. Esos 136 Gw regalados con el consentimiento del regulador equivalen a 10.000 millones anuales.

A simple vista y leído por un profano en esto de la electricidad y, quizás, por un no tan profano el esquema lineal que aparece en el artículo parece irrefutable y, sin embargo, no es así ni técnica ni económicamente aunque resulte complicado dar una explicación de tal aseveración en pocas líneas que sea entendible.

Desde el lado técnico, el denominado: coeficiente de simultaneidad puede visualizar la relación que puede existir entre potencia contratada,potencia de generación instalada y la potencia punta del sistema usando para ello  el plano de dimensionamiento del sistema eléctrico.

 El coeficiente de simultaneidad es un coeficiente reductor que se aplica en un nudo de la red para su dimensionamiento, por ejemplo, el cuarto de contadores de un edificio, minorando la potencia contratada suma de todas las potencias contratadas de las viviendas del edificio, su resultado equivale a la máxima potencia que es previsible de demanda de ese edificio y para la cual se dimensiona la red aguas arriba. Procediéndose de igual forma, es decir, utilizando diferentes coeficientes de simultaneidad según sean los nudos que se vayan dimensionando, hasta llegar al nudo de inyección a la red.
 De esta manera intuitiva se aprecia y se comprende fácilmente que la suma de potencias contratadas nunca puede ser igual a la potencia instalada y,también, que la potencia punta del sistema sea igual a la suma de las potencias contratadas en el caso óptimo.
Como bien se indica en el artículo, la relación entre la potencia instalada y la potencia punta, denominada índice de cobertura, son las variables criticas del sistema desde el lado de la oferta, desde el lado de la demanda el sistema es más complejo, al menos, por la extensión de la red y la multiplicidad de puntos de consumo, con demandas diferenciadas por la tensión de suministro y su ubicación geografica.
Resumiendo la potencia total contratada menos la potencia punta del sistema no es igual a exceso de potencia contratada ni tampoco que la potencia total contratada en el sistema sea la óptima o no.

Desde el lado económico, los compartimientos de costes fijos y costes variables son totalmente estancos, no hay relación económica entre ellos. El coste de la energía, coste variable, se define, al menos teóricamente, en el denominado mercado mayorista dónde se cruza oferta y demanda. El coste fijo, o mejor el ingreso fijo, es un coste/ingreso regulado que en una cierta proporción depende de la energía consumida, no del precio de la misma, siendo a este término al que se le dio un vuelco, todavía no justificado.

Por lo demás, mi opinión es que el articulista hace un resumen muy ajustado de lo que ha supuesto los cambios regulatorios introducidos y, sobre todo, de qué lado se inclina la balanza del regulador y lo que fue puesto más de manifiesto, la falta de justificación técnica y económica de regular una variación del precio de la potencia contratada que trasgrede toda la poca lógica que ya le quedaba al vapuleado sistema eléctrico



martes, 28 de julio de 2015

Modelo y Estrategia Energética ante los Próximos Cambios


Necesitamos poder diferenciar entre modelo y estrategia energética para entender el posicionamiento  de unos y otros, punto que considero esencial a la hora de los posibles debates y/o programas de las diferentes fuerzas que contenderán y negociaran para una próxima legislatura de cuatro años.
Desde luego no es una cuestión solamente semántica el uso que cada cual da a esos términos y si no se utilizan los mismos con criterio y uniformemente  se puede producir confusión, falta de claridad y desinformación al ciudadano preocupado pero inexperto en el conocimiento del sector energético.

Como en otros casos busquemos luz en las definiciones que la RAE da a estos términos:

MODELO
Esquema teórico, generalmente en forma matemática, de un sistema o de una realidad compleja, como la evolución económica de un país, que se elabora para facilitar su comprensión y el estudio de su comportamiento.

ESTRATEGIA
En un proceso regulable, conjunto de las reglas que aseguran una decisión óptima en cada momento.

Las dos acepciones elegidas para definir nuestros dos términos son, según mi criterio, suficientemente ilustrativas para delimitar lo que se pretende diferenciar sin ninguna ambigüedad.
Posiblemente la mejor imagen que podamos tener del modelo de energía sería un diagrama de Sankey, que lo podemos simplificar o complicar todo lo que queramos pero tal como nos dice la definición de la RAE, cumple con los requisitos de su definición: esquema, matemático, un sistema complejo, facilita la comprensión y su estudio.
Un diagrama de Sankey del sector energético de forma sucinta nos muestra y relaciona las fuentes de energía, su transformación y el uso de las mismas.

Si ahora consideramos que la estrategia también la podemos representar o visualizar, quizás su mejor imagen es lo que comúnmente se conoce como la definición del MIX de  energía, consiste en cuantificar temporalmente las variables que nos definían el modelo pero esta vez según unos principios y unos objetivos fijados.
Si la acepción de la estrategia fuese alcanzable se conseguiría nada más y nada menos que: las decisiones de cada momento fuesen óptimas y, añadiría, conocidas y contrastadas.
En nuestro país hay una tendencia, en el ámbito político, a extrapolar el sector eléctrico al sistema total que viene dando una visión acotada del sistema, de la manera expuesta cualquiera que esté interesado puede posicionarse sobre: modelo y estrategia y a partir de ahí entender las políticas de cada uno y su influencia sobre la estrategia y en la cuantificación del modelo que es lo realmente cambia.


Explicar el modelo energético en su conjunto desde el punto de vista de la garantía de suministro, la eficiencia y la sostenibilidad, que son los principios que rigen la estrategia energética en Europa y que se  consolidan mediante la matriz energética es posible y  propiciaría la participación de amplias capas de ciudadanos, mostrando también  las contradicciones internas del modelo energético, así como  sus contradicciones con otras políticas públicas

lunes, 20 de julio de 2015

Garoña, la constatación de la necesidad de cambios estructurares reales



Este fin de semana, un medio de comunicación dedicó su suplemento dominical de los negocios a ilustrarnos sobre la situación que atraviesa nuestro órgano regulador: la CNMC (comisión nacional del mercado de la competencia), en artículos con los siguientes titulares:

Un mercado con trampas

¿Dónde están los carteles? “En todas partes”, cree el economista Amadeo Petitbò

En los últimos cinco años se han destapado hasta 37 carteles
La rivalidad en una economía dominada por grandes firmas
Regulación Independiente
Competencia (CNMC) y la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) no funcionan se debe a dos razones principales: ni son verdaderamente independientes, sustentados sobre bases técnicas capaces y orientadas por vocales políticos “de reconocido prestigio” ni los poderes públicos han delegado en ellos una capacidad suficiente de acción. Por lo tanto, están predeterminados al fracaso. En su mejor versión, se limitan a actuar como denunciantes de disfunciones en los mercados; en el peor, se refugian en el silencio.
El modelo de regulación puesto en marcha por el Gobierno Rajoy no ha funcionado; y que el Gobierno que venga tendrá que cambiar profundamente las bases de la regulación.

El cierre unilateral de la Central Nuclear de Garoña por parte de sus propietarios, propició un expediente sancionador por parte de la CNMC, cuya lectura pone al descubierto la situación real del sistema eléctrico en cuanto a la relación entre: Política, Órgano Regulador y Oligopolio Empresarial.

Desde el plano político, Garoña ha sido utilizada como el símbolo ideológico de dos formas, por cierto caducas, de entender la política energética: la defensa de las renovables, por una parte, contra la defensa de los nuclear, por la otra parte, Garoña se consideró que era la batalla que había que dar políticamente, la batalla se centró en la fecha de cierre. Los que ostentaban el poder fijaron el cierre en: julio 2013, la oposición consideró reabrir esa fecha con su llegada al poder.

Otra de las batallas políticas que tuvimos que presenciar fue la de cambio de la estructura regulatoria, no en busca de una independencia del poder político, sino todo lo contrario para poder cambiar a los responsables de los mismos al no coincidir en el tiempo con el partido en el poder.
En diciembre del 2012, a raíz de los cambios que la administración introduzco con el objetivo de eliminar el déficit existente en el sector, Nuclenor, empresa propietaria de Garoña, que a su vez es propiedad de las dos principales empresas oligopolista, decidió unilateralmente cerrar Garoña y la cerró sin más contemplaciones.

La CNMC en su expediente sancionador, de una dureza inusual, hace afirmaciones del siguiente alcance:

Nuclenor era conocedora de todas las consecuencias que podrían derivarse de su actuación y pudo elegir todas las medidas de estrategia empresarial que estaban a su alcance. En este contexto optó por seguir la estrategia de cerrar la central antes de finalizar el año, con pleno conocimiento de los riesgos que asumía (la posibilidad de que le fuera impuesta sanción de hasta 30.000.000 de euros) y de los riesgos que evitaba (el coste fiscal de mantener la central abierta hasta su fecha prevista de cierre, que evalúa en más de 150.000.000 de euros)
…………
De lo anterior resulta que NUCLENOR actuó en fraude de Ley. Dicha figura, prevista en el art. 6.4 del Código Civil, establece que “Los actos realizados al amparo del texto de una norma que persigan un resultado prohibido por el ordenamiento jurídico, o contrario a él, se considerarán ejecutados en fraude de ley y no impedirán la debida aplicación de la norma que se hubiere tratado de eludir”.

Por último, lo que cierra y sorprende sin límites es el hecho de la cuantía de la sanción impuesta a Nuclenor, al modificarse el alcance de las multas con posterioridad al cierre de Garoña, fijándose en 18,5 M€ en lugar de los 30 M€ establecidos con anterioridad por la ley.

No parece existir ninguna duda de cuál es la relación de poder entre los tres agentes involucrados, a raíz de lo conseguido por uno de ellos con su actuación en fraude de ley por la decisión de un Consejo de Administración que representa los intereses de los propietarios que son dos empresas cotizadas y que forman parte del oligopolio eléctrico.



jueves, 16 de julio de 2015

Transformar el sistema energético desde Europa



Europa sitúa a los hogares y a los consumidores comerciales en el centro del mercado europeo de la energía.


La Comisión Europea ha presentado, hoy 15 de julio 2015, varias propuestas con el fin de ofrecer un nuevo acuerdo para los consumidores de energía, consistentes en tres actuaciones:


Rediseñar el mercado europeo de la electricidad,


  Actualizar el etiquetado de eficiencia energética


  Revisar el régimen de comercio de derechos de emisión de la UE.


El máximo responsable europeo de la Unión de la Energía ha indicado su compromiso con los puntos siguientes
  1. Capacitación de los consumidores europeos
  2. Creación de un mercado único de la energía
  3.   Priorizar la eficiencia energética
  4.   Ser el número uno en energías renovables.

La Comisión, vuelve a incidir en colocar al consumidor de energía en el centro de las actuaciones y estrategias energéticas de Europa, para ello basará su política en tres pilares:
  • Ayudar a los consumidores a ahorrar dinero y energía a través de una mejor información
  •   Proporcionarles un abanico más amplio de actuación a la hora de elegir su participación en el mercado de la energía
  •   Mantener el máximo nivel de protección de los consumidores.

La Comisión indica:

Los consumidores tienen que estar tan bien informados y capacitados como los compradores y los vendedores en los mercados mayoristas, a través de facturas y normas de publicidad más claras y herramientas de comparación de precios fiables, y potenciando asimismo su gran poder de negociación mediante regímenes colectivos (tales como el cambio colectivo de proveedor y las cooperativas de energía).
Por último, los consumidores deben tener la libertad de generar y consumir su propia energía en condiciones justas para ahorrar dinero, proteger el medio ambiente y garantizar la seguridad del suministro.

Lo anterior recoge el enfoque que la Comisión quiere dar al papel del consumidor en la estrategia energética de la Unión Europea, Cabe esperar que una nueva administración en España haga suya la política energética de Europa y no obstaculice a los ciudadanos españoles el desarrollo que los ciudadanos de Europa van a tener, No convendrá olvidar ni responsabilizar el retraso que estos casi cuatro años han infligido al desarrollo energético de España.



martes, 14 de julio de 2015

El Autoconsumo modifica la Ley 24/2013 del Sector Eléctrico


Se ha publicado, el pasado sábado, el Real Decreto-ley 9/2015, de 10 de julio, de medidas urgentes para reducir la carga tributaria soportada por los contribuyentes del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas y otras medidas de carácter económico.
En el citado RD 9/2015 aunque parezca imposible, por el título del mismo, aparece una modificación de la ley 24/2013 del sector eléctrico que viene justificada en el preámbulo del RD de la forma siguiente:
El artículo 9 de la Ley 24/2013, de 26 de noviembre, del Sector Eléctrico, regula el autoconsumo. El apartado 3 determina que «todos los consumidores sujetos a cualquier modalidad de autoconsumo tendrán la obligación de contribuir a los costes y servicios del sistema por la energía autoconsumida, cuando la instalación de generación o de consumo esté conectada total o parcialmente al sistema eléctrico.
Para ello estarán obligados a pagar los mismos peajes de acceso a las redes, cargos asociados a los costes del sistema y costes para la provisión de los servicios de respaldo del sistema que correspondan a un consumidor no sujeto a ninguna de las modalidades de autoconsumo descritas en el apartado anterior.»
Además contempla una excepción en el caso de los territorios no peninsulares cuando supongan una reducción de los costes de dichos sistemas, si bien no se había contemplado ningún tratamiento específico para aquellos pequeños consumidores.
En la actualidad, con esta medida se amplía la excepción a los consumidores de pequeña potencia que decidieran autoconsumir energía eléctrica con el objetivo de minorar las cargas administrativas, de gestión y sus costes asociados. Su impacto para el conjunto del sistema eléctrico es poco significativo, por lo que resulta conveniente flexibilizar esta carga.
Por ello resulta conveniente ampliar esta excepción a estos casos.
En todo caso, dicha excepción se desarrollará garantizando la seguridad y la sostenibilidad económica y financiera del sistema eléctrico.

El párrafo 3 del artículo 9 de la ley 24/82013 queda de la forma siguiente:

Todos los consumidores sujetos a cualquier modalidad de autoconsumo tendrán la obligación de contribuir a los costes y servicios del sistema por la energía autoconsumida, cuando la instalación de generación o de consumo esté conectada total o parcialmente al sistema eléctrico.
Para ello estarán obligados a pagar los mismos peajes de acceso a las redes, cargos asociados a los costes del sistema y costes para la provisión de los servicios de respaldo del sistema que correspondan a un consumidor no sujeto a ninguna de las modalidades de autoconsumo descritas en el apartado anterior.
El Gobierno podrá establecer reglamentariamente reducciones en dichos peajes, cargos y costes en los sistemas no peninsulares, cuando las modalidades de autoconsumo supongan una reducción de los costes de dichos sistemas
Asimismo, de forma excepcional y siempre que se garantice la seguridad y la sostenibilidad económica y financiera del sistema, con las condiciones que el Gobierno regule, se podrán establecer reducciones de peajes, cargos y costes para determinadas categorías de consumidores de baja tensión de la modalidad de suministro con autoconsumo. En todo caso, tanto la potencia máxima contratada de consumo como la instalada de generación no serán superiores a 10 kW.»


Veamos si la modificación anterior es el preámbulo de la ley de autoconsumo con balance neto que lleva pendiente desde el inicio de la actual legislatura y ha sido objeto de penalización por la actual administración al desarrollo de las energías renovables, la generación distribuida y la eficiencia energética.

La Bajada de la Electricidad en Julio del 2015



La actual administración, aplicando sus reformas en el sector eléctrico, había conseguido no ser objeto de los vaivenes de precios cada tres meses, que le causaban serios disgustos. Su argumentario mediático es cómodo: cualquier variación que se produzca en los precios es como consecuencia del mercado ya que lo que a la administración compete nada se modifica y, por lo tanto, las variaciones son consecuencia del mercado. Si a esto le añadimos que los precios están indexados al mercado mayorista que varían 24 veces cada día, la falta de transparencia del sistema de precios imposibilita que cualquier variación de precio se relacione con lo político.
Desde el plano político se había conseguido sacar del escenario mediático los precios de la electricidad que tal mala prensa les causaban, máxime cuando  son muy superiores a la media europea y, además, se pueden producir elevaciones de precios no controlados.
En eso estábamos, cuando esta semana en el último consejo de ministros se despachan con el titular siguiente:

El Gobierno baja la factura de la luz un 2,2% para las familias

Por pura lógica, lo que antes no era posible lo seguirá no siendo, salvo que se haya cambiado algo sustancial, si el mercado seguirá variando según sus reglas y lo hará con una volatilidad de 24 precios diferentes cada día y, por lo tanto, no es predecible la parte variable que hace que tampoco, lógicamente, sea predecible la evolución del precio final de la energía eléctrica y, por lo tanto, seguimos como al principio, el precio final es una consecuencia del precio del mercado mayorista que en este caso se verá minorado por un disminución del precio regulado.
En las actuales circunstancias hay un elemento: el tiempo, la duración durante la cual va a ser válida la rebaja del precio regulado, cuando actuaban las subastas Cesur esta variable era sobrentendida, era entre subasta, lógicamente, ahora la variable tiempo es indefinida.
¿Qué es lo que ha pasado para que se lance un titular tan positivo para el conjunto de los consumidores?
Simplemente, que ya hay bastante certeza de que durante el ejercicio 2015 hay superávit. Los gastos serán inferiores a los ingresos previstos y lo anterior se concreta en una partida: los pagos por capacidad.
La rebaja de precios de la parte regulada fue negada por la actual administración en relación con posibles superávit:

“Cualquier superávit del sistema eléctrico se aplicaría a reducir el déficit de tarifa acumulado”


Pero, quizás, lo más importante es que los que han propiciado un nuevo reglamento en el sector, utilizan los métodos de la etapa anterior a sus cambios y emplean los viejos principios como los venían utilizando en esa etapa, haciendo abstracción de que ya no hay subastas Cesur que, por iniciativa suya, el precio de la energía para el pequeño consumidor tiene toda la volatilidad de un sistema que mueve sus precios cada hora de cada día. Ajustemos los mensajes propagandísticos  a la realidad definida, en este caso, por el propagandista.

lunes, 22 de junio de 2015

La Red de Distribución la Aliada del Cambio Estructural Necesario en el Sector Eléctrico


La actividad de distribución de energía eléctrica es aquélla que tiene por objeto la transmisión de energía eléctrica desde:
  • Las redes de transporte
  • Las redes de distribución
  • La generación conectada a la propia red de distribución

Hasta los puntos de consumo u otras redes de distribución en las adecuadas condiciones de calidad con el fin último de suministrarla a los consumidores.

Tal como se indica en la parte superior la ley 24/2013 del SE define la actividad de distribución en el que el punto 3ª, la generación vertida a la red de distribución, constituye el gran reto para desarrollar la generación distribuida y con ello posibilitar un acoplamiento masivo de las energías renovables en el sistema eléctrico.

La ley 24/2013 del SE establece inequívocamente en quién reside la actividad de gestión de la red en tanto lo fija de la forma siguiente:
Los distribuidores serán los gestores de las redes de distribución que operen. En aquellas Comunidades Autónomas donde exista más de un gestor de la red de distribución, la Comunidad Autónoma, en el ámbito de sus competencias, podrá realizar funciones de coordinación de la actividad que desarrollen los diferentes gestores.
A pesar de la rotundidad a la hora de definir quién es el gestor de las redes de distribución el legislador entiende de la necesidad de tener en cuenta a las Comunidades Autónomas donde existan más de un distribuidor, para que pueda ejercer una función de coordinación.

La directiva 2009/72/CE sobre normas comunes para el mercado interior de la electricidad, establece en su artículo 24 sobre la designación de los gestores de las redes de distribución lo siguiente:
 Los Estados miembros designarán o pedirán a las empresas propietarias o encargadas de las redes de distribución que designen, por un período de tiempo que determinarán los Estados miembros en función de criterios de eficiencia y de equilibrio econó­mico, uno o varios gestores de redes de distribución.

Y ahondando más en los aspectos de gestión también establece en el artículo 29 la figura del Gestor combinado de la red, de la forma siguiente:
El artículo 26, apartado 1, no impedirá la existencia de un gestor combinado de redes de transporte y distribución, siempre y cuando dicho gestor cumpla lo dispuesto en el artículo  9, apartado 1, o en los artículos 13 y 14, o en el capítulo V o le sea aplicable el artículo 44, apartado 2.

Apoyándonos en la directiva europea y en lo que entendemos como un cambio estructural necesario en España, éste se llevaría a cabo, entre otras posibilidades, con un desarrollo de las redes de distribución acorde a un nuevo modelo. Para conseguirlo se utilizaría la posibilidad que nos da la directiva europea de designación por el Estado de los gestores de las redes de distribución que, lógicamente, irían estrechamente enlazados con las Comunidades Autónomas. Abriéndose así un potencial impresionante para propiciar el necesario cambio estructural que la ley 24/2013, absorta en el déficit de tarifa y sin consenso, no fue capaz o no quiso establecer

miércoles, 17 de junio de 2015

Del Déficit al Superávit terminando en el Fondo de Titulación de la Deuda Eléctrica



Se nos anuncia como la “buena nueva” los superávit que se conseguirán, tanto en el ejercicio 2014 como el 2015, que ascenderán en los entornos de 100M€ y 1000M€ respectivamente y enunciado así a todos nos debería parecer una buena noticia y objetivamente no es así para la gran mayoría de los agentes y sobre todo para los consumidores y entre ellos los que pagan un porcentaje más alto de su renta por el suministro que no es otro que el pequeño consumidor
Lo más preocupante, a corto plazo, es que invariablemente se tendrá que volver a  cuestionar el sistema en su conjunto con el objetivo de encontrar un equilibrio aceptado mayoritariamente, actualmente inexistente, que sea válido para todos los implicados y que debería aceptarse  dos puntos incuestionables de inicio para el sector:
  • Servicio de interés general

  • Supremacía del consumidor


De ser así, se evidencia que lo desarrollado durante este cuatrienio no cumple, ni de lejos, los dos puntos referidos y, además, ha dejado sin resolver múltiples problemas técnicos y económicos que se arrastran desde el principio del proceso de liberalización, mostrándose con toda su virulencia en diciembre del 2013, cuando ocurrieron los hitos siguientes:
  • Última subasta Cesur
  • Cierre unilateral e ilegal de la Central Nuclear de Garoña
  • Ley del sector eléctrico sin consenso político

El grado de desarrollo conseguido en el proceso de liberalización del sector de las telecomunicaciones comparado con el sector eléctrico, nos debería hacernos reflexionar de lo poco avanzado que se encuentra en éste último sector y las consecuencias que esto tiene para los consumidores y el desarrollo económico y social de éste país.

 En Telecomunicaciones, se ha pasado del par de cobre a la fibra óptica; se han implantado diferentes redes: inteligente, móviles, digitales y todo ello posibilitó un acceso e implantación de la denominada “sociedad digital”. No nos podemos ni plantear si durante el proceso liberalizador la empresa dominante hubiese planteado imponer un precio por tener un ordenador conectado a la red o cosa similar, con el objeto de evitar el desarrollo de no sé qué servicio que lo consideraba cautivo e imprescindible para poder mantener las infraestructuras existentes.

Lo anteriormente indicado pasa en gran medida en el sector eléctrico. El retraso tecnológico y de gestión del sistema eléctrico es objetivo, no se adecuó al desarrollo del país, no asumió el proceso descentralizador llevado a cabo durante ya más de treinta años, no se ha aceptado por parte de las empresas dominantes perder su condición oligopolista ni cambiar su relación con el poder político, acorde con un mercado liberalizado y dirigido al consumidor, es decir, pasar del abonado de la etapa regulada al cliente propia de un mercado.  


No tengo ninguna duda que un nuevo mapa político con cuatro fuerzas, dos de ellas no contaminadas por etapas anteriores, deberá ser un marco más favorable para enderezar y superar los años perdidos, el potencial de recorrido es ilusionarte y, sin ninguna duda, existen unas generaciones jóvenes preparadas para llevarlas a buen puerto y sin ninguna implicación con el histórico de éste sector.

miércoles, 10 de junio de 2015

Los Estertores del actual Sector Eléctrico con el RD de Autoconsumo


La lógica de las cosas se impondrá, que la actual administración no es partidaria de la energía distribuida, ni, por supuesto, del autoconsumo con balance neto, no hay ninguna duda para nadie. Lo que altera las más elementales normas de la técnica, de la economía y otras normas es regular a la contra, es decir, legislar para que sea inviable cualquier inversión dirigida al autoconsumo y, todavía más, hacerlo en el cierre de una legislativa, todo parece indicar que se tiene que hacer para contentar u otras causas a algunos bien conocidos, máxime cuando se esperan cambios en la próxima legislatura de calado y que, sin ninguna duda, revertirá lo que se quiere dejar atado y bien atado y a la contra, también, de los planteamientos de la estrategia energética de la UE.

Desde la posición anterior para que gastar tiempo en analizar, comprender y, si es el caso, aportar al borrador del RD titulado:


En este contexto, es casi imposible encontrar en los medios algún enunciado que sea en defensa de lo que se pretende y si titulares que expresan muy negativamente lo que se  ha planeado, veamos algunos de los titulares negativos:

El RD de autoconsumo enviado a la CNMC mantiene el impuesto al sol


Industria creará un gravamen para el autoconsumo de luz con baterías


El decreto de autoconsumo permitirá que entren en tu casa sin orden judicial


Los profesionales piden al Gobierno que legisle de una vez el autoconsumo eléctrico, pero critican duramente el borrador que maneja. Algunas de sus medidas son contraproducentes o abusivas


El Gobierno da la puntilla al autoconsumo y 'prohíbe' que las CCAA lo apoyen


Las renovables colapsarán Industria con cientos de miles de alegaciones para frenar el borrador de autoconsumo


UNEF reitera al Gobierno que retire el ‘impuesto al sol’ del borrador del decreto de autoconsumo


Industria cambia el 'impuesto al sol' por una nueva tasa al autoconsumo


Los planes para el autoconsumo energético del gobierno son aún peores: estas son todas las trabas


Borrador de Real Decreto de Autoconsumo, la última meadita del Sr. Ministro.


El Gobierno incompatibiliza la pobreza con el autoconsumo energético en el proyecto de ley


El decreto de autoconsumo incumple las directivas europeas


Por qué el gobierno quiere poner un 'impuesto al sol' y penalizar el autoconsumo energético


Soria aprovecha el vacío de poder autonómico para fulminar el autoconsumo eléctrico


¡De locos!: Todas las instalaciones de autoconsumo eléctrico pagarán en España 'peaje al sol'


"Es inaceptable que Industria pretenda que los autoconsumidores paguen por duplicado los costes que tiene el sistema eléctrico: cuando consumen energía de la red pero también cuando consumen la energía que ellos mismos producen.


El mejor análisis, por mi parte, es el de considerar que estamos ante uno de los últimos estertores de esta terrible legislatura energética para la generación distribuida, que, quizás, quede bien definida con las palabras que le dedicaron, los compañeros de Castilla y León, al actual responsable del Ministerio de Energía, después del 24 de mayo, a raíz del resultado de las últimas elecciones por las actuaciones en el sector del carbón y en otros menesteres, este RD va en la misma línea o aún peor si es ello posible, seguro que una nueva legislatura nos traerá nuevos aires y permitirá desarrollarse a todos los agentes del sector, incluida la figura del: consumidor/productor.

viernes, 15 de mayo de 2015

Bruselas hace el seguimiento de su estrategia energética en España


El reciente informe publicado por Bruselas sobre España, Informe sobre España 2015, {COM(2015) 85 final}  analiza el seguimiento sobre el grado de cumplimiento por España de la estrategia energética 20/20/20 , por su importancia, trascribo lo referente a dicho tema:
  • Objetivo nacional de emisiones de gases de efecto invernadero: en 2020, un 10 % por debajo de los niveles de 2005 en los sectores no incluidos en el RCDE (reducción certificada de emisiones)

Según las últimas proyecciones nacionales presentadas a la Comisión y teniendo en cuenta las medidas existentes, se prevé que el objetivo no será alcanzado, puesto que en 2020 se registrará un -2 % en comparación con 2005 (es decir, un déficit de 8 puntos porcentuales)
  • .Objetivo de energías renovables fijado en el PNR de 2013: 20 %

El porcentaje de energías renovables en el consumo final bruto de energía en 2011, 2012 y 2013 fue, respectivamente, del 13,2 %, el 14,3 % y el 15,5 % (Eur'Observ’ER). España ha avanzado adecuadamente en el aumento de dicho porcentaje, pero debido a los recientes cambios políticos existe el riesgo de que el objetivo de 2020 no se alcance.

  • Eficiencia energética: el objetivo para España en 2020 es consumir 121,6 Mtep de energía primaria (82,9 Mtep en términos de consumo final de energía)

El consumo de energía final y primaria se ha reducido en el período 2012-2015 y España está en vías de alcanzar su objetivo nacional de eficiencia energética. Sin embargo, existen riesgos cuando se recupere el crecimiento económico.
Por otra parte, se hace en el mismo informe un análisis sobre lo que representa el nivel de dependencia de nuestra energía, trascribo:


La elevada dependencia de España de fuentes de energía importadas incide significativamente en su cuenta corriente. En 2012, España importó el 73 % de sus fuentes de energía, pero la seguridad de suministro energético del país está mitigada por una buena diversificación de la combinación energética y la amplia serie de países de los que España importa combustible. El petróleo, que es totalmente importado, representa la mayor fuente de energía utilizada en España (42 % del consumo interior bruto), lo que refleja un porcentaje muy elevado de transporte por carretera en la distribución modal. En 2013, el déficit de los intercambios energéticos ascendió al 3,4 % del PIB, cifra superior a la media de la UE. La elevada proporción que los productos energéticos representan en el comercio expone a España a las perturbaciones de los precios energéticos, si bien la significativa mejora del consumo energético primario y final registrada en los últimos años ha contribuido a reducir su dependencia energética. Según los últimos datos disponibles, España está en vías de alcanzar sus objetivos nacionales en materia de eficiencia energética y energías renovables, si bien se prevén riesgos, a medida que el crecimiento económico repunte.

viernes, 17 de abril de 2015

Autoconsumo y Balance Neto del 2011 al 2015


La situación general, por la que atravesamos en nuestro país, puede ser analizada desde la ventana de la evolución del sector energético y más concretamente con el tratamiento que se le está dando a la implantación de lo que se viene denominando el nuevo paradigma: la generación distribuida versus generación concentrada que se debería materializar mediante el autoconsumo con balance neto, es decir, mediante el desarrollo de un nuevo agente del sistema: el consumidor/productor.
Ante las noticias, que vienen apareciendo en los medios en estos días, sobre las intenciones del Gobierno actual de regular lo que debería ser el Balance Neto, se pueden sintetizar en:
  • ·         Entrada en vigor antes de julio
  • ·         Emitirán informes: CNMC, Consejo de Estado, Comisión Delegada de Asuntos Económicos
  • ·         Se mantiene el “Peaje de Respaldo” justificado por el siguiente punto: “Los costes regulados sean lo mismo para todos los consumidores” produzcan o no su propia electricidad, constará de término de potencia y término de energía.
  • ·         No tendrá fiscalidad la energía producida

o   (fuente 5Dias)

Lo anterior constituirá la herencia que nos van a trasmitir la actual administración, que no merece ningún comentario, todos están hechos y solo quedará la salida de buscar una solución acorde al interés general en unas instancias supranacionales, es decir, Europa.

En este punto, conviene recordar la herencia que recibió la actual administración de la anterior y que la podemos sintetizar en la disposición adicional segunda del Real Decreto 1699/2011, de 18 de noviembre, por el que se regula la conexión a red de instalaciones de producción de energía eléctrica de pequeña potencia, que trascribo:

Disposición adicional segunda. Elaboración de una regulación del suministro de la energía eléctrica producida en el interior de la red de un consumidor para su propio consumo.

El Ministro de Industria, Turismo y Comercio, en el plazo de cuatro meses desde la entrada en vigor del presente real decreto, elevará al Gobierno una propuesta de real decreto cuyo objeto sea la regulación de las condiciones administrativas, técnicas y económicas del consumo de la energía eléctrica producida en el interior de la red de un consumidor para su propio consumo.


Resumiendo, todo indica que de ser como se nos dice, asistiremos a un nuevo traspaso de cromos entre dos administraciones en el que van a tardar la friolera de cuatro años y que el actual responsable, nunca mejor dicho, se comprometió en resolverlo nada más pisar su actual despacho, es más, la ley le obligaba a un plazo de cuatro meses. Sorprendente pero es desgraciadamente así, al igual que la invención del Peaje de Respaldo que fue presentada en el mercado, hace ya muchos años,  por un directivo de una de las empresas que constituyen el actual oligopolio.

viernes, 27 de febrero de 2015

APUNTES DE UNA LEGISLATURA SIN UNA ESTRATEGIA ENERGETICA


En estos días se ha celebrado el debate sobre el Estado de la Nación en el que el gran ausente ha sido la Energía, es decir, que se ha hecho durante estos más de tres años y como recorremos la ruta trazada, cuanto hemos conseguido de lo que nos propusimos como país y cuanto hemos conseguido de lo que nos comprometimos con Europa.
A nadie se nos escapa la importancia que para España tiene su estrategia energética imbricada con su desarrollo económico y social y, por lo tanto, hay que plantearse como una situación anómala la falta de cualquier reseña en un debate de fin de legislatura del estado del sector energético.
Una explicación de esta anomalía política la podemos encontrar en el  planteamiento con que se inició la legislatura en enero del 2012 mediante el RD 1/2012 de 27 de enero, por el que se procede a la suspensión de los procedimientos de preasignación de retribución y a la supresión de los incentivos económicos para nuevas instalaciones de producción de energía eléctrica a partir de cogeneración, fuentes de energía renovables y residuos.

El déficit tarifario constituye en sí mismo una barrera para el adecuado desarrollo del sector en su conjunto y en particular para la continuación de las políticas de fomento a la producción eléctrica a partir de fuentes de energía renovable y alta eficiencia.”

El párrafo anterior, sacado de la exposición de motivos del RD 1/2012, expresa de manera inequívoca lo que posteriormente ha sucedido durante los tres años transcurridos, una dedicación de la administración a solventar el déficit de tarifa eléctrico y una dedicación de gran parte de los agentes en posicionarse en la defensa de sus legítimos intereses y otros esperan poder entrar en gran parte como emprendedores.
El sector eléctrico se ha convertido en el protagonista del sector energético por sí mismo y por su implicación con las energías renovables y de alta eficiencia.
Otro de los puntos relevantes, también del sector eléctrico, ha sido y es la prorroga o cierre de la central nuclear de Garoña, que de alguna forma marca el devenir de la energía nuclear en nuestro país, sobre este tema, más importante que las fechas, ha sido la decisión del cierre sin permiso de la administración de la actividad de la central, situación no resuelta que todavía perdura y no parece que sea de atención pública. Lo que supuso ese plante de las dos empresas más importantes del sector eléctrico fue valorado y sancionado muy acertadamente por la CNMC.
La existencia de dos secretarios de energía con posiciones diferenciadas en los procedimientos que no en el objetivo retrasaron y generaron más caos en los procesos de negociación, se pasó de un tímido inicio en la introducción de la fiscalidad verde, a una solución por la vía tradicional de ingresos y gastos.
En diciembre del 2013 culminó una ruptura entre el lobby eléctrico y la administración que se manifestó en la subasta Cesur que tuvo que ser anulada posteriormente a su celebración por el nivel de precios alcanzado, que estaban fuera de rango de lo que políticamente pudiera ser acertado, como consecuencia de la anulación se improvisa una solución para sustituir a las subastas trimestrales que genera un periodo transitorio en el que todavía estamos y que afecta a, nada más y menos, que a la medida de la energía consumida. Hubo una curiosa coincidencia al coincidir la citada subasta con la aprobación de la nueva ley del sector eléctrico.
Todo lo anterior y otras circunstancias han generado el no desarrollo de: eficiencia energética, autoconsumo, energías renovables, todo lo que viene englobándose bajo la etiqueta de energía verde, actividades con un gran potencial de desarrollo y con un muy importante potencial de medios disponibles y preparados para actuar en tanto en cuanto la administración posibilite e impuse su implantación a imagen de todos los países de nuestro entorno.
Tendremos que esperar a una nueva administración para acometer los desafíos que la sociedad tiene planteados en este sector y que su desarrollo, sin duda, será uno de los pilares del cambio que gran parte de la sociedad solicita y necesita. 



viernes, 5 de diciembre de 2014

Cambio Climático: Motor de la Estrategia Energética de España


Se celebra del 1 al 12 de diciembre del presenta año la Conferencia del COP20 (Conferencia sobre el Cambio Climático) en Lima (Perú), reunión preparatoria del COP21 a celebrar en Paris, diciembre del 2015, que tendrá carácter ejecutivo y en la que se  espera alcanzar un acuerdo global, KIOTO II, sobre las emisiones de GEI  (gases de efecto invernadero) que incluya a EEUU y China.

Por otra parte, se conoció recientemente el 5ª informe técnico IPCC, Panel Intergubernamental del Cambio Climático, que analiza la situación actual del cambio climático y los diferentes escenarios previsibles en función de las emisiones que se alcancen en los próximos años, así como las emisiones permitidas para no sobrepasar un calentamiento global superior a los 2º C en el horizonte del año 2030

Cumbre de New York de septiembre 2014 sobre el Clima ofreció una oportunidad única para que los dirigentes propugnen una visión ambiciosa, basada en la adopción de medidas en los países y las comunidades, que haga posible un acuerdo mundial importante en 2015 en Paris.
Estados Unidos y China, la primera potencia del mundo y la que va camino de reemplazarla, son los responsables de casi el 45% de las emisiones de CO2 que están cambiando el clima del planeta. El anuncio de que van a reducirlas es un hito en el intento de frenar el cambio climático. Durante la cumbre Asia-Pacífico, celebrada en Pekín, noviembre 2014, el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, y el de China, Xi Jumping, anunciaron un doble compromiso. El primero se comprometía a reducir sus emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) en un 28% para 2025. China dejará de aumentarlas cinco años después, en 2030.

Según el análisis que AEMA , agencia europea del medio ambiente, ha realizado de las previsiones de cada Estado miembro, de aquí a 2020 se espera que la UE reduzca sus emisiones de gases al menos un 21 % en comparación con los niveles de 1990, superando así su objetivo del 20 %. Por otro lado, en 2012, el consumo final de energía procedente de fuentes renovables ascendió al 14 %, así que la UE también va por delante de la trayectoria prevista para alcanzar el 20 % de energías renovables en 2020. Igualmente, el consumo de energía de la UE está disminuyendo a un ritmo superior al necesario para alcanzar el objetivo de eficiencia energética para 2020.
El perfil de España en cuanto al nivel de cumplimiento de los objetivos marcados por la UE se encuentran en el documento: España

España presenta una característica singular, tales son: los trabajos que se realizan desde el Ministerio con competencias en el Cambio Climático, Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, que al desarrollar las políticas europeas sobre el Cambio Climático, inciden de manera inequívoca sobre la necesaria estrategia energética y al no estar explicitada ésta por el Ministerio que tienes esa responsabilidad, se crea una situación cuanto menos incierta.

Lo anterior se plasma de manera evidente en el denominado documento, elaborado desde la responsabilidad de Cambio Climático, denominado: HOJA DE RUTA DE LOS SECTORES DIFUSOS 2020, en el mismo se definen actuaciones en: eficiencia energética y energías renovables en los denominados sectores difusos, con el objeto de reducir un 10% las emisiones en dichos sectores, que no es otra política que la de desarrollar tanto la eficiencia energética como la implantación de las energías renovables que curiosamente son las políticas opuestas a las que ha impulsado el Minetur, responsable del área de energía.

En cualquier caso, sea bienvenida cualquier iniciativa del gobierno, provenga del área que sea, cuyo objetivo sea el que entendemos que es el mejor para el interés general como es, sin ninguna duda, el desarrollo de la eficiencia energética y el desarrollo de las energías renovables.

Por último, es de reciente publicación, por parte de Greenpeace el documento: Recuperación Económica conRenovables, objetivo que será sin dudada de consenso en el corto plazo.